biografía de Emma Bonino (esp)

Emma Bonino, diputada europea saliente y presentada como candidato cabeza de lista por la "Lista Bonino" a las elecciones europeas 2004, del diciembre de 2001 hace la canilla entre las sedes de trabajo de la Unión europea y El Cairo. Ha continuado puntualmente la actividad conexa a su mandato parlamentario, pero en El Cairo ha podido frecuentar lecciones de lengua árabe, que le permiten hoy de seguir las transmisiones de Al-Jazeera y de leer los principales periódicos del Medio Oriente. Del marzo 2003 cura para Radio Radical la reseña de la prensa árabe, iniciativa única en el panorama de la información italiana. Se ha vuelto así uno de los más acreditados expertos y comentadores de los problemas del área, leídos en la óptica de la militante que obra para que la democracia también se instale en aquellas regiones evitando sea el unilateralismo (incluso necesario) de las "guerras preventivas" sea el estallido de una peligrosa "guerra de civilización."

Es en esta óptica y con estas urgencias que en el enero de 2004, con la ONG ´No hay Paz Sin Justicia´ y en colaboración con el gobierno del Yemen, se empeña en la organización de la primera conferencia intergubernamental regional que haya sido tenida nunca en el mundo árabe sobre democracia, derechos humanos y papel de la Corte Penal Internacional. En Yemen, Emma Bonino estuvo ya en el 2003: estaban desarrollándose las elecciones legislativas y le expresaba al Presidente Abdullah Saleh Halas su preocupación porque la participación de las mujeres en el campo fue muy inferior a la tenida en el 1993. Pero la semilla fue echada: más de 850 personalidades árabes y occidentales, 37 ministros, un centenar de parlamentarios y exponentes de la sociedad civil de 25 Países árabes y africanos han podido discutir, en el curso de la conferencia, temas nunca afrontados antes en una junta de este tipo y nivel. Entre los presentes, el Secretario General de la Liga árabe, Amr Moussa, el adjunto del Secretario General de las Naciones Unidas para los Asuntos Políticos, Danilo Turk, el Director General por las Relaciones Externas de la Comisión europea, Eneko Landaburu, el Procurador de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, el Secretario General de la Organización de la Conferencia Islámica, Abdelouahed Belkeziz, y representantes de relieve de asociaciones y organizaciones no gubernativas. La Conferencia se ha tenido bajo los auspicios de la Unión Europea, con las contribuciones de la Comisión Europea y los gobiernos de Canadá, Francia, Alemania, Irlanda (Presidente de turno del UE), Italia, Holanda, Reino Unido, Suiza y del UNDP (United Nations Development Programme) y se ha concluido con la "Declaración de Sana´a" suscrita por todas las delegaciones presentes.

Emma Bonino y el Partido Radical Transnacional tienen proyectos aún más ambiciosos. En el noviembre de 2002, en representación del gobierno italiano, Emma Bonino participó en Seúl en la segunda conferencia ministerial del "Community of Democracies", una unión informal de Estados que, sobre la base de un documento adoptada por el "Convening Group", se han dado el objetivo de trabajar por la creación de una "Organización Mundial de la Democracia", para reforzar las libertades civiles y políticas en el mundo. En la crisis de las instituciones supranacionales, la ONU en primera fila, hace falta una estrategia que dé fuerza a las democracias para enfrentar el asalto de los fundamentalismos, del terrorismo, de la vuelta a los nacionalismos del siglo pasado. Es un empeño difícil, pero que cada día se demuestra más necesario. Indudablemente, sobre de ello se proyectará la mayor atención de los radicales y la misma Emma Bonino, también desde el Parlamento europeo. Ejemplarmente, del septiembre al noviembre de 2002, Emma se fue a Ecuador a la cabeza de una misión de observadores que la Unión Europea mandó para monitorar las elecciones presidenciales, legislativas y administrativas.

El empeño de Emma Bonino es de larga fecha. En el 1976 (el Partido Radical presentó por la primera vez, en la suya ya veinteñal historia política, listas propias a las elecciones legislativas italianas) fue elegida diputado, junto a Marco Pannella, Adele Faccio y Mauro Mellini. Tenía sólo 28 años. Fue la época de las batallas por los derechos civiles y Emma colaboró con el CISA -el Centro para la información, la esterilización y el aborto fundados por Adele Faccio- en cuyas clínicas indocumentadas, utilizando el método Karman, se asistieron a las mujeres que no tuvieron los medios para pagar las "cucharas de oro", o para volar al extranjero para poder abortar. En el junio de 1975, después de un período de contumacia, Emma Bonino se autoconsegnava a la justicia por procurado aborto e hacía de la campaña la prioridad del Partido Radical que ya, el año anterior, venció el referendo para introducir el divorcio en Italia. Su presencia en el Parlamento italiano ha sido, desde entonces, casi incesante, y remarcada por iniciativas, no sólo a nivel parlamentario, que le han procurado un fuerte crédito político y humano. Así en el marzo de 1999, en el curso de una asamblea de los radicales "por la revolución liberal y los Estados Unidos de Europa" pudo aceptar una sorprendente candidatura a la Presidencia de la República. En las elecciones europeas del junio de aquel año fue capeza de lista de la "Lista Bonino", que consiguió el 8,5% de los votos y siete eurodiputados. Fue elegida secretaria política del Partido Radical en el 1993.

Mientras su actividad "italiana" crece y se desarrolla en varios sectores (política energética, política de la información, política de la justicia, etcétera) en el 1979 -"Año internacional del niño"- es publicada la relación UNICEF con consideraciones escalofriantes según que, dentro del año, habrían muerto 40 millones de personas -cuyo 40% niños-. Marco Pannella encamina la campaña contra el "exterminio por hambre en el sur del mundo", demandando a los gobiernos una intervención extraordinaria para las situaciones más urgentes y necesarias. Emma Bonino es enseguida implicada en la iniciativa: se abre así, para la parlamentaria radical, el panorama de la política "internacional." En el abril de 1981 junto a los 113 Premios Nobel firmante de la lista radical contra el exterminio por hambre, funda la asociación Food and Disarmement Internacional para coordinar las actividades y las iniciativas internacionales sobre esta frente. En el febrero de 1986 se convierte en secretaria y lanza el Manifiesto de los Jefes de Estado en defensa del "derecho a la vida" y de la "vida del derecho". Con Marco Pannella, en el curso de un encuentro oficial, le ilustra al Papa Juan Pablo II las iniciativas emprendidas. Pero, en el mismo año, también promueve una campaña internacional por la defensa de los derechos humanos en la Europa del este, en particular a favor de los "refuznik", los hebreos soviéticos a los que es negado el derecho a emigración en Israel: en el enero de 1987 se manifestará en Varsovia contra la dictadura de Jaruzelski, en favor de Solidaridad. Será detenida y expulsada.

En el mayo de 1991 la Cámara de los Diputados italiana aprueba una moción con primera firma de Emma Bonino que empeña el gobierno a impedir la proliferación de los armas convencionales y en particular de las minas antipersona. En el noviembre de 1993, Emma Bonino le entrega a pie de página al Secretario General de las Naciones Unidos Boutros Boutros Ghali las 25.000 firmas recogidas en todo el mundo en la lista a favor de la institución del Tribunal ad hoc para los crímenes cometidos en la ex-Yugoslavia. En el junio del año siguiente se desarrolla la visita del Dalai Lama en Italia: gracias a los radicales, será recibido por los máximos cargos del Estado. Es una etapa en el empeño de Emma Bonino por los derechos y la libertad del pueblo tibetano y la democracia en China. Su actividad internacional consigue nuevas posibilidades de expresión cuando, en el enero de 1995, es nombrada por el gobierno italiano Comisaria europea para las ayudas humanitarias, la política de los consumidores y la pesca. Es la primera vez que un radical reviste un encargo con funciones políticas ejecutivas. A distancia de dos días del asentamiento, vuela a la ex Yugoslavia, denunciando la impotencia de Europa y el desinterés de la ONU con respecto del cronicismo de la guerra en los Balcanes y a la limpieza étnica en curso. Después de la caída de Srebrenica se va a Tuzla, dónde están amontonando millares de refugiados: sólo mujeres y niños. Levanta la alarma acerca del riesgo -que se transformará en dramática realidad- que los hombres de Srebrenica sean destrozados por las tropas de Mladic: Nos "hallamos frente un real genocidio; además de los 4.000 que faltan a la lista, hay 8.000 personas de que no se tienen noticias. Han desaparecido."

Desde Europa sigue fijándose en África. Los campos de prófugos que se tumban a pérdida de ojo en la región de Goma en Zaire, 2 millones de Hutus ruandeses, son la trágica herencia de un conflicto étnico culminada en el genocidio del 1994. Emma Bonino va en la región en el marzo de 1995 para sustentar el derecho a los prófugos a la asistencia humanitaria y para remachar el empeño financiero de Europa. El año siguiente representa a la Unión Europea en la misión humanitario conjunta Europa/USA en la región de los Grandes Lagos; de parte americana Brian Atwood participa, responsable de la agencia estadounidense por la cooperación, USAID. El análisis de los dos mayores donadores de ayudas humanitarias converge: la crisis ya no es sostenible y solicita una intervención política urgente de la ONU o las grandes potencias: pero las cancillerías no escuchan el llamamiento. Con ocasión del mismo viaje, Emma Bonino visita Somalia, un país ya al límite y de nuevo en las manos de los señores de la guerra (en las cercanías de Kisimaio el convoy humanitario del Bonino acaba bajo el fuego de los guerrilleros de Aidid), y la Sur del Sudán, violando el embargo aéreo impuesto por el régimen de Khartum, para reavivar las ayudas humanitarias dirigidas a aquellas poblaciones, víctimas de una crisis "olvidada." Emma Bonino sucesivamente, encuentra al alto Comisario ONU para los refugiados, Sadako Ogata, en visita a Bruselas, para encontrar una solución al menos momentánea para los prófugos ruandeses. En la atormentada región de los Grandes Lagos vuelve en el noviembre de 1996 y enero de 1997, mientras en Zaire está en curso una ofensiva pilotada por Ruanda y Uganda para derribar el régimen de Mobutu. Entre los objetivos militares también está la eliminación de los campos de prófugos: será una gigantesca caza a los Hutus, que se desarrollará sin testigos en las selvas tropicales. Emma defiende el derecho de estos prófugos a la asistencia humanitaria, busca las huellas y halla de ello cerca de 200.000 en el campo improvisado de Tingi-Tingi. Es, dice, "un pueblo que no existe." En el curso de una misión humanitaria en el febrero de 1999 en Guinea Bissau, teatro de choques armado por el junio de 98 entre el gobierno de Nino Vieira y una "junta" rebelde conducida por el General Mené, los dos contendientes aceptan encontrarse -por la primera vez a Bissau- en presencia de Emma Bonino. Es un paso hacia el consentimiento definitivo a un plan de paz parado por meses. Sucesivamente, alcanza en helicóptero Freetown, la capital de Sierra Leona asediada por los rebeldes, donde se encuentra con el Presidente Kabbah. Visita el hospital Connaught donde a cientos los civiles de cada edad afluyen mutilados a golpes de machete de los rebeldes del Revolutionary United Front. "Sierra Leona constituye hoy -dirá a la vuelta a Europa- un monumento viviente a la estupidez de la violencia del hombre. Es la frontera de las nuevas barbaries, contra el que no hay otro antídoto que el de la razón y de la solidaridad humanitaria."

Varias las perspectivas, varias las ocasiones de intervención pero siempre prioritario, para Emma Bonino, es el empeño por la promoción de los derechos civiles y las libertades, sin los que -como a menudo repite en consonancia con Amartya Sen- no hay tampoco posibilidad ni esperanza de desarrollo económico: durante una misión humanitaria en Cuba, en el mayo de 1995, encontró Fidel Castro y, en presencia del cuerpo diplomático europeo, le sometió el grave problema del respeto de los derechos humanos, sobre todo los de los opositores del régimen. A la salida de la misión, Castro liberará a seis presos políticos que fueron objeto de una campaña internacional promovida por la misma Emma Bonino cuando fue Secretaria del Partido Radical Transnacional. Con ocasión del aniversario de la ocupación china del Tibet, en el marzo de 1996, participa en la primera marcha europea por la libertad del Tibet organizada por el Partido Radical Transnacional. En agosto, con ocasión de una misión oficial en Birmania, visita semiclandestinamente la líder histórica de la oposición birmana, Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz 1991. Se se va también a Tailandia para hacer el punto sobre la situación de los refugiado Karen a riesgo de expulsión y en Camboya por el problema de las minas antipersona de las que el país está infestado. En el mismo mes encuentra Sonia Gandhi en Nueva Delhi y discute la situación de los derechos civiles en Asia.

Toma así pie un proyecto ambicioso, aquel de poder también sustentar el crecimiento de la democracia en el mundo mediante instrumentos jurídicos aptos para sancionar el empleo de la violencia y las prácticas antidemócratas más graves. En el 1998 ´No hay Paz Sin Justicia´ y el Partido Radical organizan varias conferencias en las que Emma Bonino participa activamente (París, Malta, Montevideo, Atlanta, Roma, Nueva York, Dakar) para estimular el interés de los Países de las Naciones Unidas hacia la institución de un tribunal penal con jurisdicción internacional sobre los crímenes de guerra. En el junio, por fin, es convocada una conferencia diplomática ad hoc, que se tendrá a Roma. En representación de la Comisión europea, Emma Bonino desarrollará un papel de impulso político y mediación: a pesar de resistencias y dificultad hasta la última hora, el 17 de julio de 1998, 120 Países aprueban el Estatuto del Tribunal Internacional sobre los Crímenes de Guerra. El día después, junto a Kofi Annan, Secretario General de la ONU, puede celebrar en el Capitolio el éxito de la conferencia. Siempre en tema de desarrollo de la democracia, en el julio de 2003 organizará en Roma, en el Palacio Giustiniani, una mesa redonda sobre el papel de la comunidad internacional en la promoción de la democracia y el Estado de derecho, donde tomarán parte, entre los otros, el ex primer ministro de Sudán, Sadek el Mahdi, el ex primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, el ex ministro de la salud francesa, Bernard Kouchner, Saad Eddin Ibrahim -intelectual demócrata egipcio- y el presidente de la comisión de derechos humanos del Shura Council -la Cámara alta del parlamento yemení- Mohamed Al-Tayeb.

En el octubre de 1998, recibe de manos del príncipe Felipe de Borbón el prestigioso premio "Príncipe de Asturias", y lo dedica a la líder de la oposición birmana, Aung San Suu Kyi. Había pedido y conseguido de compartir el premio con un grupo de mujeres activas en el campo de los derechos humanos: así se encontrará sobre el palco de la distribución de premios con Fatiha Boudiaf, viuda del presidente argelino asesinado en el 1992, Olayinka Koso-Thomas, nigeriana que lucha de más que 15 años por la abolición de la mutilación femenina, Graca Machel, Presidente de la Comisión ONU por la defensa de los niños víctimas de la guerra, Rigoberta Menchù, Premio Nobel por la Paz 1992, Fatana Ishaq Gailani, fundadora del Consejo de las Mujeres afganos, y Somali Mam, Presidente de la asociación camboyana que combate la prostitución infantil. Con muchas de ellas los contactos se han fortalecido en los años siguientes sobre objetivos ligados a las campañas contra las mutilaciones genitales femeninas, los derechos de las mujeres afganas y la lucha contra la prostitución infantil.

Como Comisaria europea, Emma Bonino tiene mientras tanto que enfrentar complejas situaciones. En el febrero de 1995, entre Canadá y UE un contencioso estalla sobre los reglamentos por la pesca del halibut. Un barco pesquero español en aguas internacionales es amenazado a golpes de cañón por el marina canadiense. La Comisaria de pesca define el hecho "un acto de piratería internacional." A pesar del choque diplomático sea violento, Emma Bonino logra alcanzar en el abril, al final de una dura negociación, un acuerdo con los canadienses. Pocas semanas después, Marruecos interrumpe los acuerdos de pesca con la UE. Después de negociaciones, conducidas en las fases más delicadas directamente con el rey Hassan II, en noviembre llega a la firma de un nuevo acuerdo. En el febrero de 1997, Emma Bonino es nombrada "Personalidad europea 1996" -un año después que Helmut Kohl- por un jurado presidido por Jacques Delors, en reconocimiento de su ánimo humanitario y su fe en el futuro de la integración europea. En el marzo, la epidemia de las "vacas locas" pone en seria dificultad la Comisión de Bruselas. El Presidente Jacques Santer decide confiar a Emma Bonino la gestión de la crisis y le asigna la competencia en materia de seguridad alimenticia. Emma Bonino negocia con el Reino Unido medidas severas para el control de la enfermedad, evita la censura del Parlamento europeo y gradualmente restablece la confianza de los consumidores en el consumo de la carne.

Entra en la esfera de sus intereses el Medio Oriente, sobre el cual se hacen densas nubes amenazadoras, también por el incumplimiento de Irak con respecto de las advertencias y las sanciones internacionales y de la misma ONU. Durante una misión humanitaria en Irak en el agosto de 1997, visita el Kurdistán iraquí, no es autorizado a ir en el sur del país. Encuentra representantes del gobierno de Bagdad, entre ellos el Vice Primer ministro Tarek-Aziz, al que recuerda que los daños inferidos a la población por 30 años de dictadura exceden abundantemente aquellos provocados por 6 años de embargo "occidental". En el septiembre, organiza una misión en Afganistán para averiguar el estado de adelanto de los proyectos del despacho humanitario de la Comisión y en Kabul queda rehén de los talibanes durante cuatro horas. A la vuelta a Europa, denuncia el régimen de terror que reina en aquel atormentado país, subrayando en particular la condición de las mujeres y la política de represión religiosa. Promueve la campaña internacional "Una flor para las mujeres de Kabul", que culminará el 8 marzo del año siguiente. Cuando el régimen de los talibanes caiga, mientras en Bonn está en curso la conferencia internacional para asignar al Afganistán liberado un gobierno provisional, lanza, con el Partido Radical Transnacional, una campaña a favor de la presencia de mujeres en el nuevo gobierno. Más allá de seis mil parlamentarios, ministros, personalidades y ciudadanos de más que cien países tomarán parte en el día de ayuno previsto para el 1 de diciembre de 2001. Es el primer satyagraha global de la historia radical. Dos son las mujeres electas para hacer parte del ejecutivo ad interim y una su representante, Soraya Rahim, ministro para las cuestiones femeninas, intervendrá en el XVIII Congreso del Partido Radical Transnacional (Ginebra) del 4/7 de abril de 2002.

En el diciembre de 1997, Emma Bonino representa la Comisión europea en la Conferencia de Ottawa para la firma del Tratado por la erradicación de las minas antipersona, el "arma de los cobardes". En el curso de sus misiones humanitarias, en Irak como en Afganistán, en Camboya como en Bosnia, encontró centenares de víctimas de minas. Ya en el 1994 como relator para la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los diputados, consiguió la decisión unilateral del Parlamento italiano para un abandono total de las minas antipersona.

En el marzo de 1999, para poner punto final a la represión étnica de las tropas de Belgrado en Kosovo, la OTAN inicia una serie de bombardeos disuasivos. Los prófugos de etnia albanesa se cuentan por centenares de millares. Emma Bonino y Javier Solana, Secretario General del OTAN, se encuentran en el cuartel general de la OTAN en vista de la misión humanitaria de Bonino en la región, para encaminar una coordinación funcional entre los responsables de las operaciones militares y los actores del esfuerzo humanitario. Emma Bonino visita los sitios de frontera en Albania y Macedonia donde se derrama el pueblo kosovar: "Una deportación en masa de seres humanos que se asoman sin más identidades en un futuro que aparece como un abismo oscuro", dirá a su vuelta. Se prodiga para intensificar el esfuerzo humanitario de la Unión Europea y promover la coordinación entre las intervenciones internacionales.

El 27 de diciembre, como hemos recordado, se "traslada" a El Cairo. En el Parlamento europeo es miembro de la Comisión de Exteriores y la subcomisión para los Países del Mashrek y los Estados del Golfo. Con una delegación parlamentaria va en el mayo de 2002 a Arabia Saudí y Yemen, remachando la necesidad política, también de Europa, de invertir lo posible para que la joven democracia parlamentaria yemení pueda progresar reforzando las estructuras del Estado de derecho de que ha elegido de dotarse. En el junio, vuelve a Kabul para la inauguración de la Loya Jirga -la primera asamblea legislativa afgana- para participar, invitado por las feministas del país, en una conferencia internacional de título "Mujeres en marcha por el Afganistán", y ratificar "una carta afghana de los derechos femeninos" a proponer en la reunión de los jefes de tribu. Ya desde el principio, sigue el proceso judicial al intelectual demócrata egipcio Saad Eddin Ibrahim que, detenido al 26 de junio de 2000 y acusado de cuatro cargos, entre los cuales fraude y corrupción, es condenado a siete años de encierro por haber, además, "perjudicado la imagen del Estado." La sentencia de condena también ha sido anulada en el febrero de 2003 gracias a la campaña internacional en la que Emma Bonino ha participado consiguiendo el apoyo del Parlamento europeo.

Una particular atención de Emma Bonino ha venido por fin desarrollándose, en los últimos años, en los nuevos aspectos de la "cuestión femenina." Inició su empeño civil con los temas del divorcio y el aborto, y esta retorno es natural, aunque en un contexto diferente, el internacional. Según consideraciones de la OMS, 130 millones de mujeres y niñas en el mundo he estado víctimas de la cruel práctica de la mutilación genital femenina y cada año dos millones están amenazadas de padecerla. En el junio de 2000 los diputados radicales europeos presentaron una propuesta de resolución de denuncia, y en el noviembre de aquel año organizaron un "Día de conocimiento." Gracias a un dichoso y útil encuentro de sinergia política con AIDOS, la Asociación de Mujeres Italianas por el Desarrollo presidida por Daniela Colombo, desde hace años activa en este sector, el 10 de diciembre de 2001 es encaminada, con una conferencia internacional en el Parlamento europeo, una campaña -"stopFFM"- en apoyo de la lucha de las mujeres africanas que se baten de más de 20 años con tanta determinación como falta de posibilidades sinérgicas y visibilidad internacional. Del 21 al 23 de junio de 2003 stopFGM organiza en el Cairo una conferencia internacional sobre las directrices básicas de una legislación que ponga las bases para la total erradicación de esta vergonzosa práctica. Participan los representantes de los gobiernos de los 28 países interesados, las dos máximas autoridades religiosas egipcias, el Imam Tantawi y el representante de la Iglesia Copta. Está presente también la señora Suzanne Mubarak.

Las urgencias de la política internacional y los nuevos órdenes del área medioriental post-Saddam, todavía en vías de definición, la inducen a volver a Irak a siete años de la anterior visita. Acompañada por los eurodiputados radicales Gianfranco Dell´Alba y Marco Cappato, la visita se desarrolla del 21 al 24 de marzo de 2004, en coincidencia con el primer aniversario de la guerra. La primera etapa es Nassiriya, donde tiene su base el contingente militar italiano. Encuentra al Gobernador de la provincia Dhi Qar, Sabri al Rumadyah y a una amplia representación de mujeres locales. En los dos días siguientes, la delegación radical se desplaza a Bagdad para una reunión con el embajador Paul Bremer, procónsul americano en Irak que ha ilustrado los pasos más delicados del proceso de transición de los poderes a un gobierno provisional iraquí, y por encuentros con los interlocutores institucionales iraquíes (miembros del interino Governing Council y ministros del gobierno provisional), de cada etnia (chiíta, sunita, curda, turcomana...), entre los cuales Adnan Pachachi, posible futuro Jefe del Estado y Raja Khuzai, que se ha desvelado durante la redacción del nuevo texto constitucional para que fueran anuladas las propuestas inspiradas por el fundamentalismo étnico-religioso. La delegación también se encuentra con representantes de la sociedad civil, entre ellos el presidente de una de las asociaciones más preocupadas por los derechos de las mujeres, Widad Kareem. El mensaje emergido por todos de estos encuentros es unívoco: no nos gusta ser ocupados pero tampoco que os marchéis." La exigencia que emerge es no entregar a los iraquíes a su suerte después de 25 años de dictadura, recomponer un cuadro basado en una alternativa multilateral, asegurar aquel mínimo de seguridad esencial para poder relanzar la economía, garantizar un traspaso de los poderes rápido pero también sostenible, encauzar el terrorismo en nombre de la "indivisibilidad" de la seguridad en el mundo. En camino de vuelta, la delegación radical se detuvo en Kuwait City donde encuentra las asociaciones de las mujeres -en un país donde las mujeres ni siquiera pueden votar- para exponer y concordar las acciones de apoyo y promoción de la democracia liberal, a partir de los principios ya suscritos por decenas de Gobiernos árabes en la "Declaración de Sana´a."