gitanos, permanent racisme

 

 

¿Seremos los gitanos, alguna vez, los dueños y administradores de nuestro destino?

      Hace unos años, al presentar nuestra Memoria de Actividades nos preguntábamos si seríamos, los gitanos, alguna vez los dueños y administradores de nuestro destino. Y la respuesta, hoy, sigue siendo negativa. Ni siquiera los recursos materiales destinados a nuestro pueblo están en nuestras manos y las riendas de nuestra cultura sufren la tensión de quienes manejan nuestro destino pretendiendo ser más gitanos que los propios gitanos.

      El lector atento, seguidor de nuestra vida asociativa desde hace años, y que lee nuestras MEMORIAS de actividades, podrá comprobar que para el programa estrella de nuestra organización que ha resultado ser la herramienta más eficaz para poner freno al racismo y el apartheid que sufre nuestro pueblo, —que denominamos PERIODISTAS CONTRA EL RACISMO— el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 nos ha condenado reduciendo su financiación de forma tan bestial como incomprensible.

    Cuando redactamos estas líneas no sabemos quiénes serán los máximos responsables de las políticas sociales en España. Ojalá que quien se haga cargo del Ministerio de Derechos Sociales tenga la necesaria sensibilidad para entender que nuestros problemas deben ser resueltos conociendo la verdadera dimensión de nuestras necesidades.

   Desde que algunos gitanos y gitanas iniciamos el camino de nuestras reivindicaciones hace ya casi 50 años, dijimos con claridad que nuestras carencias debían ser atendidas en pie de igualdad con el resto de los ciudadanos españoles que pudieran padecer nuestras mismas necesidades. La falta de vivienda, los déficits educativos, los puestos de trabajo, deben ser atendidos con dedicación, pero con los mismos parámetros de igualdad con que se deben atender a los “gadchés” más pobres de la sociedad.

 

Cuál es nuestro principal problema

     Lo tenemos muy claro: se llama racismo. En la sociedad española hay una corriente racista muy similar a la que impera en parte de Europa. Y para combatir ese racismo hay que ir al núcleo donde germinan los estados de opinión, que, en los momentos de desarrollo tecnológico, están en los medios de comunicación, en las redes sociales, en internet y en sus múltiples derivaciones.

     Pero, por desgracia, el Ministerio de Derechos Sociales, y más concretamente su Dirección General de Diversidad Familiar y Servicios Sociales, no ha valorado nuestro trabajo en este campo. El esfuerzo que hemos realizado ha merecido la pena, pero la batalla no ha terminado. Hay que seguir insistiendo hasta lograr que los ciudadanos entiendan y acepten que ser gitano o gitana no supone aceptar que, como dicen los racistas, seamos una raza inferior.

     Pero, por lo visto, el gobierno progresista de España no lo ha visto así, de tal forma que nos ha dejado inertes por falta de recursos para cumplir, con gran esfuerzo, los objetivos mínimos del programa.

     Los datos que ofrezco a continuación hablan por sí solos:

     Subvenciones concedidas para la realización de PERIODISTAS CONTRA EL RACISMO en los últimos cuatro años:

IRPF Año 2019 ………………….  150.000,00 euros

IRPF Año 2020 ………………….  126.649,51   “

IRPF Año 2021 ………………….    76.000,00   “

IRPF Año 2022 ………………….    56.288,47   “

     Desgraciadamente el Gobierno español ha equivocado la fórmula para luchar contra el racismo. Lo ha confiado todo a una Ley represiva, aunque necesaria (el Código Penal), olvidando que el mejor remedio reside en la educación de los ciudadanos y en la colaboración de los periodistas y los medios que se han comprometido con la defensa de la igualdad de todos los seres humanos.

     Los efectos perversos de esta política no se harán esperar. Por eso esperamos con expectación los cambios de Gobierno que con seguridad se habrán de producir.

 

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya
Abogado y periodista

 

Para ver la Memoria completa pulse:

https://unionromani.org/wp-content/uploads/2023/10/Memoria-2022-DIGITAL.pdf