debat made in USA

El ejercicio de mirarse el ombligo también forma parte de la idiosincrasia estadounidense. Aunque lo suyo no es por cuestiones materiales, sino por elevación, en nombre del Todopoderoso.

Randy Forbes, congresista republicano por Virginia, se ha quedado tranquilo. Mucho más. Esta semana, gracias a su iniciativa, la Cámara de Representantes, que controla su partido, alérgica a las propuestas de reactivación laboral o a fomentar acuerdos para reducir el déficit público, encontró tiempo para reafirmar que la frase In God we trust (en Dios confiamos) es el lema nacional.

Ya era la divisa. Lo es desde 1956, cuando se produjo la aprobación oficial, en plena guerra fría, como si fuera un eco de otra guerra, la civil, época en la que se popularizó la confianza celestial.

El Congreso la ratificó en el 2002. Y en el 2006, bajo control de los conservadores, el Senado hizo lo propio. Sabido es que el Creador habita en casa de todos, pero en el Capitolio - donde está inscrita la frase-parece que le dispensan un cariño especial.

"En los últimos tiempos hemos vivido en una situación confusa, en la que algunos a los que no les gusta nuestro lema han tratado de convencer a los demás para quitarlo", afirmó Forbes a la hora de justificar su iniciativa. "¡Hemos escuchado al presidente cometer ese error!", exclamó.

Hacía referencia a un discurso de Barack Obama, el pasado año en Indonesia, donde citó la expresiónEpluribusunum (de muchos se hace uno) como divisa del país. No falta quienes sostienen que esta locución de carácter laico, usada desde 1872, representa mejor la diversidad humana que configura Estados Unidos.

4-XI-11, F. Peirón, lavanguardia