Europa veta les patents de cŔl.lules mare embrionÓries

Duro golpe para los investigadores del Viejo continente. El Tribunal de la Unión Europea sentenció ayer que no es patentable un procedimiento de investigación científica que implique la destrucción del embrión humano.

La utilización de embriones humanos "con fines terapéuticos o de diagnóstico que se aplica y que es útil al embrión puede ser objeto de patente, pero su utilización con fines de investigación científica no es patentable", señala el tribunal de Luxemburgo. Pero el veto supondrá en la práctica, según la comunidad científica, graves distorsiones para el desarrollo biotecnológico europeo.

Según el Tribunal de Justicia, una invención no puede ser patentable cuando la aplicación del procedimiento requiera la destrucción previa de embriones humanos o su utilización como materia prima. "Un proceso que implica la extracción de células madre de un embrión humano en el estadio de blastocisto [ 4-5 días después de la fecundación] y la destrucción del mismo no puede ser patentado", especifica la sentencia que mantenía en vilo a la comunidad científica y que da la razón a Greenpeace.

Las células madre embrionarias tienen el potencial de multiplicarse de forma ilimitada y de transformarse en cualquier célula del cuerpo humano, motivo por el cual son utilizadas en investigaciones aplicadas a la medicina. Los científicos inscriben sus patentes con el objetivo de garantizarse los derechos de la propiedad intelectual de cada descubrimiento, con la esperanza de que, algún día, alguno de estos hallazgos sea utilizado por la industria. La sentencia, que sienta jurisprudencia, excluye toda posibilidad de patente "en tanto pudiera afectar al debido respeto de la dignidad humana". A juicio del Alto Tribunal, el concepto de embrión humano debe entenderse en un sentido amplio, de modo que todo óvulo, a partir de la fecundación, debe considerarse como tal, habida cuenta de que la fecundación puede iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano.

Un grupo de científicos, entre ellos el padre de la oveja Dolly, Ian Wilmut, había advertido la primavera pasada a través de una carta abierta en la revista Nature que una sentencia en este sentido sería "situar a Europa en gran desventaja" y podría bloquear el desarrollo de terapias de células madre embrionarias en Europa.

19-X-11, C. Pérez de S.G., lavanguardia

Bioética

Sin patentes para las células madre

19 octubre 2011, presseurop

Die Presse, 19 octubre 2011

La decisión es aplaudida por la Iglesia Católica, criticada por los investigadores y acusada por la industria farmacéutica. "El Tribunal de Justicia de la UE prohibe las patentes que impliquen a células madre humanas", titula Die Presse. El 18 de octubre, los jueces de Luxemburgo han decidido que los investigadores que hayan utilizado un método que implique la destrucción de embriones humanos no podrán patentar sus descubrimientos. Es el principio del "respeto de la persona humana" el que se ha invocado. Los países europeos siguen divididos sobre el empleo de células madres en la investigación, con legislaciones que van de la prohibición total de su utilización en Italia a una legislación muy liberal en el Reino Unido o Suecia. 

En Alemania, país de origen de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE tras la interposición de una demanda por parte de Greenpeace contra un investigador de la Universidad de Bonn, la prensa está dividida: el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung se alegra de que "los intereses económicos no primen sobre todo", mientras que que el Süddeutsche Zeitung no comprende la decisión. "Demasiada moral", titula el diario bávaro, que recuerda que los jueces se han preocupado más de consideraciones morales en el tema de las patentes que en lo que se refiere "a los componentes de los tanques, las píldoras abortivas o de la experimentación animal".