el gap cultural nord-sud

Este verano, Giovanni Colasante, tuvo una bronca con su hijo de doce años en una céntrica calle de Estocolmo e intentó meterlo en cintura tirándole del pelo - no más de cinco segundos, según los testigos-.Fue detenido a instancia de los transeúntes y pasó tres días en la cárcel. Un tribunal dictaminó ayer que fue culpable de hacer daño a su hijo de forma intencionada. Colasante, que es funcionario en Canosa di Puglia, un pueblo del sur de Italia, no estuvo presente en la vista. No tendrá ningún castigo adicional a los tres días que pasó encarcelado. 14-IX-11, ap, lavanguardia