vict˛ria del ┤partit rus┤ a Let˛nia

Los grupos de centroderecha iniciaron ayer negociaciones para intentar bloquear un gobierno del partido prorruso Centro Armonía, que ganó las elecciones con el 28,5% de los votos. Es la primera vez que los prorrusos ganan desde la independencia, en 1991.

19-IX-11, reuters, lavanguardia

El próximo primer ministro de Letonia podría ser un político prorruso. Esta posibilidad no tiene nada de sorprendente a tenor de los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado fin de semana, que ganó la coalición prorrusa Centro Armonía. Pero el ascenso de esta formación en los últimos años sí resulta significativo si tenemos en cuenta la historia de Letonia. La actual crisis económica, la desconfianza en el actual Gobierno y la presencia de los oligarcas en la política han hecho que los letones busquen otras alternativas.

Las han encontrado en la coalición Centro Armonía y su líder, el actual alcalde de Riga, Nils Ushakov (35 años). Este se ha mostrado contrario a las políticas de austeridad del Gobierno de centroderecha, y ha pedido más gasto social. Tampoco comparte el plan de adoptar el euro en el 2013, que quiere retrasar.

Un tercio de los 2,2 millones de letones son rusohablantes, pero sólo la mitad de ellos puede ejercer su derecho a voto. Desde la independencia en 1991, los diversos gobiernos han privado a buena parte de la minoría rusa de este derecho, dificultando el acceso a la ciudadanía letona.

Los resultados de Centro Armonía (29,6% y 31 de los cien escaños de la Saeima) indican que la formación ha logrado hacer su mensaje atractivo más allá de la minoría rusa.

El ex presidente Valdis Zatlers disolvió el Parlamento antes del verano porque los diputados se habían negado a que la Fiscalía investigase por corrupción a un empresario que formaba parte de la Cámara. Es uno de los tres oligarcas dedicados a la política, objetivos de las críticas de Centro Armonía.

El próximo primer ministro de Letonia podría ser prorruso. Pero antes los ganadores de las elecciones tendrían que derribar los fantasmas del pasado. Sus buenas relaciones con el partido Rusia Unida, que lidera el primer ministro ruso, Vladímir Putin, siguen levantando sospecha. La URSS ocupó Letonia, Estonia y Lituania tras la Segunda Guerra Mundial.

Desde 1991, Riga ha procurado alejarse de Moscú. En el 2004 ingresó en la OTAN y en la UE.

Ushakov intenta superar divisiones étnicas de dos décadas. Un día antes de las elecciones, usó la palabra clave de todas las batallas políticas para referirse a la época comunista: "Ocupación". "Debemos terminar con las disputas entre rusos y letones. Hemos de entender que tenemos buenos vecinos de cuyas relaciones podemos beneficiarnos", ha apuntado Janis Urbanovics, líder en el Parlamento.

Se da por descontada la alianza entre los dos partidos de centroderecha (Reforma y Unidad). Pero si quieren apartar a los prorrusos del poder tendrán que pactar con el bloque nacionalista, que tampoco les convence.

20-IX-11, G. Aragonés, lavanguardia