Xile, Col˛mbia i Per˙ creen la segona borsa de LlatinoamŔrica

Tres en uno. O la unión hace la fuerza. De eso no tienen duda los mercados bursátiles de Chile, Colombia y Perú, que a partir de este lunes suman sus operaciones en el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA). Desde hoy, las bolsas de Santiago, Bogotá y Lima - junto con sus respectivos depósitos de valores: DCV, Deceval y Cavali-operarán conjuntamente su mercado de renta variable con el objeto de diversificar, ampliar y hacer más atractiva la negociación de este tipo de activos en las tres plazas, tanto para los inversionistas locales como para los extranjeros. La integración desarrollará el mercado de capitales para proporcionar a los inversionistas una mayor oferta y a los emisores mejores fuentes de financiación.

El MILA se constituye en el primer mercado bursátil latinoamericano por número de emisores, con un total de 564 títulos; el segundo por tamaño de capitalización, con más de 700.000 millones de dólares estimados para 2011; y el tercero por volumen de negociación, después de Brasil y México, con 87.000 millones de dólares al año. Se prevé que sus operaciones diarias superen los 300 millones de dólares, puesto que el promedio individual que alcanzan actualmente es de 225 millones de dólares en Santiago, 114 millones de dólares en Bogotá y 24 millones de dólares en Lima.

En opinión de algunos analistas, el mercado unitario que nace hoy representa la auténtica fuerza emergente de la economía en América Latina y se propone capitalizar el creciente interés de los inversionistas, que no sólo quieren tener exposición a activos relacionados con los recursos naturales de la región, sino que también buscan beneficiarse de su creciente clase media. Las empresas latinoamericanas necesitan ampliar sus fuentes de inversión, porque aunque la región representa el 7% de la economía mundial, sus bolsas de apenas equivalen al 4% de los mercados de valores del mundo.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, los tres países asociados en el MILA liderarán el crecimiento económico latinoamericano en 2012, dando continuidad a las tasas expansivas que registrarán este año, las más altas de la región: 5,9% en Chile, 4,6% en Colombia y 7,5% en Perú. A diferencia del proceso de unificación de las bolsas de Nueva York y Frankfurt, inicialmente el MILA no será una fusión de las empresas propietarias de las respectivas bolsas de valores, sino una "integración operativa" de las tres plazas, que agregan sus plataformas tecnológicas de negociación para que trabajen en conjunto. La integración dará acceso a mercados extranjeros desde el local, a través de un modelo automatizado de enrutamiento intermediado. Además, cada bolsa administrará su propio mercado yla negociación se realizará bajo las reglas de la plaza donde estén listados los valores, que considerará las operaciones al contado de renta variable. Cabe destacar que cualquier inversionista habilitado para invertir en el mercado local podrá hacerlo en el mercado integrado. En una segunda fase, se prevé una integración a través del acceso directo de intermediarios, así como la estandarización de reglas de negociación y la definición de un modelo de compensación y liquidación transfronterizo.

Entre tanto, el acceso de los intermediarios extranjeros requerirá la suscripción de acuerdos de servicios con intermediarios locales y la supervisión de los emisores estará a cargo de la autoridad del país en la cual se encuentre inscrito. La información relevante o hechos importantes de los emisores deberán estar a disposición de todos los participantes del mercado integrado de manera simultánea.

La unificación crea un mercado diversificado, más líquido y más atractivo, pero sobre todo "nos hará más visibles ante los inversionistas internacionales, porque es más fácil invertir en tres países que en uno solo", asegura Juan Pablo Córdoba, presidente de la bolsa de valores de Colombia.

30-V-11, E. Sabartés, lavanguardia