la parella gai d´un espanyol obté el permís de residčncia

La pareja gay de un español obtiene el permiso de residencia

La pareja gay de un español obtiene el permiso de residencia.

Un juez ha reconocido el derecho a la residencia en España a un extranjero por ser la pareja homosexual de hecho de un ciudadano español.

Una sentencia recuerda que, además de la ley española, están las normas comunitarias y el derecho catalán.
S. Tarín, LaVanguardia, 15/05/2004.

Los juristas explican que las leyes deben acomodarse a las realidades sociales. O, dicho de otro modo, que las normas se dictan cuando la situación ya se produce. Por ejemplo: un extranjero tiene derecho a la residencia si es la pareja de un ciudadano comunitario. Pero, ¿y si se trata de una unión homosexual? La Subdelegación del Gobierno en Barcelona dijo que no, pero un juez le ha enmendado la plana y ha respondido que sí.

Vicente y Antonio formalizaron ante notario que formaban una unión de hecho homosexual, al amparo de lo dispuesto por la ley catalana en este sentido. De todas formas, para mantener la convivencia había un problema: Vicente es ecuatoriano y no tenía permiso de residencia, de forma que presentaron una solicitud debido a que consideraban que tenía derecho por ser pareja de un ciudadano español. Sin embargo, su petición fue denegada por la autoridad administrativa, que es la Subdelegación de Gobierno en Barcelona. Así que decidieron ir a los tribunales, que les han dado la razón y han revocado el pronunciamiento.

En una novedosa sentencia, el titular del juzgado contencioso-administrativo número 13 de Barcelona, Héctor García Morago, ha considerado que Vicente tiene derecho a la residencia temporal en nuestro país, debido a que ambos consituyen una pareja que es “una realidad estable y duradera que pretende emular todo aquello que es propio de las relaciones conyugales en su acepción más tradicional”.

El magistrado reflexiona acerca de que se trata de “una situación relativamente novedosa llamada probablemente a ser en un futuro próximo objeto de estudio”, y pone sobre el tapete que, en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, además de españoles somos europeos.

En este sentido apunta que en nuestro país aún no se reconocen los matrimonios gays, pero sí en Holanda y Bélgica; ambas naciones de la UE. De manera que, como los cónyuges de los ciudadanos comunitarios tienen derecho a la residencia en la Comunidad, ¿qué hubiera pasado si un cónyuge extranjero de un holandés, que forman matrimonio homosexual, hubiera solicitado la residencia en España? Según considera el juez, difícilmante se le hubiera negado.

Además, el fallo recuerda leyes españolas que reconocen derechos a las uniones de este tipo, por lo que la resolución es finalmente favorable a que Vicente tenga la residencia en España.