permanent xapoteig en sang del narcoPoder mexicÓ

Al menos 59 cadáveres fueron encontrados en varias fosas clandestinas en el municipio fantasma de San Fernando, en el estado mexicano de Tamaulipas, fronterizo con EE. UU., informó ayer la Fiscalía General, que no precisó la nacionalidad de las víctimas. Es la misma zona, abandonada por sus habitantes por la violencia ligada al narcotráfico, en la que se hallaron en agosto pasado los restos de 72 emigrantes indocumentados de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil, ejecutados por las mafias de la droga al negarse a trabajar como sicarios.

8-IV-11, E. Sabartés, lavanguardia

Ya son 116 los cadáveres hallados en fosas en el Estado de Tamaulipas. Mientras, en el Estado de Sinaloa, aparecían ayer otros 13 cuerpos, al parecer también víctimas de los carteles de la droga. El presidente Felipe Calderón pidió que el "¡Ya basta!" colectivo de la ciudadanía sea contra los criminales, no hacia quienes lo combaten.

14-IV-11, E. Sabartés, lavanguardia

Los cadáveres de 76 víctimas del crimen organizado llegaron ayer al Distrito Federal en un tráiler frigorífico. Fueron llevados a la capital del país porque en el estado norteño de Tamaulipas, donde fueron hallados junto a otros 50 cuerpos en distintas fosas clandestinas, no hay suficientes medios técnicos y personal forense para identificarlos. En la Ciudad de México los embalsamarán para que puedan reconocerlos sus familiares. Muchos tendrán que desplazarse desde diferentes localidades de la frontera norte, donde se acumulan las denuncias de desapariciones de personas a manos de las mafias de la droga. Otros quizás sabrán de la muerte de sus parientes gracias a las gestiones de los gobiernos de Guatemala y El Salvador, que ya trabajan junto a las autoridades mexicanas para determinar la identidad de los fallecidos.

La gran capital, a resguardo hasta ahora de la escalada de violencia que azota el país, recibía así los muertos de una guerra que se libra lejos, allá en la frontera con Estados Unidos, pero que en esta forma cruel se hace presente en el centro del poder.

Porque fue también en Ciudad de México donde la fiscal general, Marisela Morales, recién llegada al cargo, informó de la detención de 16 policías del municipio de San Fernando, en el estado de Tamaulipas, donde hasta ahora han sido localizados 126 cadáveres. Los agentes serán acusados de proteger y encubrir a la banda criminal de Los Zetas, a la que la Fiscalía atribuye la autoría de los asesinatos e inhumaciones clandestinas. Morales ofreció recompensas por hasta 45 millones de pesos (2,6 millones de euros) a quienes proporcionen información que permita localizar y detener a los responsables del homicidio múltiple en San Fernando.

De acuerdo con la Fiscalía, el cártel de Los Zetas habría capturado varios autobuses de pasajeros cerca de ese municipio entre los días 25 y 29 de marzo y presume que los secuestradores procedieron a una ejecución en masa cuando los viajeros se negaron a ser extorsionados o reclutados a la fuerza. "Vinieron a visitar a la familia y ya no regresaron a Estados Unidos. Después supimos que gente armada los bajó del camión (autobús) y se los llevó", relataba ayer Gerardo Padilla, primo de dos mexicanos desaparecidos en esas fechas.

A la abrumadora cifra de 126 cadáveres hallados en San Fernando - donde en agosto fueron hallados los restos de 72 inmigrantes salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y brasileños-se sumaron en las últimas horas datos de los estados occidentales de Sinaloa, Sonora y Michoacán, donde las autoridades locales dijeron haber descubierto distintas fosas clandestinas 26 cuerpos que, como los demás, estaban maniatados y presentaban signos de tortura y el tiro de gracia. Así, el saldo preliminar de las masacres es de 152 muertos.

15-IV-11, E. Sabartés, lavanguardia

Omar Martín Estrada Luna, alias el Kilo,es el autor de, al menos, 145 asesinatos en San Fernando (Tamaulipas), según dictaminó ayer la Marina tras proceder a su detención. Es un líder de Los Zetas, que secuestraba y asesinaba a personas que iban en autobús hacia el norte. Luego, los mandaba enterrar en fosas comunes. La Marina calcula que puede haber más de 200 cadáveres enterrados en Tamaulipas. Otros 23 zetas y 16 policías están detenidos en relación con esta masacre.

18-IV-11, efe, lavanguardia