encara que la mona es vesteixi de seda...

La junta militar fue disuelta ayer y sus poderes transferidos a un presidente, en lo que pretende ser la culminación de la transición a un gobierno civil. Thein Sein, primer ministro saliente y general retirado, fue investido presidente de un gobierno cuya composición evidencia que el ejército sigue al frente: sólo son civiles cuatro de los 30 ministros. Birmania celebró elecciones en noviembre, condenadas por la comunidad internacional. Se desconoce aún qué papel desempeñará el general Than Shwe, hombre fuerte durante 20 años. 31-III-11, afp, lavanguardia