´alliberament´ sense llibertat per a Aung San Suu Kyi

veure també:
- Birmània: a l´espera d´un altre esclat?
- Birmània, llibertat per a Aung San Suu Kyi

-1945 Aung San Suu Kyi nace en Rangún, hija del general Aung San, héroe de la independencia, asesinado en 1947
-1972
Se casa con un profesor británico, a quien conoce mientras estudia en Oxford
-1988
Regresa a su país coincidiendo con las movilizaciones contra la junta. Funda la Liga Nacional para la Democracia (LND)
-1989
Primera detención
-1990
La junta no reconoce la victoria aplastante de la LND en las primeras elecciones en casi 30 años
-1991
Recibe el Nobel de la Paz
-1995 Liberada
-1999
Rechaza viajar a Londres al funeral de su marido por temor a que no la dejen volver
-2003
Sale con vida de un atentado contra el convoy de la LND en el que viaja. Poco después, es detenida de nuevo
-2009
La junta extiende su arresto después de que un estadounidense se salte el bloqueo y entre en su casa
-2010
Llama a la abstención en las elecciones

En un gesto hasta ahora inusual, las autoridades de Birmania han concedido el visado de entrada en el país a Kim Aris, el hijo menor de la líder opositora Aung San Suu Kyi, para que viaje a Rangún. Allí esperará a que su madre sea puesta en libertad, según publicaba ayer The Irrawaddy, la principal publicación de la disidencia democrática, que se edita en Tailandia. El visado para poder viajar a Birmania fue aprobado por la embajada de este país del Sudeste Asiático en Bangkok. Ha sido la primera vez en diez años que la solicitud de Kim Aris ha sido aceptada. Hasta ahora todas las peticiones similares que se habían realizado en los últimos años habían sido rechazadas. Esta será, pues la primera ocasión en que madre e hijo se reencontraran en una década. Aunque los generales le tendieron un puente de plata para el exilio, Suu Kyi prefirió sacrificar a su familia y su libertad en aras de la democracia y optó por quedarse en Birmania. Esta decisión le acarreó a San Suu Kyi, entre otras penalidades y condenas de cárcel, la imposibilidad de despedirse de su marido británico, que murió víctima de un cáncer en el año 1999, a miles de kilómetros de distancia de Rangún, concretamente en Londres.

Email the Foreign Secretary
signa
el teu recolzament
a la llibertat d´Aung San Suu Kyi,
a les llibertats a Birmània,
i arreu del món.

Golpe de efecto de los generales birmanos. Un día antes de lo previsto, la Junta Militar que gobierna el país del Sudeste Asiático firmó ayer la orden de puesta en libertad de Aung San Suu Kyi, que ha pasado 15 años detenida, en periodos distintos, desde 1989 y cuya última pena de dieciocho meses de arresto domiciliario termina hoy sábado. Esta iniciativa y la falta de resultados definitivos de las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo abren un periodo de incertidumbre sobre el futuro de Birmania.

La noticia se extendió ayer como un reguero de pólvora por Rangún. Primero trascendió que el plan para la liberación de San Suu Kyi estaba en marcha, aunque se desconocía cuándo se produciría. Poco tiempo después llegó la noticia de que las autoridades habían firmado la orden de puesta en libertad de la premio Nobel de la Paz en 1991. La excitación y la confusión se apoderaron inmediatamente de las calles de la antigua capital birmana.

Nadie sabía, a ciencia cierta, cómo y cuándo se produciría la puesta en libertad, pero lo único seguro es que la Dama,como se la conoce en Birmania - ya que no se la puede nombrar, bajo peligro de incurrir en delito-podrá pisar las calles de Rangún redimida. Fuentes de la Liga Nacional por la Democracia (LND), actualmente en la clandestinidad, apuntaban que San Suu Kyi será trasladada a la antigua sede del partido cuando sea liberada.

A medida que la noticia se fue difundiendo, decenas, primero, y centenares de birmanos después se empezaron a concentrar ante la sede de la LND para expresar su apoyo a la histórica disidente y líder de este partido. La gente vestía camisetas impresas con el lema: "We stand with aung san suu kyi" (estamos con Aung San Suu Kyi) y enarbolaba pancartas con su foto, según la edición digital de la publicación birmana The Irrawaddy,que se edita en la vecina Tailandia.

La agitación era palpable en el centro de Rangún e iba en aumento a medida que pasaban las horas, según apuntaban fuentes locales. Por una parte, los militantes de la LND llevaban a cabo los preparativos para celebrar el acontecimiento. Por otra, la policía reforzaba los dos controles de seguridad en la avenida de la Universidad, donde se encuentra el domicilio de Suu Kyi, junto a la embajada de Estados Unidos. Y, además, las fuerzas antidisturbios se iban desplegando a lo largo de la zona, con el objetivo de controlar la situación y reprimir cualquier posible manifestación.

Mientras tanto, más de un centenar de miembros de la LND y simpatizantes de la Dama donaron sangre ayer en un hospital de Rangún, como acto testimonial de apoyo a Suu Kyi. "Donamos sangre de nuestro propio cuerpo como muestra de respeto ante la posible liberación de nuestra líder", declaró un joven militante de la LND a los medios de comunicación locales.

Pero el desconocimiento del momento en que se produciría la liberación de esta carismática figura de la política birmana, de 65 años de edad, dificultaba los preparativos. Sus partidarios no tenían claro si la liberación llevará aparejada restricciones para que no pueda desarrollar actividades políticas en el país, según señalaba la edición digital del periódico tailandés The Bangkok Post.

Uno de sus abogados, Nyan Win, no descartó que Aung San Suu Kyi vuelva a ser arrestada con el pretexto de haber violado alguna ley, según las mismas fuentes.

La liberación de la premio Nobel de la Paz llega en unos momentos de gran incertidumbre política en Birmania. Se produce cinco días después de la celebración de las primeras elecciones legislativas en veinte años. Unos comicios que han sido fuertemente criticados por la comunidad internacional, que los considera amañados, y que sólo ha encontrado la comprensión de China, el gran aliado, junto con India, del régimen de los generales birmanos.

Precisamente, algunos analistas apuntaban ayer que los militares birmanos habrían optado por poner en libertad a Suu Kyi con el objetivo de desviar la atención política y diluir la atención sobre los resultados de estas elecciones, cuyos resultados aun no se conocen. Ni siquiera la tasa de participación, que fuentes de la oposición sitúan en torno al sesenta por ciento, si bien en las grandes ciudades sería de alrededor del treinta por ciento. Unos porcentajes que se explican por el fuerte rechazo de la población a participar en esta convocatoria electoral.

Miembros del poderoso y pro gubernamental Partido del Desarrollo y la Solidaridad de la Unión (USDP), del primer ministro Thein Sein, se han atribuido ya la victoria y señalan que han logrado más del ochenta por ciento de los escaños en juego. Se han asegurado ya 187 escaños en la cámara de Representantes, por 32 la oposición, de un total de 326 que estaban en juego, según la televisión estatal birmana.

A pesar de estos apabullantes resultados para el principal partido de los militares, reconvertidos en civiles, la elevada tasa de abstención y ahora la liberación de Suu Kyi, que evidentemente intentará proseguir con su actividad política, abren un periodo de incertidumbre política sobre el futuro de Birmania.

13-XI-10, I. Ambrós, lavanguardia