setembre 2009

EL GOBIERNO CONGOLEÑO SE COMPROMETE A NO EJECUTAR A LOS DOS NORUEGOS
9 de septiembre de 2009: El gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) se ha comprometido a no aplicar la pena capital dictada contra dos noruegos acusados de homicidio y espionaje. Lo ha anunciado el jefe de la diplomacia noruega, Jonas Gahr Stoere.
Tras la condena a muerte pronunciada por un tribunal militar ayer en Kisangani (al este de la RDC) contra dos ex militares noruegos, Tjoslov Moland y Joshua French, Stoere mantuvo una conversación telefónica con su homónimo congoleño, Thambwe Mwamba. Éste dio a Stoere seguridades de que los dos hombres no serán ejecutados en ninguna circunstancia “ni aun si se confirma el veredicto”, se lee en un comunicado del ministerio de Exteriores de Oslo.
Tjostolv Moland, de 28 años, y Joshua French, de 27, están acusados de haber dado muerte, el 5 de mayo pasado, al conductor del todo terreno alquilado por ellos en Kisangani, donde habían acudido por turismo o por negocios (hay dos versiones diferentes).
Stoere también ha rechazado la acusación de espionaje que se hace a sus dos conciudadanos, que en el pasado fueron, ambos, miembros de las fuerzas armadas de Oslo. “Rechazamos la acusación de espionaje a favor de Noruega y no aceptamos que se declare al estado noruego responsable solidario con miras a reclamar indemnizaciones. Noruega no tiene nada que ver en todo esto”, se dice en la nota.
Además “El ministro Mwamba ha dicho que la República Democrática del Congo se prestará a discutir la posibilidad de que una parte de la pena (el final) se cumpla en Noruega”.

DOS NORUEGOS CONDENADOS A MUERTE POR ESPIONAJE Y HOMICIDIO EN EL CONGO
8 de septiembre de 2009: Un tribunal de la República Democrática del Congo ha condenado a muerte a dos ciudadanos noruegos tras haberles declarado culpables de homicidio y espionaje.
Ambos hombres, ex militares, fueron declarados culpables el pasado mayo por un tribunal de la ciudad de Kisangani del homicidio de su chófer y del intento de homicidio de un testigo.
Identificados como Tjoslov Moland, de 28 años, y Joshua French, de 27, ambos fueron declarados culpables también de espionaje a favor de Noruega, dado que en el momento de su detención llevaban en sus bolsillos sus tarjetas de identificación militares.
El tribunal ha determinado que el gobierno noruego debe pagar 70 millones de dólares de indemnización, y que los dos condenados deben entregar 171.000 dólares a los familiares del chófer.

AJUSTICIADOS EN LIBIA TRES EGIPCIOS
8 de septiembre de 2009: La Organización Egipcia pro Derechos Humanos ha informados de que tres ciudadanos egipcios han sido ajusticiados en Libia el pasado mes de agosto. Los tres han sido identificados como Hijazi Ahmad Zaydan, Haytham al-Shahhat Abd-al-Qawi, e Ihab Majid Muhammad.
La misma organización expresa su preocupación de que cinco de los 35 ciudadanos egipcios recluidos en el corredor de la muerte de la prisión de Kwafiyah, en Libia, puedan ser ejecutados a pesar de haber pagado el precio de la sangre y obtenido el perdón de los familiares de sus víctimas. Los cinco han sido identificados como Farhat Abdu Farhat, Sami Fathi Abd-Rabbu, Ala Salim Rimon, Hasan Darwish y Abd-al-Halim Sayyid Abd-al-Halim.

CONTINÚA LA MORATORIA EN RUSIA
8 de septiembre de 2009: Rusia seguirá manteniendo la moratoria de la pena de muerte, ha declarado la portavoz del presidente ruso Dimitri Medvedev, Natalia Timakova, precisando que “La cuestión de la abolición de la moratoria no se plantea por parte de la administración presidencial ni por la magistratura”.
Timakova se pronunció en respuesta a la noticia aparecida esta semana en la revista Russian Newsweek, según la cual el Kremlin estaría considerando el fin de la moratoria.
Rusia se comprometió a abolir la pena de muerte en 1996, cuando entró en el Consejo de Europa, y, desde entonces, ha observado una moratoria de las ejecuciones, aun no habiendo abolido la pena capital.

TURCO CONDENADO A MUERTE POR DROGAS EN ARABIA SAUDÍ
8 de septiembre de 2009: un ciudadano turco, Alí Ağdiras, ha sido condenado a muerte recientemente en Arabia Saudí por drogas, denuncian sus familiares.
“Excluyo totalmente que mi hermano esté implicado en el comercio de drogas y reclamo que sea puesto en libertad”, declaró su hermana a la agencia de prensa Anatolia, añadiendo que espera el apoyo del presidente Gül y del primer ministro Erdogan.
La propia hermana ha recordado el caso del barbero turco Sabri Bogday, condenado a muerte por blasfemia por un tribunal de Yedda y devuelto a Turquía al poco de haber recibido la gracia del soberano saudí.
Ağdiras fue detenido por las autoridades saudíes en 2007.

PERIODISTA AFGANO LIBERADO Y EN EL EXILIO
7 de septiembre de 2009: El periodista afgano Sayed Pervez Kambaksh fue puesto en libertad hace dos semanas y vive ahora en el extranjero, tras haber sido agraciado en secreto por el presidente Karzai, informa el diario The Independent.
En enero de 2008, Kambaksh, de 24 años, fue condenado a muerte por blasfemia y difamación del Islam, por cuanto había difundido material referido a los derechos de las mujeres. En octubre de 2008 el Tribunal Supremo de Afganistán anuló la condena capital, condenando al periodista a 20 años de prisión, provocando en el país la ira de los islamistas más intransigentes, incluyendo algunas figuras políticas próximas al gobierno de Karzai.
El abogado de Kambaksh ha confirmado la noticia de la gracia y puesta en libertad, añadiendo no estar en condiciones de confirmar si el periodista se halla fuera del país, por motivos de confidencialidad.
Ha sido importante para su liberación –se lee en The Independent- la movilización de la comunidad internacional a favor de Kambaksh.

PENA DE MUERTE EN NIGERIA POR FALSIFICACIÓN DE FÁRMACOS
5 de septiembre de 2009: Se castigará con pena de muerte o cadena perpetua en Nigeria a quienes fabriquen o vendan fármacos falsificados o de calidad inferior a los estándares, ha declarado el director general de la Agencia Nacional nigeriana para Administración y Control de Alimentos y Fármacos, Dr. Paul Orhii.
El propio Orhii señaló que su Agencia está colaborando con los ministerios de Salud, Asuntos Exteriores y Justicia, además de con la Asamblea Nacional, para la aprobación de leyes que identifiquen eficazmente a los fabricantes de fármacos falsificados. La pena de muerte y la de cadena perpetua –añadió- se dictarán sobre todo en los casos en que los fármacos hayan causado la muerte o daños graves a la salud de sus consumidores.

CONDENADO A MUERTE A LOS 25 AÑOS EN MALASIA POR TRÁFICO DE CANNABIS
4 de septiembre de 2009: Un joven ha sido condenado a muerte en Malasia por tráfico de cannabis. El juez Datuk Mohd Azwawi Salleh, del Tribunal Superior de Johor Baru, ha dictado la sentencia de muerte contra Khalil Anuar Sukirman, de 25 años, declarándole culpable del tráfico de 1.942,9 gramos de cannabis, hecho ocurrido el 4 de octubre de 2006 en la localidad de Taman Kempas. El imputado llevaría la droga oculta en el cestillo de su velomotor.
La condena capital se ha dictado basándose en la Sección 39B (1) a) de la Ley de Drogas Peligrosas de 1952.

PENA CAPITAL POR TRIPLE HOMICIDIO EN LA INDIA
4 de septiembre de 2009: Un extremista islámico ha sido condenado a muerte por homicidio por un tribunal del distrito de Reasi, en el estado indio de Jammu y Cachemira.
El juez A.K. Koul declaró culpable de tres homicidios y condenó a muerte a Abdul Rashid, miembro del grupo Hizbul Mujahidín.
Natural de la localidad de Challad, cercana a la ciudad de Mahore, el imputado habría
lanzado el 6 de marzo de 2008 una granada contra la vivienda del oficial de policía Mohd Mushtaq, causando la muerte del padre de éste, Habibullah, de 70 años, y de sus dos hijas, Nagina, de 14 años, y Nazia, de diez.

SEIS CONDENAS A MUERTE EN ETIOPÍA POR MATANZA EN UN POBLADO OROMO
3 de septiembre de 2009: Seis miembros de la comunidad Benishangule-Gumuz han sido condenados a muerte por un tribunal etíope por la matanza, ocurrida en mayo de 2008 en un poblado oromo.
En el mismo juicio, otras 97 personas fueron condenadas a penas comprendidas entre seis años de prisión y cadena perpetua con trabajos forzados.
Las comunidades oromo y benishangule-gumuz vivieron durante siglos una junto a otra en la Etiopía occidental.
“El tribunal ha declarado culpables los 103 imputados después de haber examinado documentos, fotografías y cintas de video presentadas por la fiscalía. Por su parte, los acusados no han hecho uso de su derecho a la defensa”, escribe la agencia oficial etíope ENA. La pena de muerte está prevista en Etiopía para el homicidio con agravantes, delitos contra el estado, genocidio y crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, saqueo, piratería y bandolerismo.
El 6 de agosto de 2007, Tsehaye Woldeselassie, un mayor del ejército, fue ejecutado en Etiopía por homicidio. Fue la primera ejecución desde 1998.

CONDENADO A LA HORCA EN LIBERIA POR MATAR A SUS HIJOS
3 de septiembre de 2009: Un hombre ha sido condenado a la horca en Liberia por haber dado muerte a sus dos hijos. Se trata de Mohammed Sundifu Sheriff, de poco más de 50 años, que habría cometido los homicidios en marzo de 2008 en Tubmanburg, condado de Bomi.
La condena a muerte ha sido dictada por la 11ª Circunscripción Penal del condado de Bomi.
Según las actas del proceso, Sheriff habría intentado también matar a su mujer, Ramatu Jalloh.
En julio de 2008, Liberia volvió a poner en vigor la pena de muerte para algunos delitos violentos, en abierta violación de los compromisos suscritos por el país a nivel internacional.
El 15 de julio de 2008, el senado liberiano aprobó una ley que impone pena de muerte por homicidios cometidos en el curso de atracos, actos de terrorismo o piratería, confirmando el voto emitido el 7 de mayo por la Cámara de los diputados. La presidenta Ellen Johnson-Sirleaf, que habría podido vetar la medida, la firmó, y por tanto la convirtió en ley, el 22 de julio.
La legislación liberiana ya contemplaba la posibilidad del recurso a la pena de muerte, pero la nueva ley es contraria a los compromisos internacionales contraídos por Liberia.
Las últimas ejecuciones en este país, 14, se produjeron en el 2000.

DOS CONDENADOS A MUERTE EN EL PUNJAB, PAKISTÁN
2 de septiembre de 2009: Dos hombres han sido condenados a muerte en Pakistán tras ser declarados culpables de homicidio, intento de homicidio, robo a mano armada y actos terroristas. Las sentencias capitales contra Tahir Khan, de Karachi, y de Chanzeb, de Haripur, han sido dictadas por el juez Malik Muhammad Akram Awan del Tribunal Antiterrorista nº1 de Rawalpindi, en la provincia del Punjab.
Ambos han sido condenados también a 33 años de reclusión cada uno. Habrían cometido los crímenes el 1º de julio de 2003 en la ciudad de Sadiqabad.
Según la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, en 2008 se practicaron 82 ejecuciones, casi el doble de las 42 del año anterior. La comisión registró al menos 134 en 2007. En 2008 las ejecuciones han sido al menos 36.

EL GOBIERNO DE COREA DEL SUR ASEGURA LA NO APLICACIÓN DE LA PENA CAPITAL
2 de septiembre de 2009: El gobierno de Corea del Sur está de acuerdo en no aplicar la pena capital, como le ha sido solicitado por el Consejo de Europa en el marco del acuerdo de adhesión la Convención Europea sobre Asistencia Mutua en Materia Penal. Lo refiere el propio Terry Davis, secretario general del Consejo de Europa, en una carta enviada al abogado surcoreano Kim Hysung-tae, que éste ha presentado al Tribunal Supremo de Seúl.
El abogado Hysung-tae, que lleva apelaciones ante el Tribunal Supremo sobre la legitimidad de la pena de muerte, había pedido hace un mes al Consejo de Europa que expresase su postura sobre la pena capital.
El Tribunal Supremo está examinando actualmente la constitucionalidad de la pena de muerte como consecuencia de la causa planteada por una persona condenada a la horca por homicidio identificada con el sobrenombre de ‘Oh’.
En su carta, Davis señala que “El gobierno de Corea del Sur ha asegurado al Consejo de Europa que no aplicará la pena de muerte desde el momento en que acceda a la Convención Europea sobre Extradiciones (ETS nº 24), a los Protocolos Adicionales (ETS nº 86 y 98) y a la Convención Europea sobre Asistencia Mutua en Materia Penal y el Protocolo referido a ella (ETS nº99)”.
El ministro de Justicia surcoreano ha confirmado el compromiso adoptado por su gobierno sobre la no aplicación de la pena capital: Corea el Sur no ajusticiará ni ahora ni en el futuro a personas condenadas a muerte.

CUATRO CONDENAS A LA HORCA EN IRAQ
2 de septiembre de 2009: Un tribunal iraquí ha condenado a la horca a cuatro miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes por los homicidios de ocho policías, cometidos con armas de fuego, durante el atraco a un banco.
Los condenados han sido identificados como Ahmad Khalaf, Basheer Khalid, Alí Eidan y Alí Ouda, quienes el pasado 28 de julio se habrían apoderado de 3,8 millones de dólares –recuperados a continuación por la policía- de una agencia en Bagdad del banco Al-Rafidain.
Los cuatro tienen treinta días para presentar recurso.
En el mismo juicio, otras cuatro personas han sido juzgadas en rebeldía, aunque contra ellas aún no se han dictado condenas.

LA PENA DE MUERTE SIGUE SIN APLICARSE EN COREA DEL SUR
2 de septiembre de 2009: El ministro de Justicia surcoreano ha confirmado la aceptación por parte de su gobierno de la petición del Consejo de Europa relativa a la no aplicación de la pena de muerte.
Terry Davies, secretario general del consejo de Europa, ha declarado que el compromiso ha sido asumido por Seúl en el marco de adhesión al Protocolo de la Convención Europea sobre Asistencia Mutua en Materia Penal.
La no aplicación de a pena capital significa que Corea del Sur no ajusticiará ni ahora ni en el futuro a personas condenadas a muerte. La última ejecución en Corea del Sur se practicó en diciembre de 1997.
El 18 de diciembre de 2008 este país se abstuvo en la votación de la resolución pro moratoria de ejecuciones capitales en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

CONDENADO A MUERTE POR TRÁFICO DE CANNABIS EN MALASIA
2 de septiembre de 2009: Un joven ha sido condenado a la horca en Malasia por el tráfico de 625,7 gramos de cannabis.
La pena de muerte contra Lim Kok Yong, de 24 años, empleado en un comercio de neumáticos, fue dictada por el juez Datuk Su Geok Yiam del Tribunal Superior de Shah Alam, en el estado malayo de Selangor.
El joven, que habría cometido el crimen el 4 de noviembre de 2004 en Pandamaran, localidad próxima a la ciudad de Port Klang, fue acusado basándose en la sección 39B 1) (a) de la Ley de Drogas Peligrosas de 1952 y castigado de acuerdo con la sección 39B (2) de la misma ley, que impone la condena a muerte sin alternativa para el tráfico de drogas.
En Malasia se consideran delitos capitales el homicidio, los actos de terrorismo, la traición, el secuestro de personas, violación, tráfico de drogas y tenencia ilegal de armas de fuego.
El Código Penal (atc. 302) impone la pena de muerte sin alternativas en caso de homicidio. Malasia aplica también la pena de muerte sin alternativas para el terrorismo y el envenenamiento de reservas de agua que causen muertes.