BARCELONA RADICAL
radicalparty

"Primer emocionen, després alliçonen", Francesc Puig

Resultat d'imatges de "modern family"Hubo un tiempo en que los mitos y las leyendas de la cultura tradicional nos transmitían los valores éticos de la sociedad y nos decían qué estaba bien y qué no. Este papel también lo han ido haciendo, con el paso del tiempo, el teatro, la literatura y el cine. En el siglo XXI es el turno para las series de televisión. Y como explica el filósofo Manel Güell en el libro Emociones en serie (editorial Comanegra), las emociones juegan un papel fundamental: “Las series nos producen unas emociones y éstas nos llevan a actuar de cierta manera”, comenta el autor.

Güell reflexiona en su libro sobre la relación entre la inteligencia emocional y la inteligencia ética, y utiliza personajes de series televisivas para mostrar conductas que afianzan su tesis de que las emociones humanas son la base de nuestros valores éticos y nuestra moral. Reivindica que las series van más allá del entretenimiento en el sentido tradicional del concepto y que la ficción televisiva ya forma parte de la educación moral de los espectadores.

Resultat d'imatges de "the simpsons"Las series presentan gran diversidad de conflictos emocionales y sexuales, de relaciones de pareja o entre padres e hijos, de cómo relacionarse con el resto del mundo. “Y todo eso va conformando nuestra cultura y nuestra actitud ante la vida”, dice. En este sentido utiliza ejemplos como que tras la conducta del cuidado de los demás y de la generosidad de Gloria o Cameron en Modern se encuentran las emociones de simpatía, afecto, alegría y ternura que transmiten las tramas. “Lo que refleja muy bien esta comedia es que las personas pueden expresar amor y afecto de formas muy diferentes”, añade.

El cuidado de los demás es también una característica de Marge y Lisa, la madre y la hija mayor de Los Simpson. En el caso de Lisa, este personaje da un paso más allá porque mientras la madre tiene afecto por la familia, la hija mayor muestra simpatía por toda la humanidad, “que es una muestra de ética madura”. Lisa se preocupa por la gente marginada, por los que no tienen trabajo, por los animales... “Es curioso como, teniendo la misma estructura familiar, se pasa del valor de la generosidad al de la solidaridad”, analiza Güell.

Otro serie que aparece en el libro se Juego de tronos. “Con esta ficción podríamos hablar de todas las emociones y de todos los valores éticos, pero lo que más me interesó es el tema metafórico del Muro”, dice el autor del libro, para quien de alguna manera la libertad humana se basa mucho en el sentimiento del miedo, “que en esta serie se refleja en el temor que produce lo que hay al otro lado de esa frontera”. La defensa de este muro “es imprescindible porque es la garantía de la libertad”, y en este sentido le lleva a pensar en situaciones actuales. “El miedo a lo desconocido y a que no seamos libres hace que queramos poner barreras, incluso físicas, como pasa en Israel y Estados Unidos”. Esta emoción del miedo también está muy presente en Black mirror, “aunque en este caso es miedo a que los medios de comunicación y la tecnología no nos dejen ser libres o expresar nuestros sentimientos”.

Emociones como la ira, la indignación o el odio y su traducción a valores como la justicia y la igualdad es visto de forma muy evidente por Güell en Homeland: “Es un ejemplo clarísimo de cómo tanto los terroristas como los mismos agentes norteamericanos trabajan con el mismo valor de la justicia y se mueven por la misma emoción, la ira”. Los dos bandos consideran necesario que haya justicia e igualdad, “y eso pone en cuestión que la justicia occidental sea la buena y la otra no. Nos mueven las mismas emociones y los mismos valores, y eso muchas veces no se acepta desde Occidente”, argumenta.

La ira también está presente en Vikingos. Es la emoción que siente el protagonista Ragnar Lodbrok cuando ve su granja incendiada por el conde Harldason, quién quería de esta manera evitar la profecía de un adivino que le había anunciado que moriría a manos de Ragnar. Pero este último sale vivo del incendio y se querrá vengar. “A Ragnar le surge un sentido de justicia muy primitivo y simple, y es interesante porque la manera como se resuelve el conflicto es con una lucha a muerte con espadas. Se cumple justicia a través de la ira”.

Otros valores como la honestidad y la integridad se ven en Narcos, y se transmiten a través de la vergüenza y el sentimiento de culpa que sienten el agente de la DEA, Steve Murphy, y el coronel colombiano Carrillo, dos de las personas que quieren capturar al narcotraficante Pablo Escobar. Son hombres íntegros y coherentes con lo que piensan y lo que hacen. Les haría vergüenza y se sentirían culpables si no actuasen según este razonamiento, pero su integridad pone en peligro su vida. Carrillo es víctima de un atentado y la mujer de Murphy es secuestrada. ¿Qué sentido tiene mantener la integridad? "Es la fuerza de este valor ético, y también de las emociones que lo fundamentan, como el orgullo, el afecto, la culpa y la vergüenza", concluye Güell.

28-V-17, Francesc Puig, lavanguardia