els ciutadans de Catalunya més conservadors són els que voten al... PSC

Pedro Sánchez, Miquel Iceta, y Carme Chacón.de las cinco posibilidades identitarias que elegir (desde "sólo español" a "sólo catalán"), entre los años 2005 y 2015 ha disminuido en más de cuatro puntos la identidad mixta ("tan español como catalán") y ha aumentado en casi once la identidad exclusivamente catalana.

El resultado de esas mutaciones es que la correlación identitaria se ha invertido en los últimos 10 años. Entre el 2005 y el 2015, la cifra de ciudadanos que se sentía tan (o más) español que catalán ha caído del 49% al 43% (aunque persiste un 5% que se sigue declarando sólo español). Y, paralelamente, el porcentaje que se consideraba más o sólo catalán ha crecido del 42% a un 48%. Por lo tanto, la sociedad catalana seguiría hoy partida en dos mitades, aunque con un retroceso de las identidades españolas. Y es ahí donde la alambicada pregunta sobre los diversos sentimientos posibles de la ciudadanía (desde sentirse un catalán que vive en Catalunya a verse como un español que vive en España) aporta luz complementaria al galimatías identitario. Por ejemplo, ese 48% que se identifican como catalanes que viven en Catalunya estarían aparentemente desconectados del universo mental español. En cambio, más del 40% restante mantendría un cierto anclaje identitario con la dimensión política y cultural española...

En la disposición a asumir riesgos -incluyendo los de dimensión política-, los ciudadanos más conservadores son los votantes del PSC, seguidos de los de CiU (antes de la ruptura), del PP y de C's. En cambio -en su gran mayoría-, los de ICV, Podemos, ERC y la CUP son los más dispuestos a asumir las incertidumbres del cambio.

Los efectos distorsionadores de estas nuevas líneas divisorias alcanzan también a posiciones políticas e ideológicas que entran en aparente contradicción con la apuesta electoral de quienes las expresan. Por ejemplo, la necesidad de obedecer la ley "en cualquier circunstancia" encuentra sus mayores tasas de apoyo entre los votantes del PP o los del PSC. Y parecida sintonía se produce ante el impacto de la inmigración o la legalización de la eutanasia.

9-VIII-15, C. Castro, lavanguardia