el legislatiu de Hong Kong es rebel·la davant el Govern de Pequín

Hong Kong inauguró ayer una nueva etapa política plagada de interrogantes. Es el resultado de la victoria lograda por los parlamentarios demócratas, que vetaron una controvertida reforma electoral impulsada por Pekín, que pretendía implantar un sufragio universal descafeinado para elegir a su mandatario en el 2017. Su rechazo, sin embargo, abre la puerta a que sea el régimen comunista quien elija directamente al próximo líder del territorio autónomo.

"El texto no ha reunido la mayoría de los dos tercios de los votos. Por tanto, anuncio que ha sido objeto de un veto", proclamó Jasper Tsang, presidente del Consejo Legislativo o Parlamento de Hong Kong, en la mañana de ayer. Enterraba así una controvertida reforma electoral que ha generado una enorme tensión política en la excolonia británica en el último año y provocado protestas multitudinarias.

Su anuncio resumía la victoria obtenida por los 27 parlamentarios demócratas de la oposición, que cerraron filas para bloquear la propuesta del Gobierno local. Una reforma auspiciada por Pekín, que contemplaba que los hongkoneses pudieran votar por primera vez, pero sólo a los dos o tres candidatos elegidos antes por un comité electoral afín al régimen comunista.

El éxito de los demócratas fue superior a lo previsto, ya que finalmente ganaron la votación. Y es que después de que el presidente de la Cámara anunciara la emisión de votos y rechazara una petición para retrasarla unos minutos, más de 30 diputados afines al Gobierno abandonaron el hemiciclo en busca de un colega que se había ausentado. El resultado fue que sólo se emitieron 36 votos de 70: 8 votaron a favor de la reforma y 28 en contra.

Todo apunta a que el clima de crispación política irá en aumento en los próximos meses, a medida que se acerque la fecha de las legislativas del 2016. Ambas partes ya dieron a entender ayer que mantendrán las espadas en alto. "El mensaje que enviamos al Gobierno central (Pekín) y al de Hong Kong es que los hongkoneses no aceptan una parodia de democracia", dijo el presidente del opositor Partido Cívico, Alan Leong.

Pocas horas después, Pekín confirmaba que mantendrá su propuesta. La Asamblea Nacional Popular, máximo órgano legislativo chino, anunció a través de una nota que la reforma electoral para Hong Kong "se mantendrá en vigor en el futuro, pese al veto", y que "el compromiso para aplicar el sufragio universal en la elección de su jefe del Ejecutivo es incuestionable".

Junto a este mensaje de firmeza, China no obvió su disgusto. "Este resultado se aparta de la corriente principal de la opinión pública de Hong Kong y tampoco es lo que al Gobierno central le gusta ver", dijo un portavoz del Ejecutivo de Pekín, según el diario South China Morning Post, de Hong Kong.

19-VI-15, I. Ambrós, lavanguardia