BARCELONA RADICAL
radicalparty

"Ejército Común Europeo: instrucciones de uso", Olivier Dupuis

A partir de la observación de que «en lo que respecta a la política exterior, nosotros (los europeos) no parecen tomarnos en serio» Jean-Claude Juncker ha dejado claro en una reciente entrevista con la revista alemana Welt am Sonntag, que Unión Europea deberia de tener unejército común. Según el presidente de la Comisión Europea, la mera decisión de dotarse de un instrumento de este tipo permitiría a la UE el poder «enviar una clara señal a Rusia que nosotros (los europeos) nos tomamos en serio la defensa de los valores europeos» y pondría a la UE en unas condiciones de reaccionar a las amenazas a la paz de un Estado miembro o de un Estado limítrofe de la Unión. Las palabras que utilizó son de suma importancia. Juncker no se refiere a un solo ejército europeo que sustituiría a los ejércitos nacionales; él está hablando de un Ejército Común Europeo. En ningún momento ha dicho que todos los Estados miembros tendrían que participar en tal empresa. Y, por último, se deja en claro que un ejército común no representaría un “desafío” para la OTAN.

Si tomamos estos tres elementos cruciales (un solo Ejército Común Europeo, la participación voluntaria y la compatibilidad con la OTAN) y añadimos a ellos la imposibilidad en el tiempo de la protección del conocimiento tecnológico y militar de los ejércitos y de las industrias de los distintos Estados miembros, incluso el más grande de ellos, debido a la estrechez de los mercados nacionales, somos capaces de imaginar un escenario de lo que este ejército común europeo se vería, así como para prever su relación con los ejércitos nacionales, por un lado, y de la OTAN en el otro.

Una sólida base jurídica

De acuerdo con los artículos 42 y 46 § 6 § 1, 2 y 3 del Tratado de la Unión Europea (TUE), los Estados participantes podrían optar por la Estructura Permanente de Cooperación (EPC) con el objetivo de crear un Ejército Común Europeo. En caso políticamente arriesgado que un Estado miembro de la UE optó por acogerse a su derecho a vetar esta iniciativa, los Estados participantes podría decidir en el corto plazo el perseguir su objetivo fuera del Tratado, tanto como fue el caso cuando los Estados orquestó la libre circulación de personas entre los países participantes, bajo los auspicios del Acuerdo de Schengen.

¿Con qué fin?

El primer objetivo de este ejército común sería la de proteger la seguridad y la integridad territorial de los Estados miembros participantes. El Ejército también estaría autorizado para llevar a cabo misiones humanitarias, mantenimiento de la paz y para evacuar a los ciudadanos de la UE.

Con el fin de asegurar el despliegue permanente, el núcleo del ejército común europeo se compone de tres grupos aéreos y navales que emplean, los dos Mistrals que inicialmente habían sido destinados a Rusia, así como de los tres equipos de intervención rápida.

Una «UE» (comunitario) organización política e institucional

El Presidente de la Comisión tendría la responsabilidad política del Ejército Europeo, mientras que un Comisario, nombrado por el Presidente de la Comisión, se encargaria de la organización y funcionamiento del ejército común europeo.

Cualquier decisión de la organización tendría que ser ratificado tanto por el Consejo de Asuntos Exteriores y el Parlamento Europeo. Las medidas se considerará adoptada después de obtener la aprobación de al menos el 55% de los Estados participantes en la Estructura Permanente de Cooperación (EPC) y del 65% de la población de dichos Estados, así como de la mayoría de los diputados de dichos Estados.

El Presidente de la Comisión presentará todas las decisiones de desplegar el ejército europeo a un Consejo Europeo de Alta Seguridad, compuesto por los Jefes de Estado y de Gobierno de los países participantes. Las decisiones se ratificarían por mayoría cualificada.

Soldados europeos

El personal civil y militar del Ejército Común Europeo tendrian la condición de empleados de la UE. Los sueldos del personal civil y militar se calcularán sobre la base de un promedio de los cinco niveles de salarios más altos para las habilidades y responsabilidades equivalentes en los países que participan en
la Estructura Permanente de Cooperación (EPC). Al igual que con la Comisión Europea, el personal del Ejército común europeo se dividirán proporcionalmente entre los Estados participantes de acuerdo a sus respectivas poblaciones.

El Ejército Común Europeo tendrá su propio estado mayor cuya sede tendrá su sede en Bruselas. Los miembros del personal en general serán nombrados por el Presidente de la Comisión Europea, previa recomendación del Comisario de la Estructura Permanente de Cooperación (EPC).

El idioma de trabajo del Ejército será el Inglés. Oficiales, suboficiales, soldados y personal civil se prestará juramento ante el Presidente de la Comisión y / o el Comisario de la Estructura Permanente de Cooperación (EPC).
El Ejército Común Europeo tendrá una jerarquía de mando independiente. Se gestionará de forma independiente sus propias escuelas militares (Ejercito de tierra, ejercito del aire y armada).Tendrá sus propios servicios de inteligencia y contrainteligencia (información). Las medidas que se pusiesen en marcha para garantizar una estrecha colaboración entre estos servicios y los de los Estados miembros que participen en
la Estructura Permanente de Cooperación (EPC).

Las bases terrestres, aéreas y navales del Ejército Común Europeo estarán ubicados de acuerdo a criterios estratégicos teniendo también en cuenta las diferencias entre los países participantes con respecto a la situación de su industria de armamento. En consecuencia, las primeras bases navales se establecerán en Polonia, Bulgaria y Portugal, y las bases de tierra se establecerán en Rumania, España y los países bálticos.

la aportación inicial de cada Estado participante será el 0,30% de su PIB. Esta contribución podría incluirse en los gastos militares de los miembros de la OTAN.

Compatibilidad total con la OTAN

El Ejército Común Europeo tendrá la condición especial de una “fuerza de reserva” dentro de la OTAN. Sólo se convertiría en parte de fuerzas de la OTAN bajo la autoridad directa del Alto Mando aliado en el caso de recurrir al artículo 5 (amenaza a la seguridad de uno o varios Estados miembros de la OTAN). En cualquier otra circunstancia, servirá sólo los ciudadanos y los gobiernos de los países involucrados en la Estructura Permanente de Cooperación (EPC).

Las medidas que se pondrian en marcha para garantizar una estrecha colaboración entre el Ejército Común Europeo y los ejércitos de la Estructura Permanente de Cooperación (EPC).Cuando sea necesario, el Ejército Común ofrecerá operaciones conjuntas con los ejércitos nacionales de los Estados participantes.

Un incentivo para reforzar la cooperación en el sector militar-industrial

Teniendo en cuenta tanto las inversiones realizadas en el sector militar-industrial durante los últimos setenta años por algunos Estados miembros y de la voluntad de los otros Estados miembros de aumentar sus inversiones futuras en este sector, los Estados participantes enlaEstructura Permanente de Cooperación (EPC) se comprometerán a fomentar las fusiones entrelas empresas del sector. Por ejemplo, los Estados miembros deberán dar prioridad a la compra de equipo del ejército común europeo de grupos que representan a empresas de distintos países participantes. En particular, los Estados miembros trabajarán para crear un gran conglomerado de la aviación militar en torno a los grupos de Airbus y Dassault que dará la bienvenida a la participación de otros Estados miembros (o de empresas de esos Estados). Del mismo modo, en el área de la construcción naval, se alentará a las empresas de fusionar sus ramas militares en tres o cuatro filiales comunes.

Un remedio para la desintegración de Europa

En Europa, muchas personas todavía no están dispuestos a reconocer el cambio estratégico de paradigma que la anexión de Crimea y la invasión y ocupación de Donbass por las fuerzas rusas y pro-rusas han creado. Dentro de la Unión Europea, la mayoría de los Estados todavía cree que es posible volver al statu quo con el régimen actual de Rusia. Algunos estados, como España, están exigiendo incluso abiertamente que nos olvidemos de las sanciones. Actualmente, sólo una minoría de Estados – un poco en la línea del frente – tiene una clara comprensión de la gravedad de las repercusiones de la situación en Ucrania serán no sólo para Ucrania, sino para la cohesión presente y el futuro de toda la Unión Europea. Añadir a que las tragedias en Siria, Irak y Libia, y las diferentes percepciones de estos eventos dentro de los países de la UE, y se hace evidente que es urgente encontrar formas de “forzar” a los Estados a pensar en la seguridad, no como un asunto exclusivamente de nacional preocupación, pero tanto como un examen nacional y europeo.

En este contexto, una de las muchas virtudes de la iniciativa que el Presidente de la Comisión Europea ha tomado es innegablemente proponer a la UE que por su propia seguridad, permita inmediatamente a la UE a asumir una mayor cohesión en estos tiempos turbulentos .

Escrito por Olivier Dupuis

Texto original :  http://www.leuropeen.eu/2015/03/19/a-common-european-army-instructions-for-use/

Traductor : Alejandro Barreiro 

© La información especialmente preparada para la página web InformNapalm. A la hora de reutilizar o republicar el material es obligatorio mencionar al autor y nuestro proyecto