la classe mèdica denuncia desabastiment comercial de medicines

La Junta de Gobierno de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y Baleares ha hecho público hoy un documento de posicionamiento sobre desabastecimiento de fármacos elaborado conjuntamente por la Sociedad Catalana de Farmacia Clínica y la Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental, con la adhesión de la Asociación de Estudiantes de Ciencias de la Salud, la Sociedad Catalana de Angiología Cirugía Vascular y Endovascular, la Sociedad Catalana de Bioética, la Sociedad Catalana de Digestología, la Sociedad Catalana de Endocrinología y Nutrición, la Sociedad Catalana de Farmacología, la Sociedad Catalana Medicina del Dolor, la Sociedad Catalana de Medicina Legal, la Sociedad Catalana de Neurología, la Sociedad Catalana de Pediatría, la Sociedad Catalana de Neumología, la Sociedad Catalana de Reumatología y la Sociedad Catalana de Sexología.

Según el documento, la página web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recoge un total de 170 especialidades farmacéuticas afectadas por problemas de suministro; "así pues, el desabastecimiento de fármacos se ha convertido en un problema de una magnitud considerable", que ha ido en aumento durante los últimos meses.

"Desde la Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental y la Sociedad Catalana de Farmacia Clínica consideramos necesarias las siguientes medidas: sensibilización de las Autoridades Sanitarias y Agencias Reguladoras en verso al problema del desabastecimiento de fármacos, así como su participación en el desarrollo de un plan de acción integral, efectivo y urgente; Investigación de las causas de los desabastecimientos e implementación de medidas para evitar problemas en la cadena de suministro de fármacos; revisión de la política de precios de determinadas especialidades farmacéuticas (medicamentos "antiguos" excesivamente baratos); agilización de la tramitación del Real Decreto de Trazabilidad, a fin de evitar la exportación paralela de aquellos medicamentos que son más caros en otros países; diseño de un proceso de distribución de medicamentos alternativos en caso de desabastecimiento, que no sobrecargue las ya actualmente congestionadas Unidades de Dispensación Ambulatoria de los servicios de farmacia hospitalaria, e Información compartida y actualizada entre todos los agentes involucrados", reza el documento.

También insta a facilitar a los profesionales sanitarios información actualizada sobre la disponibilidad de cada medicamento, que les permita establecer planes de actuación para paliar las consecuencias negativas de los desabastecimientos.

19-XII-14, diariomedico

Segundo día de encierro "de los muchos que vendrán", indican los enfermos de hepatitis y sus familiares encerrados en el hospital Doce de Octubre. Aseguran que "no vamos a salir" hasta que el Ministerio de Sanidad "nos entregue" los fármacos "que salvarán nuestra vida y que prometió darnos", insisten. Esa es su voluntad y su decisión, que justifican por la necesidad de sobrevivir y luchar por lo que consideran "una situación completamente injusta". En esta línea, ayer recibieron el apoyo de sus hepatólogos, a través de la Asociación Española para el estudio del Hígado (AEEH), que en un comunicado denunciaba su rechazo ante las condiciones de uso de los nuevos fármacos para la hepatitis C impulsadas por el Ministerio de Sanidad y recomienda no tenerlas en cuenta ya que son "obsoletas", limitan las posibilidades de tratamiento de muchos pacientes e incluso pone en riesgo su salud.

Esta sociedad médica, que representa a la práctica totalidad de los hepatólogos españoles, critica por un lado los informes de posicionamiento terapéutico (IPT) publicados hace un mes por Sanidad para los dos nuevos fármacos aprobados en los últimos meses -Sovaldi (Gilead) y Olysio (Janssen)- al considerar que incluye "conclusiones obsoletas y extraordinariamente restrictivas, superadas por la evidencia científica actual", indican tajantemente.

Además, cuestionan la estrategia terapéutica que posteriormente ha publicado el ministerio que ahora dirige Alfonso Alonso para su uso en el Sistema Nacional de Salud (SNS), ya que también está al margen de la evidencia científica y genera "nuevos problemas" para poder tratar a sus pacientes.

Entre ellos, las dificultades para acceder a los nuevos tratamientos al introducir, por ejemplo, limitaciones en el acceso a regímenes no contempladas en el IPT del fármaco. Además, pone muchas barreras al uso de fármacos orales en pacientes con fibrosis avanzada a menos que ya hayan desarrollado una cirrosis hepática, "recomendación que no se sostiene ni desde el punto de vista de la eficacia y efectividad, la seguridad y ni siquiera los costes de los tratamientos alternativos" y pone en riesgo la salud de los pacientes con hepatitis C al recomendar para algunas situaciones tratamientos con una elevada incidencia de efectos adversos graves, sin ninguna base científica.

Ante esto, los hepatólogos piden no seguir las recomendaciones de Sanidad.

20-XII-14, C. López, lavanguardia