la insurrecció civil s’estén per Ucraïna, el més gran Estat d’Europa

ndr: l'Ajuntament i la Casa dels Sindicats de Kyiv (Kiev, la capital d'Ucraïna),
duen ocupades pels rebels opositors des de fa quasi dos mesos,
des d'on autogestionen la revolta, civil i prou pacífica
(els, pocs, morts, de moment només són seus...).

  Desenes de manifestants es van fer ahir a la nit amb el control de la seu del Ministeri de Justícia, de quatre plantes, al centre de Kíev. Els manifestants, que asseguren que avui deixaran entrar els funcionaris perquè recullin les seves pertinences, no van trobar oposició i van aixecar barricades als voltants de l'edifici.

27-I-14, lavanguardia

"Si el poder amenaça el poble, des d'aquí podrem reaccionar bé. L'edifici té vuit plantes i totes són nostres", diu un jove somrient, encaputxat i amb un bat de beisbol a les mans. Es diu Aleksandr Moiseenko i ara és el portaveu al Ministeri d'Agricultura d'Ucraïna, el penúltim edifici ocupat pels manifestants a Kíev. L'últim, ahir a la nit, va ser el Ministeri de Justícia (vegeu requadre). "Benvinguts a la casa de la revolució".

Moiseenko, que malgrat les circumstàncies es mostra educat i amable, explica que no són uns bàrbars. "Després d'ocupar l'edifici vam permetre que vingués el secretari del ministre a recollir les seves pertinences", assegura.

Condueix el visitant fins a la cinquena planta, als passadissos de la qual, de forma esporàdica, n'hi ha que descansen pels racons. I assenyala les portes dels despatxos. "Estan tancades, amb precinte i amb el segell del ministeri, perquè a dins hi ha documents de valor. Nosaltres ens en fem responsables. També som Estat".

Divendres passat, els activistes del moviment social Spilna Sprava (Causa Comuna) van prendre l'edifici, a només cent metres de la Maidan. "Una de les coses que vam voler demostrar és la debilitat del Govern i com de malament protegeix les coses de tots. Tots els policies es troben al carrer Grui- xevski (escenari dels enfrontaments d'aquesta setmana), i aquí només hi havia tres guàrdies desarmats. Va ser molt fàcil, sense violència", explica Moiseenko.

"A Ucraïna ha començat l'ofensiva que havíem esperat durant molt de temps. Nosaltres pensàvem que aquesta ofensiva l'havia d'anunciar la nostra oposició parlamentària. Però com que no està preparada, nosaltres hem començat a ocupar edificis de l'Estat central", ha dit el coordinador de Spilna Sprava, Aleksandr Daniliuk, referint-se al triumvirat que oficialment lidera la protesta, Vitali Klitxkó (UDAR), Arseni Iatseniuk (Batkivs- xina) i Oleg Tiagnibok (Svoboda).

Moltes de les organitzacions que han format els grups d'autodefensa de la plaça de la Independència de Kíev, o Maidan, són nacionalistes, i n'hi ha alguns que tenen elements d'extrema dreta. No és el cas de Spilna Sprava, un moviment social patriòtic que va sorgir durant altres protestes que no van tenir ressò en la premsa occidental, el 2011, quan a la Maidan la societat ucraïnesa rebutjava el nou codi fiscal de Víktor Ianukóvitx.

Moiseenko també vol deixar clar que no és una qüestió d'idioma o divisió est-oest. "Jo sóc parlant rus i tots em coneixen i em respecten. Aquesta revolució no és per això. És perquè hi ha patriotes que estimem el nostre país i n'hi ha d'altres que els és igual".

A la primera planta del ministeri trobem els més veterans de l'organització. Un excomandant de l'exèrcit, Oleg, russoparlant, i el seu company, Serguiy, que parla ucraïnès. "Vam entrar a l'edifici també per escalfar-nos i descansar. No podem afrontar la lluita estant sempre al carrer amb aquestes temperatures de 15 sota zero", diu l'exmilitar.

"Tenim més de 500 combatents, però aquest edifici té capacitat per a 4.000 persones. Estem convençuts que acabarem guanyant, perquè el poble ucraïnès ja ha patit massa. Amb la Primera Guerra Mundial, la guerra civil, l'holocaust ucraïnès dels anys 1930 i la Segona Guerra hem perdut la meitat de la nostra població. I avui la gent no dóna suport al poder, només li tenen por", acaba Moiseenko, deixant de banda el bat i oferint la seva mà.

27-I-14, G. Aragonés, lavanguardia

Las protestas contra el gobierno del presidente Víktor Yanukóvich, que comenzaron hace dos meses en la plaza central de Kíev, se han extendido por toda Ucrania. Este domingo las informaciones que llegaban a la capital ucraniana hablaban de nuevas manifestaciones en la mayoría de las regiones. Los activistas han bloqueado u ocupado los edificios del gobernador regional en 14 de las 25 provincias ucranianas. En los feudos del gobierno, por el contrario, se han organizado mítines de apoyo al presidente.

En Ucrania los gobernadores son nombrados directamente por el presidente del país. Por ese motivo miles de “indignados” ucranianos se han concentrado frente a la sede oficial de estos funcionarios.

Los enfrentamientos más violentos se han registrado este domingo en Zaporoyie (en el este del país) y Dniepropetrovsk (centro-este). Los sucesos en estas ciudades indican que la protesta se está acercando hacia el este, donde se encuentran los bastiones de votos y apoyos del Gobierno y del Partido de las Regiones de Yanukóvich.

Según la agencia Interfax, los manifestantes han intentado ocupar el edificio del gobernador en Zaporoyie, pero la policía logró dispersarlos. El gobernador de la provincia dijo que con el Partido de las Regiones ha vivido y está “dispuesto a morir”. Los activistas anti-gobierno serían, según las agencias locales, unos mil.

En Dniepropetrovsk, los manifestantes también han intentado ocupar el edificio. Al parecer la policía y “provocadores” defendieron la plaza, y tres agentes han resultado heridos, según UNIAN, la agencia estatal ucraniana. Los euromanifestantes han levantado barricadas con sacos de nieve al estilo de Kíev.

Donde sí han logrado ocupar el edificio ha sido en la ciudad de Sumi, al noreste del país. Los manifestantes han procedido luego a bloquear la entrada con sacos de nieve.

En Cherkasi, en el centro del país, los incidentes se saldaron con 40 detenidos.

Por el contrario, en Donetsk, la patria chica del presidente, se ha formado una manifestación de apoyo al poder. Según Ukraínskaya Pravda, junto al edificio de la administración del estado se han reunido defensores del poder y de la estabilidad. Por la mañana, los habitantes de la ciudad recibieron mensajes SMS informándoles que se esperaba en el mitin a quienes quisieran “alejar sus casas y sus hijos del fascismo”.

Durante la concentración junto al monumento al escritor Tarás Shevchenko, ha aparecido un grupo de jóvenes con palos que golpearon en la cabeza a uno de los participantes en el mitin, según la página web Nóvosti Donbassa (Noticias del Donbás). Según la policía, cuatro personas han sido detenidas. El edificio de la administración regional está protegido por efectivos de los Berkut (antidisturbios). En Donetsk, los activistas de la Euromaidán no se han manifestado este domingo.

En Odessa, al sur del país, junto al mar Negro, se organizaron mítines a favor y en contra, y no se registraron incidentes.

Y en Járkov se ha formado este domingo un “Consejo de coordinación de las organizaciones sociales”, con la intención de avanzar hacia la integración con Rusia y Bielorrusia, dice ITAR-TASS.

En Kíev el Ministerio del Interior ha informado este domingo que el número de detenidos asciende a 118. “Entre los detenidos, hay personas que ya han tenido problemas con la justicia, y algunos han sido juzgados por cometer delitos graves”, ha dicho el Ministerio en un comunicado.

Los manifestantes, a través del diputado opositor Serguéi Pashinski y desde el Cuartel de Resistencia Nacional, que está instalado en la Casa de los Sindicatos, uno de los primeros edificios ocupados, ya en diciembre, han exigido la liberación de esos 118 detenidos.

En una prueba de la osadía de los manifestantes, dos asambleas regionales ocupadas ya en días pasados, Termopil e Ivano-Frankivsk, declararon fuera de la ley al Partido de las Regiones y a los Comunistas, por votar en la Rada de Kíev a favor de las leyes antiprotestas el pasado 16 de enero. El Partido de las Regiones ha dicho, según Interfax, que lo que han hecho estas asambleas es una “decisión fascista”.

27-I-14, lavanguardia

Vitali Klitschko, uno de los líderes de la oposición ucraniana, no consiguió convencer hoy a los manifestantes que ocuparon el edificio del Ministerio de Justicia en Kiev de que lo desalojaran.

"Klitschko vino al Ministerio y pidió a los activistas que abandonaran el edificio. Sin embargo, los manifestantes no siguieron sus órdenes", informó Alexander Daniljuk, líder del movimiento Silpa Sprave (causa común), en facebook.

El "bloqueo pacífico" de edificios del gobierno es parte de la lucha contra el gobierno, añadió.

Los activistas del movimiento ocuparon el Ministerio de Agricultura y también brevemente el de Energía, localizados en el centro de la capital Kiev, pero Daniljuk aseguró que no realizan saqueos ni destruyen documentos.

El ex campeón mundial de boxeo Klitschko, líder del partido opositor Udar (Golpe) había pedido a los manifestantes que desalojaran el edificio. "Quieren quedarse, pero yo intentaré convencerlos de lo contrario". Se trata de hallar una solución política a la crisis en el país y evitar provocaciones.

La ministra de Justicia, Yelena Lukash, pidió también el desalojo. Aseguró que espera una solución pacífica, pero advirtió que si no se retiran, hablará de la situación con el Consejo de Seguridad Nacional. Entre otras cosas, apuntó, podría decretarse el estado de emergencia en la ex república soviética.

Tampoco el ministro de Exteriores, Leonid Koshara, descartó una escalada de la crisis, según dijo en una conversación telefónica con su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, según informó el gobierno germano.

Los opositores asaltaron el domingo por la tarde el Ministerio de Justicia situado en el centro de la capital. El fin de semana los manifestantes ocuparon la Casa de Ucrania - el mayor centro de exposiciones de la ciudad, que los antidisturbios ucranianos habían utilizado antes como lugar de descanso-, el ayuntamiento y la sede sindical, entre otros.

Las protestas, que comenzaron en noviembre tas la negativa del presidente Viktor Yanukovich a firmar una acuerdo de asociación con la Unión Europea por presión de Rusia, escalaron hace una semana al aprobarse una ley que restringía el derecho a la manifestación.

Desde entonces cuatro manifestantes han muerto y han aumentado las informaciones de desapariciones y secuestros de activistas y también de policías por parte de los manifestantes.

Sin embargo esta tarde está prevista una sesión especial del Parlamento para debatir sobre el cambio de esa restrictiva ley, con el fin de relajar la situación. También se podría tratar la oferta que hizo Yanukovich a al oposición de asumir puestos en el gobierno, algo que ésta rechazó hasta ahora.

Las protestas también se han extendido geográficamente a lugares fuera de la capital. Según sus datos, la oposición controla edificios administrativos en 10 de las 25 regiones ucranianas, sobre todo en el oeste de habla ucraniana, donde la oposición al gobierno es más fuerte.

En las ciudades industriales de Dnepropetrovsk y Saporoshje los opositores intentaron también ocupar edificios públicos.

27-I-14, laprensagrafica.com

Las protestas antigubernamentales en Ucrania amplían su geografía por todo el país, desde Kiev, con la toma de otro edificio oficial, al Este ruso parlante, granero de votos del presidente, Víktor Yanukóvich.

El último edificio de la capital en caer en manos de la oposición ha sido la Casa Ucraniana, antiguo Museo Lenin, que fue asaltado durante la madrugada por una multitud enardecida, que lo ha convertido en nuevo bastión de la resistencia.
Miles de manifestantes asediaron durante horas a los doscientos agentes del Ministerio del Interior refugiados en el inmueble y únicamente los dejaron salir cuando hizo acto de aparición el carismático boxeador y dirigente opositor, Vitali Klitschkó.
Ahora, al igual que ocurriera con el Ayuntamiento y la Casa de los Sindicatos, el centro de exposiciones ha sido sellado con barricadas de nieve y en su interior se han abierto ya una cocina, un comedor y un dormitorio.
Los periodistas son los únicos que reciben autorización para adentrarse en sus dependencias, que se encuentran en buen estado, ya que los manifestantes se han comprometido a garantizar la seguridad de sus archivos.
"¿Extremistas? Soy licenciado universitario. Tengo más preparación intelectual que muchos ministros. Los bandidos son ellos", aseguró a Efe otro ciudadano de unos cuarenta años a la puerta del edificio.
La resistencia popular a Yanukóvich es una máquina engrasada de desobediencia civil que tanto es capaz de organizar la construcción de una barricada en apenas unos minutos como la captura de unos provocadores o la toma de un edificio.
Como ejemplo, decenas de personas se dedicaron durante horas hasta la caída de la noche a romper la gruesa costra de hielo que cubría al adoquinado de la plaza de Europa con el fin de llenar los sacos de nieve para las barricadas.
Los manifestantes hicieron hoy una pausa en su lucha para celebrar las pompas fúnebres del manifestante bielorruso, Mijaíl Zhisnevski, que murió al recibir un disparo en el pecho en los primeros días de desórdenes en Kiev.
Envalentonado por el avance del movimiento de protesta, el Cuartel de Resistencia Nacional (CRN) lanzó hoy un ultimátum a Yanukóvich para que libere en las próximas horas a los 118 manifestantes detenidos.
"Yanukóvich y sus asesores no entienden el ánimo que ha cundido entre la sociedad", aseguró Serguéi Pashinski, subjefe del CRN y diputado opositor.
Mientras, ha ocurrido lo que más temían las autoridades, que las protestas no se limitaran a la capital y el oeste del país, tradicionalmente europeísta, sino que se propagaran por toda la geografía, en particular el este controlado por el oficialista Partido de las Regiones.
Miles de manifestantes participaron hoy en el asalto al edificio de la delegación del gobierno en la ciudad de Zaparozhie, cuna de Taras Bulba y de los cosacos, enfrentamientos en los que resultaron heridas varias personas.
Lo mismo ocurrió en Dniepropetrovsk, una de las principales ciudades del Este del país, y en la capital de la región Súmskaya, limítrofe con Rusia, donde los opositores tomaron la sede de la asamblea municipal y regional.
La patria chica de Yanukóvich, Donetsk, capital de la cuenca hullera ucraniana, también fue escenario de choques entre partidarios de ambos bandos, después de que manifestantes oficialistas intentaran proteger la sede de la delegación del Gobierno central.
Hasta los tártaros de la península de Crimea han convocado un mitin de protesta contra lo que llaman dictadura del Gobierno regional, cuya capital está en Simferópol.
Además, la región central de Vinnitsa fue escenario de choques entre manifestantes y antidisturbios, que se llevaron la peor parte, ya que diez de ellos tuvieron que ser hospitalizados.
Las asambleas de las regiones occidentales de Termopol e Ivano-Frankovsk llegaron a ilegalizar hoy la simbología del oficialista Partido de las Regiones de Yanukóvich y de sus aliados, los comunistas.
Mientras, los líderes opositores están a la espera de una segunda ronda de negociaciones con el presidente después de negarse la víspera a compartir el poder con Yanukóvich, si este no revoca las leyes "dictatoriales" y convoca elecciones presidenciales anticipadas.
La oposición se mostró dispuesta a asumir las responsabilidades de gobierno, pero sólo después de regresar a la Constitución de 2004, que limitaba notablemente las facultades del presidente.
Yanukóvich, cuya oferta de Gobierno a la oposición ha sido interpretado por todos como una muestra de debilidad, ha prometido a Occidente que no declarará el estado de excepción, aunque los manifestantes se nieguen a abandonar las calles.

Al respecto, el ministro de Defensa, Pável Lébedev, descartó hoy la posibilidad de que el Ejército sea desplegado para reprimir las protestas populares

26-I-14, diariovasco.com