i més, i més...

Al menos 27 personas murieron ayer en unos enfrentamientos entre la policía y la población de la localidad de Lukqun, en la región autónoma uigur de Xinjiang. El estallido de violencia se produjo como consecuencia de los ataques de varios grupos armados con cuchillos contra comisarías de policía, oficinas del Gobierno y una obra en construcción, según la agencia Xinhua. Al menos 17 personas –9 policías y 8 civiles– murieron en estos asaltos y otras tres resultaron heridas, “antes de que las fuerzas del orden abrieran fuego y mataran a 10 asaltantes”, según la prensa oficial. 27-VI-13, I. Ambrós, lavanguardia