admesa a tràmit la querella

Avui la Secció X de l'Audiència Provincial de Barcelona
ha admès a tràmit la querella presentada per Alfons i
Anna, dues víctimes dels bombardeigs de la Barceloneta de
l'any 1937, amb el suport de l'associació Altraitalia, que
aplega persones italianes residents a Barcelona.

Es tracta d'una decisió històrica ja que:
a)       per primera vegada un tribunal admet que es pugui
aplicar la legislació internacional sobre crims de guerra
i de lesa humanitat  a la guerra d'Espanya del 36-39, pels
efectes destructius en persones i béns públics i privats
de caràcter civil, per l'acció dels bombardeig de
l'aviació italiana que participava en suport dels
franquistes, contra els principis del dret de la guerra de
dret internacional, vulnerant  les normes i directius del
comitè de no intervenció de la Societat de nacions..
 b)      Permet subratllar també legalment el caràcter
internacional d'aquella guerra.
c)       Esquinça el vel de l'oblit forçós que la
llei d'amnistia i les lleis de memòria històrica
havien volgut estendre damunt dels crims del franquisme. Un
cop més demostra com molts del problemes de la societat
d'aquest país deriven de l'oblit de les conquistes de la
República i de la continuïtat amb el regim franquista.
d)      Obre la porta a una transició real que tanqui
definitivament, no amb l'oblit forçós sinó amb
reparacions i justícia, les ferides d'aquella guerra,
reconeixent drets i dignitat a les víctimes
            
Subratllem que ha estat per iniciativa de la societat civil
(uns advocats entregats, dues ancianes i valentes víctimes
dels bombardeigs de la Barceloneta, una associació
d'italians, un grapat d'entitats memorialistes) que hom
ha pogut obrir aquesta esquerda en el mur del silenci que 70
anys després continua empresonant les víctimes de la
barbàrie franquista. Compartim memòria per compartir
futur.


Manifestem especial satisfacció per l'oferiment
d'accions que la sala ha adreçat a les institucions i
ciutadania catalanes:, ajuntament de Barcelona i Generalitat
per tal que compareguin com a part perjudicada, pels efectes
dels bombardeigs en béns, edificis o infraestructures
públiques  o béns privats. Esperem que les institucions
assumeixin també el seu paper pels danys col.lectius i
de suport a  les persones afectades.
Una de les coses que ens va sorprendre força va ser
justament la passivitat de les institucions davant de la
nostra iniciativa. En Itàlia, els ajuntaments han estat
sovint els propulsors de les demandes penals i civils pels
crims de les tropes d'ocupació nazis del 1943 al 45 o al
costat de les víctimes. El camí que ha obert aquest
coratjós dictamen serà llarg i dificultós i és
necessària una implicació concreta i continuada de totes
les administracions públiques catalanes, que hauran
d'assumir plenament la responsabilitat de defensar el dret
de la seva ciutadania a rescabalament i justícia i a fer
pressió sobre el Parlament perquè presentin una
iniciativa política de cara al Govern italià.

Contactes: 629759107 / 670454269

23-I-13, altraitaliabcn.org

 

La Memòria històrica italiana a Espanya

Vista aèria de Barcelona, 17 de març de 1938

Procedent de l’ Archivio Militare dell'Aeronautica Italiana, Roma. 

 

Associació Altraitalia - Barcelona

http://www.altramemoria.org

http://www.altraitaliabcn.org

FB AltraMemoria

 

CONTACTES:

Guido Ramellini (+34) 629759107  -   memoria@altraitaliabcn.org

Segreteria  (+34) 670.454.269  -   memoria@altraitaliabcn.org

SENTÈNCIA – COMUNICAT PER A LA PREMSA

 

La resolució pronunciada avui per la sala X de l’Audiència Provincial de Barcelona té una trascendència històrica.

Per primera vegada una resolució judicial trenca el mur de silenci i impunitat que ha cobert esdeveniments d’extraordinària gravetat del nostre passat recent. Per primera vegada un tribunal de l’estat sorgit de la transició postfranquista  accepta examinar alguns dels crims de lesa humanitat perpetrats pel bàndol feixista durant la guerra d’Espanya.

Amb aquest dictamen s’obre una investigació destinada a identificar i processar els responsables dels bombardeigs de saturació que entre 1937 i 1938 van copejar brutalment la ciutat de Barcelona.

Cal destacar, per paradoxal, que els promotors d’aquesta acció de denúncia d’un dels episodis més dramàtics de la violència feixista en territori espanyol, són una associació d’italians, l’ Altraitalia – Barcelona, que com a acusació particular ha acompanyat i donat suport a dues de les víctimes supervivents dels bombardeigs de la Barceloneta.

Des de l’any 2009 la commissió Memòria d’aquesta associació antifeixista apartidista ha defensat tossudament el projecte, malgrat les reaccions d’incomprensió i fins i tot sarcasme per part de molts interlocutors, aconseguint recopilar tot el material històric necessari per la presentació de la querella pels bombardeigs realitzats per l’aviació i l’armada feixistes entre 1937 i 1939 contra la població civil inerme, amb 6500 víctimes. La indiferència i l’ostracisme que aquesta iniciativa ha trobat en les institucions catalanes i italianes ha quedat subratllada en la mateixa resolució de l’Audiència Provincial que censura implicitament la negligència de Generalitat i Ajuntaments de les poblacions afectades que mai han promogut ni tampoc recolzat iniciatives a nivell jurídic per tancar aquesta ferida humana i tornar dignitat històrica a les víctimes.

El suport militar de Mussolini va ser un factor decisiu en el triomf del cop d’estat militar de Franco contra un govern democràtic i legal. Legalitat que els bombardeigs italians van violar sistemàticament: Itàlia mai va declarar guerra a la República Espanyola, els avions i els vaixells agressors ho feien com a “pirates”, ja que amagaven les seves identificacions i actuaven sovint durant la nit. A més els bombardeigs de saturació, per primera vegada assajats contra una gran ciutat europea,  trencaven els acords internacionals que el mateix estat italià s’havia compromès a fer respectar.
L’obertura dels arxius del ministeri italià de defensa va permetre demostrar que aquells bombardeigs perseguien l’objectiu d’atacar i terroritzar la població civil de la capital catalana a fi i efecte de provocar la desmoralització de la rereguarda republicana.

Membres de l’associació Altraitalia també van dur a terme una investigació (publicada a la revista Sapiens num. 114 del 2012) que va demostrar que l’estat italià democràtic va continuar rebent del règim franquista, fins a finals dels anys 50, el pagament del suport militar rebut de la Itàlia feixista.  Amb l’intenció de promoure el debat al voltant de les implicacions del feixisme italià amb el cop d’estat de Franco, la guerra civil i la successiva dictadura, l’associació va organitzar, a més, unes jornades internacionals d’estudi amb el títol “Catalunya-Itàlia: memòries creuades, experiències comuns Feixisme i antifeixisme des de la Guerra Civil fins a la Transició (1936 -1977)”,  que es van realitzar, amb el suport del Memorial Democràtic, els dies 25 i 26 de novembre de 2011.

L’estat italià mai ha admès cap responsabilitat institucional per aquelles actuacions bèl·liques, ans al contrari ha permès la instal·lació de monuments i làpides en honor dels “herois de la Guerra d’Espanya” que des dels avions de l’exèrcit italià van assassinar dones i nens en suport de la sublevació franquista. En diverses ciutats italianes com Arezzo o Trieste es mantenen i fins i tot s’inauguren espais d’homenatge a membres de les tropes feixistes caiguts a la guerra d’Espanya.
Guerra que representa una pàgina esborrada de la memòria històrica i civil italiana.

Per construir una nova Europa dels pobles a partir de valors compartits cal restablir la veritat històrica. Així ho han entès els fills i néts de les víctimes de massacres nazis perpetrades en els any 1944 i 1945 en diverses poblacions de la Itàlia central que, amb el suport de les administracions municipals, provincials i regionals van portar a judici, 60 anys després, els responsables d’aquells crims obtenint condemnes i reconeixement de reparacions.

Les víctimes dels bombardeigs del barri de la Barceloneta, que Altraitalia va contactar i acompanyar, mitjançant els advocats Newton Bozzi (membre de l’associació) i Jaume Asens (membre de la Comissió de defensa dels Drets Humans del Col·legi d’Advocats de Barcelona) i amb el suport d’en Josep Cruanyes (president de la Comissió per la Dignitat) van presentar, el 2 de juny de 2011, una primera denuncia a l’Audiencia Nacional, que va ser rebutjada pel tribunal, que es va declarar no competent territorialment. Un any més tard, l’1 de juny de 2012, la querella va ser presentada als Tribunals de Barcelona.

Avui, finalment, la sala X de l’Audiència Provincial de Barcelona ha admès a tràmit la querella.

Esperem que aquesta primera esquerda que s’ha obert en el mur de silenci i impunitat que ha envoltat fins ara els crims d’una de les més llargues dictadures europees pugui facilitar l’aparició de més iniciatives de denúncia per part de la societat civil de totes les poblacions que van ser víctimes dels bombardeigs i dels actes de violència indiscriminada durant la guerra del 36-39.

De fet són nombrosos els familiars de víctimes de bombardeigs que ens han contactat al llarg d’aquest recorregut. Per limitacions de temps i de recursos no hem pogut, com a Altraitalia, donar resposta a totes elles i confiem que a partir d’ara les seves legítimes aspiracions a exigir i rebre justicia siguin emparades per les institucions i administracions públiques.

Com a italians i catalans de Barcelona estem orgullosos d’aquesta iniciativa i esperem que la societat civil  antiautoritària i antifeixista catalana i espanyola en el seu conjunt –amb el suport inexcusable d’institucions i administracions públiques- accepti i doni continuïtat a aquesta nostra aportació a l’establiment d’una justícia universal que, a més de perseguir arreu i sempre els crims contra la humanitat, permeti enllaçar els valors que van inspirar les lluites per la llibertat, la justicia social i la dignitat d’ahir amb les d’avui.

 

 

Testimonis – Víctimes dels bombardejos

1) Alfons Cánovas Lapuente

El 19 de Enero de 1938 alrededor de las 12, mi padre, que trabajaba como estibador para los Almacenes Generales del Comercio en el puerto de Barcelona,  salió  de su lugar de trabajo que se encontraba cerca de donde hoy está el  Museo de Historia de Cataluña – Palau del Mar,  es decir en la zona del puerto entre Plaza de Pau Vila y Paseo Joan de Borbón, y  se fue, como hacía siempre, a cuidar de su huerto ubicado en un pequeño espacio de tierra en frente de los mismos depósitos, entre las vías del ferrocarril. Mientras trabajaba, unos aviones de la Aviación Italiana bombardearon los almacenes, las cercanías y le mataron. Este día yo me encontraba en el frente de Aragón combatiendo. Supe de lo ocurrido algunos días más tarde, cuando recibí una carta de mi tío. Cuando volví a Barcelona, mi hermana, que fue testigo presencial de los bombardeos, me repitió la misma narración del hecho delictivo.

2) Anna Raya    

El día 1 de Octubre del 1937, tenía la edad de ochos años; me encontraba en el colegio de la calle Baluard del barrio de la Barceloneta en Barcelona. Una bomba lanzada por los aviones de la Aviación Italiana cayó directamente sobre el colegio. Hubo una nube, caían piedras, los niños corrían por todos lados y los aviones nos ametrallaron. Yo fui herida a la cabeza por un trozo de metal. Un soldado me llevó a un dispensario, ya que en la Barceloneta no había hospital y el más cercano estaba colapsado por la cantidad de muertos y heridos que provocaron los bombardeos. En el dispensario, un doctor me puso unas grapas para suturar la herida en la cabeza.

 

 

El deute de guerra d’en Franco envers Itàlia

d’Andrea Tappi

La vicenda legata al debito di guerra contratto da Franco nei confronti di Mussolini per l’appoggio fascista durante la guerra civile spagnola non costituisce una novità almeno per gli storici. Meno chiara è l’evoluzione delle effettive forme di pagamento, benché sia dimostrabile che la repubblica italiana post fascista nata il 2 giugno 1946 ereditò il credito di Mussolini verso il caudillo e continuò a pretendere il pagamento del debito. Una bibliografia discretamente consistente in merito al risarcimento preteso in ordine al dispiego di mezzi che l’Italia del duce garantì alla cruzada convergsulla Convenzione stipulata l’8 maggio 1940 tra l’allora ministro degli Esteri spagnolo, Beigbeder, e l’ambasciatore italiano a Madrid, Gambara. Preceduto da una lunga e sofferta serie di negoziati, l’accordo fu trovato sulla cifra di 5 miliardi di lire da risarcire in 50 rate semestrali dal 31 dicembre 1942 al 30 giugno 1967 tramite il deposito presso la Banca d’Italia di 5.000 buoni del Tesoro spagnolo. D’altra parte, la questione del debito di guerra, prima verso Mussolini e poi verso i governi dopo l’8 settembre ’43 e quelli repubblicani, va inclusa nelle dinamiche politiche ed economiche tra i due paesi in un periodo cruciale della storia europea. Allo stato delle ricerche, è possibile affermare che almeno fino a tutto il 1946 la questione dei debiti spagnoli verso l’Italia è tutt’altro che chiusa. A guerra mondiale in corso, l’azione del nuovo ambasciatore a Madrid, Gallarati Scotti, si caratterizza tra l’altro proprio per la definizione di questo punto, con il beneplacito delle tre potenze vincitrici della guerra (URSS, Stati Uniti e Gran Bretagna). Così, il 10 gennaio 1946 viene effettivamente firmato da De Gasperi e dall’ambasciatore di Spagna a Roma, José Antonio de Sangroniz, un nuovo Protocollo commerciale. Dal testo si evince che le semestralità dalla 3a del 31 dicembre 1943 all’8a del 30 giugno 1946 dell’ammortamento del debito spagnolo di guerra venivano ora assorbite dal clearing tra i due paesi, mentre quelle dalla 9a del 31 dicembre 1946 alla 25a del 31 dicembre 1954 sarebbero state corrisposte in anticipo sulla loro scadenza, a coprire lo squilibrio della bilancia commerciale a favore dell’Italia. In questo modo, il debito di guerra veniva integrato e assorbito in un normale accordo commerciale tra i due paesi, per un totale di 150 milioni di pesetas, pari a 1.370.000.000 di lire (un terzo dei famosi 5 miliardi). Nel corso di quell’anno una prima tranche di 26 milioni di pesetas vennero effettivamente accreditati su un conto a favore dell’Italia previsto dall’accordo (come pure altri 5 milioni di lire in concetto di interessi alla data del 28 giugno 1946). Per tutto il 1946 il governo della neonata Repubblica Italiana continuò a pretendere i 123 milioni restanti a saldo dell’importo delle rate anticipate del debito di guerra spagnolo, come pattuito con il governo di Franco pochi mesi prima.

 

 

Cronologia de les activitats realitzades per denunciar les responsabilitats de l’aviació italiana pels bombardeigs de la guerra civil promogudes, pel coordinament a Barcelona de l’Unione i després pel grup Memòria històrica de l’associació Altraitalia – Barcelona

OCTUBRE 2007: la versió italiana de l’exposició Quan plovien bombes inicia el seu viatge del congrés d’històrics hispanistes de Novi Ligure. Al llarg del 2008 la exposició es belluga per diverses ciutats: Milà, Torí, Arezzo, Trieste, Sesto San Giovanni, Como, Bolonya, Udine, etc.

TARDOR 2007: el Coordinament de La Unió de Barcelona (centre-esquerra italià) avalua la necessitat d’acompanyar l’exposició amb una iniciativa parlamentaria i convida els debutats i senadors de les llistes de centre-esquerra, elegits a la circumscripció Estranger (i a algunes conegudes personalitats) la sol·licitud de presentació d’una interpel·lació parlamentaria, amb l’objectiu de reconèixer les responsabilitats del Estat italià i a oferir reparació a les víctimes i als seus familiars.

Novembre 2007: el diputat Arnold Cassola presenta una interrogació al Ministeri dels Afers Estrangers, el diputat Massimo D’Alema. La caiguda del Govern Prodi (gener de 2008) deixarà sense resposta la iniciativa.

MARÇ 2008: pel 70º aniversari del bombardeig per saturació sobre Barcelona, es preveu la inauguració oficial de la exposició a Roma, amb la projecció en preestrena (i en contemporània amb Barcelona) del film Mirant al cel. La iniciativa fracassa.

25 ABRIL 2009: la fundació de l’Associació Altraitalia i la constitució d’un Grup de la Memòria ens estimula a reactivar la iniciativa del reconeixement de les responsabilitats italianes, enfrontant-lo segon una òptica jurídica i cultural (un congrés, presentacions de llibres, un espectacle teatral, un projecte amb els estudiants de l’escola italiana).

13 FEBRER 1937-2011: commemoració dels primers bombardejos sobre Barcelona duts a terme pel vaixell de guerra italià “Eugenio di Savoia”, Plaça de San Felip Neri

2 JUNY 2011: L'Associació Altraitalia presenta una primera querella a l'Audiència Nacional de Madrid pels crims de lesa humanitat i crims de guerra comesos durant la guerra civil per l'aviació italiana.

JUNY 2011: Audiència Nacional arxiva la querella al·legant que "no té competència territorial". Es presenta un recurs que és rebutjat el 5 de setembre de 2012.

25-26 NOVEMBRE 2011: Realització del congrés "Catalunya-Itàlia. Memòries Creuades, Experiències comuns. Feixisme la antifeixisme des Fins de la Guerra Civil a la Transició (1936-1977) ", en col·laboració amb el Memorial Democràtic - Generalitat de Catalunya. Barcelona, Museu d'Història de Catalunya. Els actes del congrés es troben actualment en premsa.

1 JUNY 2012: Es presenta novament la querella al Tribunal de Barcelona.

13 JUNY 2012: El Jutjat d'Instrucció del Tribunal de Barcelona arxiva provisionalment la querella  per un defecte de forma, ja que no s'especifiquen amb la precisió necessària als autors dels crims. Hi ha una apel·lació.

24 OCTUBRE 2012: Conferència al Col·legi d'Advocats de Barcelona titulada "Justícia Transicional i bombardeigs", organitzada pel Memorial Democràtic. Jaume Asens, Bozzi Newton i Guido Ramellini expliquen el recorregut de la querella i les seves argumentacions.

12 DESEMBRE 2012: Defensa de la sol·licitud d'apel·lació davant del Tribunal de Barcelona. L'apel·lació és acceptada.

23 GENER 2013: Sentència

La Associació Altraitalia adjunta a la present nota:

1)      Text de la querella contra els responsables dels bombardeigs de l’aviació italiana. (2 de juny de 2011)

2)      Text de l’apel·lació a l’arxivació provisional de la querella, comunicada pel Juzgado Instructorio del Tribunal de Barcelona (29 juny de 2012) 

 

Document 1

AL JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN QUE POR TURNO CORRESPONDA

D. JAVIER FERNÁNDEZ ESTRADA, Procurador 561 de los Tribunales de Madrid y de la “ASSOCIACIÓ ALTRAITALIA. Movimento per la Sinistra Barcelona” según acredito mediante poder adjunto, ante  esa Audiencia comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO:

Que por medio del presente escrito vengo, en la representación que ostento, a interponer QUERELLA CRIMINAL, de conformidad con lo establecido en el artículo 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el ejercicio de la ACUSACIÓN POPULAR, al amparo de lo establecido en el artículo 125 de la Constitución Española, y en los artículos 101 y 277 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, por la comisión de un presunto  delito lesa humanidad (607 bis del Código Penal)  y de crímenes de guerra (608. 3 del Código Penal) 611.1, así como cualquier otro delito que aparezca en el transcurso de la investigación de los hechos que se denuncian, contra y quienes resulten responsables a lo largo de la investigación.

I – TRIBUNAL ANTE EL QUE SE PRESENTA

Es competente para conocer de estos hechos la Audiencia Nacional en función de lo previsto en el artículo 65 de la L.O.P.J. en relación con el artículo 23 de igual cuerpo legal.

II – NOMBRE Y DOMICILIO DEL QUERELLANTE

ASSOCIACIÓ ALTRAITALIA. Movimento per la Sinistra Barcelona, con domiciliada en Barcelona, calle Consell de Cent número 160. Inscrita en el registro de Asociaciones de la Generalitat de Catalunya, con el número 40.400.

III – NOMBRE DE LOS QUERELLADOS

Esta querella se dirige en contra de Paolo Moci, Alberto Lauchard, Mayor Buonamico, Coronel Cassiani, Capitán Aldo Quarantotti, Capitán  Gioia, Coronel Rossagnigo, Teniente coronel Gennaro Giordano, Mayor La Manna, Teniente coronel Ricardo Emo Seidl, Capitán Di Tullio, Capitán Quattrociocchi, Capitán Paolo Zannini, Teniente coronel Gostoli, Teniente coronel Corti, Capitán Di Prato, Capitán Guglielmo Di Luise, Capitán Orlandini, Mayor Montanari, Capitán Ruspoli, Capitán Zucconi y aquellas otras personas que, encuadradas en l’Aviazione Legionara del ejército italiano y bajo el mando del General Velardi, fueron responsables de los bombardeos de Barcelona en el período 1936-1939 y a cuyos efectos se designa como único domicilio conocido por esta parte y en este momento el de su lugar de trabajo, correspondiendo el mismo al Ministerio de Defensa Italiano y en su defecto, al Gobierno italiano.

IV. RELACIÓN CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS

PRIMERO: Del 13 de febrero de 1937 al 29 de enero de 1939 Cataluña y la ciudad de Barcelona fueron bombardeas intensamente mediante ataques aéreos contra la población civil. Acción que se desarrolló en el marco de una intervención militar extranjera ilegal sin que mediara ningún declaración de guerra por parte los dos Estados que los protagonizaban. El resultado de estas acciones contra la población civil fue de un mínimo 4.736 muertes, y un número no calculado de heridos con secuelas permanentes, repartidos por un mínimo de 143 poblaciones afectadas. En este sentido, sólo en la ciudad de Barcelona fueron lanzados más de un millón de kilos de bombas quedando afectados 1.808 edificios. 

SEGUNDO: La mayoría de ataques aéreos sobre Cataluña fueron perpetrados por fuerzas italianas. El establecimiento de fuerzas italianas en la isla de Mallorca, ya desde agosto – septiembre de 1936, permitió la formación del cuerpo de l’Aviazione Legionara en la isla desde la que se producían la mayoría de ataques sobre territorio catalán. Este cuerpo, que se formalizó como tal el 28 de septiembre de 1936, encuadraba a 6.000 combatientes que utilizaron 759 aviones del ejército italiano.  Así lo corroboran las víctimas y familiares de ellas. El Sr Alfons Cánovas Lapuente, en relación al asesinato de su padre a causa de los bombardeos en la zona del puerto del barrio de la Barceloneta, manifiesta que  “el 19 de enero de 1938… se fue, como hacía siempre, a cuidar de su huerto ubicado en un pequeño espacio de tierra en frente de los mismos depósitos, entre las vías del ferrocarril. Mientras trabajaba, unos aviones de la Aviación Italiana bombardearon los almacenes, las cercanías y le mataron...” (acta de manifestación aportado con la querella).

El hecho que el Estado italiano no hubiese declarado la guerra a la República española conllevó la utilización de nombres en clave de los aviadores y los mandos de las mismos y la ocultación de las matriculas de los aparatos. Pero a pesar de ello este cuerpo era autónomo de las fuerzas sublevadas contra la República, bajo el mando del General Franco, y se encontraba encuadrado en la línea de mando del ejercito italiano bajo el mando del General Velardi.  

TERCERO: Durante el desarrollo de los bombardeos la mayoría del territorio catalán que sufrió los mismos no fue jamás zona de frente de guerra. Y si los mismos incluían varios objetivos, entre los que se contaban destruir el tejido industrial o vías de comunicación estratégica, uno de sus objetivos básicos era provocar terror entre la población civil. Tal como se recoge en el Telegrama número 3088 (Ministeri Affari Esteri, Sp. Fdg.B.11) del 14 de diciembre de 1937 dirigido des del Ministerio de Exteriores italiano al General Berti, comandante de les tropas italianas que actuaban en España: “L’Aviazione Baleari sarà rinforzata e avrà compito di terrorizzare la retrovie rosse e specie i centri urbani” (La Aviación Baleares será reforzada y tendrá el deber de aterrorizar la retaguardia roja y especialmente los centros urbanos).  También en este caso las víctimas supervivientes ratifican este extremo. Anna Raya relata, así, como “El día 1 de octubre del 1937, tenía la edad de ochos años; me encontraba en el colegio de la calle Baluard del barrio de la Barceloneta en Barcelona. Una bomba lanzada por los aviones de la Aviación Italiana cayó directamente sobre el colegio... y los aviones nos ametrallaron. Yo fui herida a la cabeza por un trozo de metal. Un soldado me llevó a un dispensario (...) y el más cercano estaba colapsado por la cantidad de muertos y heridos que provocaron los bombardeos” (acta de manifestaciones aportado con la querella).

CUARTO: En el proceso continuado de bombardeos sobre el territorio catalán se experimentó con un nuevo tipo de técnica de bombardeo: el de saturación. Una primera experiencia de la misma ya se vivió el domingo 30 de enero de 1938, cuando una primera oleada de la aviación italiana irrumpió en el centro de Barcelona a las 9:00 de la mañana afectando el casco histórico de la ciudad. Cuando esta primera oleada se retira y salen los vecinos y los servicios de emergencia a socorrer a los supervivientes, una segunda oleada actúa sobre estos buscando la creación del principio de incerteza y la rotura de los lazos de solidaridad entre la comunidad. Si este primer bombardeo, que produjo 153 muertos entre los cuales se contaban más de una cuarentena de niños que se encontraban en ese momento en la Plaza Sant Felip Neri, tuvo un enorme impacto sobre la población, fue en marzo de 1938 cuando la técnica del bombardeo por saturación se refinó en su aplicación. A lo largo de los días 16, 17 y 18 de marzo de 1938 Barcelona fue bombardeada sin cesar, lanzándose durante 41 horas 44 toneladas de bombas y produciéndose un mínimo de 670 muertos y 1.200 heridos. Este tipo de bombardeo sólo buscaba un objetivo: la población civil.  

QUINTO: El inicio de los bombardeos de marzo, y su responsabilidad, es debida al telegrama enviado desde Roma por el gobierno italiano al General Velardi el 16 de marzo con la orden siguiente: “Iniziare da stanotte azione violenta su Barcellona con martellamento diluito nel tempo” (Iniciar a partir de esta noche acción violenta sobre Barcelona con un martilleo diluido en el tiempo). La justificación de los mismos por parte del dictador italiano Benito Mussolini ante su ministro de exteriores entonces, el Conde Ciano, fue que con esta demostración gli italiani riescano a destare orrore per la loro agressività anziché compiciamento como mondalinisti. Ciò, a suo avviso, ci fa anche salire nella considerazione dei tedeschi che amano la guerra integrale e spietata. (Ciano, G, Diari 1937 – 1943, Biblioteca Universale Rizzoli, Milano, 1990, p. 115.). Orden y justificación que indican claramente que estos bombardeos nada tenían que ver con objetivos militares o económicos, sino con la construcción de una guerra integral y despiadada, en palabras de quien los ordenó, que afectó básicamente a la población civil. 

SEXTO: El carácter extraordinario de este tipo de bombardeos fue ya reconocido en ese momento internacionalmente, con protestas de Gran Bretaña y Francia y una declaración pública oficial del 21 de marzo el Secretario de Estado de los Estados Unidos donde se afirmaba que:

“En esta ocasión, cuando la pérdida de vidas entre la población no combatiente es quizá mayor de lo que jamás lo haya sido en la historia, creo que estoy hablando en nombre de todo el pueblo americano cuando expreso un sentimiento de horror por todo lo que ha sucedido en Barcelona, y cuando formulo la profunda esperanza de que en el futuro los centros de población civil no serán más objetivos de bombardeos militares desde el aire” (Foreign Relations of the U.S., 1938, I, pp. 165 – 166)”.  Protesta que, en otro sentido, es corroborada por el embajador de la Alemania Nazi en España en estos momentos:

 

“He sabido que los efectos de los ataques aéreos efectuados hace unos días sobre Barcelona por bombarderos italianos han sido literalmente terribles. Casi todos los barrios de la ciudad los han sufrido. No hay ningún indicio de que se haya querido alcanzar objetivos militares.” (Documents on German Foreign Policy, documento número 550, pp. 624 – 626). 

SÉPTIMO: Las acciones bélicas realizadas contra la población por parte de l’Aviazione Legionaria no fueron nunca objeto de investigación penal por parte de los tribunales italianos. Tampoco se extinguió esa posibilidad a partir del Tratado de Armisticio ni Del Tratado de Paz establecido, a partir de septiembre de 1943  entre el gobierno italiano y los aliados en el marco de la Segunda Guerra Mundial, ya que estos tratados sólo preveían la posibilidad de depurar las responsabilidades de los crimines de guerra realizados por el régimen fascista italiano en el marco de la Segunda Guerra Mundial y no por acciones anteriores a la misma.   

Toma de posición que, en otro sentido, es corroborada por el embajador de la Alemania Nazi en España en estos momentos tal cual se mencionó ut supra.

OCTAVO: Entre las diversas iniciativas –ninguna de carácter penal- que se han seguido para recabar la asunción de responsabilidades del Estado italiano respecto a los bombardeos realizadas contra la población catalana en el período de 1936 a 1939, el 1999 el Parlamento de Cataluña aprobó una moción por unanimidad dirigida al Parlamento italiano para conseguir que se pidieran “excusas por la participación de los aviadores italianos en el bombardeo de masas sobre la ciudad de Barcelona en el período que va entre 1936 y 1939”. Iniciativa que no encontró respuesta entre las autoridades italianas.     

FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA

PRIMERO. El desarrollo de la noción de crimen de lesa humanidad se produjo en los inicios del siglo pasado. En el preámbulo del Convenio de la Haya sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre de 1907 (Convenio núm. IV) las potencias contratantes establecieron que "las poblaciones y los beligerantes permanecen bajo la garantía y el régimen de los principios del Derecho de Gentes preconizados por los usos establecidos entre las naciones civilizadas, por las leyes de la humanidad y por las exigencias de la conciencia pública". Asimismo, el término "crímenes contra la humanidad y la civilización" fue usado por los gobiernos de Francia, Reino Unido y Rusia el 28 de mayo de 1915 para denunciar la masacre de armenios en Turquía.

Los bombardeos sobre la población civil violaban al mismo tiempo las Leyes y usos de la guerra aprobados, con el concurso de los Estados que protagonizaron los bombardeos, en la Convención de la Haya en 1899 que fueron ampliadas en 1927. Esta violación, que afectaba a varios artículos de estas leyes internacionales, se puede observar específicamente en el incumplimiento del artículo 25, aprobado en 1899, y de los artículos 22 y 24 de los acuerdos de 1927.  Los mismos establecían lo siguiente:

Leyes internacionales para tiempos de guerra (1899):

Articulo 25: Queda prohibido el ataque y los bombardeos de ciudades y poblados indefensos.

Leyes internacionales para tiempos de guerra (1927):

Artículo 22: Queda prohibido el bombardeo aéreo con motivo de aterrorizar la población civil, así como la destrucción de sus propiedades y la agresión de los no combatientes.

Artículo 24: Se prohíbe el bombardeo de ciudades, pueblos y poblados, viviendas o edificios no inmediatamente próximos a las operaciones militares terrestres. En el caso de que los objetivos especificados estén situados de manera que sea imposible diferenciar la población civil de la instalación militar la aviación se abstendrá de bombardear. 

Los Estados implicados en los bombardeos de Cataluña y Barcelona, además, durante el período que va de 1937 a 1939 no habían realizado ninguna declaración de guerra formal contra el Estado español legítimo en aquellos momentos. A su vez, estos estados suscribieron el Pacto de No intervención el 8 de agosto de 1936 comprometiéndose ante la comunidad internacional a no intervenir militarmente en España.

SEGUNDO: Por otro lado, el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, de 17de julio de 1998, en su preámbulo dispone:  “Teniendo presente que, en este siglo, millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidades que desafían la imaginación  y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad, Reconociendo que esos graves crímenes constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el bienestar de la humanidad, Afirmando que los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto no deben quedar sin castigo y que, a tal fin, hay que adoptar medidas en el plano nacional e intensificar la cooperación internacional para asegurar que sean efectivamente sometidos a la acción de la justicia, Decididos a poner fin a la impunidad de los autores de esos crímenes y a contribuir así a la prevención de nuevos crímenes, Recordando que es deber de todo Estado ejercer su jurisdicción penal contra los responsables de crímenes internacionales”

En su artículo 8 establece:

“A los efectos del presente Estatuto, se entiende por “crímenes de guerra”:

a) infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949, a saber, cualquiera de los siguientes actos contra personas o bienes protegidos por las disposiciones del Convenio de Ginebra pertinente;

i) el homicidio intencional;

b) Otras violaciones graves de las leyes y usos aplicables en los conflictos armados internacionales dentro del marco establecido de derecho internacional, a saber, cualquiera de los actos siguientes:

ii) Dirigir intencionalmente ataques contra bienes civiles, es decir, bienes que no son objetivos militares;

iv) Lanzar un ataque intencionadamente, a sabiendas de que causará pérdidas incidentales de vidas, lesiones a civiles o daños a bienes de carácter civil,

v) Atacar o bombardear, por cualquier medio, ciudades, aldeas, viviendas o edificios que no estén defendidos y que no sean objetivos militares”,

TERCERO. La Convención de Ginebra establece en su Protocolo Adicional I de 8 de junio de 1977: 

Art. 51.1:La población civil y los civiles deberán gozar de protección civil contra los peligros inherentes a las operaciones militares”.

Art. 51.4, 5: Para hacer efectiva la protección a la población civil se prohíben los ataques indiscriminados. Se consideran ataques indiscriminados: Art. 51.4 a)  “los que no están dirigidos contra un objetivo militar concreto”. Art. 51.5 b)los ataques, cuando sea de prever que causarán incidentalmente muertos y heridos entre la población civil, o daños a bienes de carácter civil, o ambas cosas”.

También, en lo que se refiere exclusivamente a los bienes civiles,  el Art. 52 del Protocolo Adicional I  de los Convenios de Ginebra nos indica:

“1. Los bienes de carácter civil no serán objeto de ataque ni de represalias. Son bienes de carácter civil todos los bienes que no son objetivos militares en el sentido del párrafo 2.

2 Los ataques se limitarán estrictamente a los objetivos militares. En lo que respecta a los bienes, los objetivos militares se limitan a aquellos objetos que por su naturaleza, ubicación, finalidad o utilización contribuyan eficazmente a la acción militar o cuya destrucción total o parcial, captura o neutralización ofrezca en las circunstancias del caso una ventaja militar definida.”

CUARTO: En respuesta a este compromiso adquirido a nivel internacional, la  legislación española incorporó en el correspondiente Título XXIV del Código Penal relativo a los Delitos contra la Comunidad Internacional, de forma que los artículos 607 bis de delito de lesa humanidad y los artículos 608, 611, 612, 613 y 614 de los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armando, reacomodan las figuras penales en aras a la persecución penal de los delitos contra el Derecho Internacional Humanitario.

QUINTO. El artículo 607 bis  del Código Penal prevé que serán reos de delitos de lesa humanidad quienes cometan los hechos previstos en el apartado siguiente como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o contra una parte de ella.

En este sentido, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en la sentencia Núm. 16/2005, recaída en el caso Adolfo Scilingo Manzorro, expone:

"2. La definición del delito de lesa humanidad en nuestro Código penal viene establecida sobre la base de la comisión de un hecho concreto: homicidio; lesiones; detenciones ilegales, etc. (delito subyacente), dentro del contexto de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o contra una parte de ella, considerando que, en todo caso, se considerará delito de lesa humanidad la comisión de tales hechos: 1º Por razón de la pertenencia de la víctima a un grupo o colectivo perseguido por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional; 2º En el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o más grupos raciales y con la intención de mantener ese régimen."

En cuanto a la tipicidad, lex certa y la irretroactividad de la norma penal aplicable, la sentencia viene a resolver estas cuestiones al amparo de las propias características inherentes a los crímenes contra la humanidad:

"Como ya avanzamos en su momento, el primer y aparentemente mayor problema, que inmediatamente vamos a tratar, para la aplicación del precepto penal contenido en el art.607 bis del CP referido a los crímenes de lesa humanidad lo constituye el de su no vigencia en el momento de la producción de los hechos dada su reciente incorporación al derecho positivo español. El Art. 9.3 de la CE, al garantizar el principio de legalidad también se refiere al de la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras más favorables.

El Art. 25 CE, expresamente establece que "Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito… según la legislación vigente en aquel momento". Se plantean, pues, varios problemas relacionados con el principio de legalidad y tipicidad de las normas penales: retroactividad, certeza y previsibilidad de la norma penal aplicable.

En cuanto a la posible ausencia de norma penal en el momento de producción de los hecho partimos de la prohibición penalmente sancionada, desde hace décadas, por el derecho internacional, de las conductas a que se refiere el tipo penal recientemente introducido, siendo esta prohibición una norma de general aplicación para todos los Estados al ser un norma de "ius cogens" internacional. No puede decirse, por tanto, que se traten de conductas que no estaban anteriormente prohibidas, como tampoco, como veremos, que sean inciertas o imprevisibles ni en el mandato o prohibición que contienen ni en el de la pena a aplicar”

Por tanto, la prohibición de cometer este tipo de crímenes es una norma imperativa, de ius cogens, y no sometida al instituto jurídico de la prescripción.

Por su parte, la Corte IDH en la sentencia  Almonacid Arellano y otros vs. Chile, califica los actos represivos de la dictadura Chilena (1973-1990) como de crímenes contra la humanidad y se refiere expresamente a la imprescriptibilidad de estos crímenes.

La Corte Europea de Derechos Humanos también se pronunció en el mismo sentido en el caso Kolk y Kislyiy v. Estonia. En este caso los señores Kolk y Kislyiy cometieron crímenes de lesa humanidad en 1949 y fueron juzgados y sancionados por ellos en las cortes de Estonia en el año 2003. La Corte Europea indicó que aún cuando los actos cometidos por esas personas pudieron haber sido legales por la ley doméstica que imperaba en ese entonces, las cortes de Estonia consideraron que constituían crímenes de lesa humanidad bajo el derecho internacional al momento de su comisión, y que no encontraba motivo alguno para llegar a una conclusión diferente.

Por todo lo expuesto concluimos que el ataque lanzado sobre la ciudad de Barcelona es perseguible penalmente por las autoridades españolas al vulnerar los principios, normas  y la legislación del derecho internacional sobre crímenes de lesa humanidad, todo ello al transgredir el hecho enjuiciado lo  especificado en el artículo 607 bis del Código Penal.

El artículo 608. 3 del Código Penal indica los sujetos protegidos: “A los efectos de este Capítulo, se entenderá por personas protegidas: La población civil y las personas civiles protegidas en el IV Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el Protocolo I Adicional de 8 de junio de 1977”.

El artículo 611 del Código Penal recoge el delito  contra la bienes protegidos:  “ Será castigado con la pena de prisión de diez a quince años, sin perjuicio de la pena que corresponda por los resultados producidos, el que con ocasión de un conflicto armado:

1.- Realice u ordene realizar ataques indiscriminados o excesivos o haga objeto a la población civil de ataques, represalias, o actos o amenazas de violencia cuya finalidad sea aterrorizarla”.

El artículo 613 del Código Penal también considera delito contra la Comunidad Internacional: “Será castigado con la pena de prisión de cuatro a seis años el que, con ocasión de un conflicto armado, realice u ordene realizar alguna de las siguientes acciones:

a) Ataque o haga objeto de represalias o de actos de hostilidad a bienes de carácter civil de la Parte adversa, causando su destrucción, siempre que ello no ofrezca, en las circunstancias del caso, una ventaja militar definida”

En relación al resultado producido, los hechos son constitutivos de un delito de:

Artículo 139.1 del Código Penal “Será castigado con la pena de prisión de quince a veinte años, como reo de asesinato, el que matare a otro concurriendo alguna de las circunstancias siguientes:

1.- Con alevosía.  

Artículo 116 del Código Penal “Toda persona criminalmente responsable de un delito o falta lo es también civilmente si del hecho se derivaren daños o perjuicios”.

La cuantía correspondiente en concepto de responsabilidad civil se determinará  en el transcurso del procedimiento.

SÉPTIMO.  El supuesto de hecho que planteamos es producto de una manifiesta acción ilegal y desproporcionada o excesiva cometida por responsables militares o gubernamentales italianos en estrecha connivencia con las autoridades militares gobernadas por el General Francisco Franco contra población civil, todo ello con el resultado de la pérdida de miles de civiles inocentes y miles de personas heridas, ya que vulnera la legislación y el derecho penal internacional humanitario.

La normativización, plasmada en derecho positivo internacional, del concepto de ataque desproporcionado o excesivo sobre objetivo militar con víctimas civiles o destrucción de bienes civiles es relativamente joven en la legislación internacional, ya que sólo está recogida de forma autónoma y específica desde que se redactó el Estatuto de Roma en el año 1998, aunque se encuentra ya conceptualizado de forma análoga en nuestro Código Penal de 1995 en los Art. 611 y 613, y más genéricamente  en los Art. 51.5 y 52 del Protocolo Adicional I de 1977.

Es así que la reciente legislación internacional ha superado y ampliado el concepto de ataque intencionado para supuestos de hecho en los que se dan víctimas civiles colaterales, pasando a reconocer hoy el derecho positivo internacional el concepto autónomo de ataque desproporcionado sobre objetivo militar con víctimas civiles o destrucción de bienes civiles. Esta reciente creación normativa  no ha sido óbice para que ante los tribunales internacionales se hayan planteado el carácter ilícito de este tipo de acciones militares excesivas, así como la importancia de la interdicción de dichos ataques desproporcionados. Es más, con anterioridad a la aprobación en 1977 del Protocolo Adicional I de las Convenciones de Ginebra, el tratamiento autónomo de las infracciones graves del concepto de proporcionalidad era la regla general.

En la casuística internacional  podemos encontrar una primera resolución sobre  ataques desproporcionados en el año 1948, con ocasión del asunto Einsatzgruppen, sentencia dictada por tribunales de EE.UU. en su zona de administración en la Alemania ocupada. Desgraciadamente no será hasta las “guerras de los Balcanes” y el posterior Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia cuando podamos encontrar un estudio más especifico del concepto de proporcionalidad en ataques sobre objetivos militares con víctimas civiles o destrucción de bienes civiles

Entendemos por tanto que este análisis de proporcionalidad nos muestra el patente desprecio que por la vida de los civiles de la ciudad de Barcelona tuvieron quienes ordenaron, diseñaron y ejecutaron el ataque por bombardeos aéreos, que no decidieron optar por una acción infinitamente menos lesiva.

Por otra parte, la desproporción que denunciamos en esta querella queda aun más patente si se contextualiza el ataque de la aviación italiana contra población civil indefensa y desarmada teniendo en cuenta que ésta no había declarado formalmente la guerra a España.

Del mismo modo, la cláusula residual del artículo 3 del Estatuto del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia ETPIY, desarrolla también el tratamiento jurídico de los ataques dirigidos contra personas o bienes civiles y de los ataques desproporcionados en la jurisprudencia del TPIY. Es esta la jurisprudencia más contemporánea con respecto a los crímenes de guerra, en concreto los casos Celebici, Kunarac, Tadic, Blaskic y Kordic, en todos ellos se pone de manifiesto el uso efectivo de los tipos penales y los comportamientos sancionables en cuanto a las Convenciones de Ginebra y sus Protocolos adicionales, constituyendo en su conjunto, tanto la costumbre, como el derecho convencional y la propia jurisprudencia la base que debe tenerse en cuenta a la hora de juzgar el hecho en cuestión.

El conjunto de alegaciones más arriba realizadas nos lleva a concluir que el ataque lanzado sobre la ciudad de Barcelona es perseguible penalmente por las autoridades españolas al vulnerar los principios, normas  y la legislación del derecho internacional humanitario sobre crímenes de guerra, todo ello al transgredir el hecho enjuiciado lo  especificado en el artículo 608. 3 del Código Penal relativo a la población civil y las personas civiles protegidas en el IV Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 o por el art. 51.5 del Protocolo I Adicional de 8 de junio de 1977.

                                  VI.- PRUEBA.

Como primeras diligencias de prueba, sin perjuicio de las que a lo largo del sumario puedan proponerse y sean admitidas se interesa para la averiguación de los hechos las siguientes:

         1.- Declaración de las víctimas

2.- Que se remita Comisión Rogatoria a la República de Italia para que aporte identificación de las personas que componían las escuadras de LÁviaziona Legionaria del Ejercito Italiano en el periodo comprendido entre el 13 de febrero de 1937 al 29 de enero de 1939 y de que se encontraban destinados en España y participaron en los bombardeos a Cataluña y la ciudad de Barcelona,

3.- Una vez identificadas estas personas que se remita atento oficio al Consulado General de Italia en Madrid para que a través de sus servicios de Registro Civil se proceda a emitir certificación sobre el estado civil de las personas que hayan sido identificadas

4.- Declaración de los querellados, la cual podrá practicarse por comisión rogatoria,

5.- Que se oficie a la Consejería de Sanidad de la Generalitat de Catalunya para que emita informe comprensivo de los centros médicos y hospitales que funcionaban en Barcelona al momento de los hechos; una vez se cuente con dicho informe que se requiera a esos centros médicos para que remitan cuanta información tengan sobre las personas a las que hayan tratado como consecuencia de estos hechos,

6.- Que se oficie a la Consejería de Interior de la Generalitat de Catalunya para que aporte cuantos datos tenga de asistencias prestadas por los Bomberos de Barcelona durante  los días 16, 17 y 18 de marzo de 1938 y, en caso de que dicha Consejería no disponga de los mismos que los soliciten directamente a Bomberos de Barcelona.

Por todo lo expuesto,

SOLICITO AL JUZGADO, que tenga por presentado este escrito con los documentos y pruebas que se acompañan, y admitiendo todo ello acuerde:

a)      Tener por formulada querella con el nombre, representación y carácter que se dice, teniendo a este Procurador por parte legítima en la representación invocada, siguiéndose con el mismo las sucesivas actuaciones.

b)      Incoar el pertinente sumario para el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los responsables de los bombardeos y las muertes de civiles producidas en cualquier concepto: autoría, complicidad o cooperación necesaria.

c)       Declarar el procesamiento de los querellados.

 

OTROSI DIGO,  que como medida cautelar solicitamos se acuerde la medida de aseguramiento de encontrarse a disposición de la Justicia de los querellados, acudiendo a firmar por medio de comparecencias semanales ante el consulado español más cercano a su domicilio, así como se establezca la obligación de comunicar cualquier viaje que suponga salida del territorio del estado de Italia.

Por ser de Justicia que pido en fecha y lugar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Document 2

 

Juzgado de Instrucción núm. 28 de Barcelona

Diligencias Indeterminadas 71/2012-D

AL JUZGADO

ALBERT RAMBLA FABREGAS, Procurador de los Tribunales y de ANNA RAYA, comparece y DICE:

Que a la vista del auto de fecha 13 de junio del 2012 en el que se acuerda el sobreseimiento de las presentes diligencias mediante el presente escrito interponemos RECURSO DE APELACIÓN, en forma y tiempo, contra la misma sobre la base de las siguientes

ALEGACIONES:

PRIMERA.- VULNERACIÓN DEL DERECHO FUNDAMENTAL A LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA: RESOLUCIÓN INFUNDADA SOBRE LA FALTA DE TIPICIDAD DE LOS HECHOS CONTENIDOS EN LA QUERELLA.

A este respecto, el Artículo 641 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que “Procederá el sobreseimiento provisional: 1º) Cuando no resulte debidamente justificada la perpetración del delito que haya dado motivo a la formación de la causa. 2º) Cuando resulte del sumario haberse cometido un delito y no haya motivos suficientes para acusar a determinada o determinadas personas como autores, cómplices o encubridores.”

Ninguno de los dos supuestos previstos concurre.Los hechos objeto de la querella constituyen hipotéticamente un comportamiento delictivo, además se ha formulado querella contra personas concretas y al no existir datos objetivos que acrediten la imposibilidad de esa autoría consideramos que resulta procedente dictar el correspondiente auto de transformación del procedimiento.

La decisión de archivar la causa tan solo se podrá adoptar cuando las diligencias de prueba practicadas pongan de manifiesto de forma objetiva y clara y sin necesidad de interpretaciones subjetivas, la inexistencia de los hechos objeto de la investigación o la atipicidad de los que se demuestran existentes, y estos hechos no deben tener, de manera extrínseca, apariencia delictiva (STS, 13-03-96).

Al respeto resulta ilustrativa la argumentación sostenida por la Audiencia Provincial de Girona, sección tercera, rotlle 519/03 diligencias previas núm. 143/03 derivadas del Juzgado de Instrucción  Jutjat d’Instrucció núm. 7 de Figueres.  “Pese a que la normativa que regula el procedimiento abreviado para determinados delitos no existe precepto específico alguno que disponga literalmente la obligación procesal del juez  de proceder a la practica de diligencias siempre que reciba una denuncia, lo cierto es que al respecto devienen claramente aplicables las normas generales existentes tanto respecto a las denuncias, contenidas en el artículo 269 de la LECr, como respecto a las querellas, disciplinada en el art. 313 del mismo texto legal, aplicables como és lógico a todo tipo de procedimiento, a salvo de que dispongan lo contrario, las cuales establecen como causas de inadmisión a trámite de denuncias y querellas las siguientes: que el hecho denunciado no revista carácter de delito, que la denuncia fuera manifiestamente falsa, y que, en el caso exclusivo de las querellas, que el juez ante el que se presenta no fuera el competente para la instruccion. Por ello si bien es cierto que ante la presencia de una simple denuncia no existe obligación automática e imperiosa de actuar, puesto que la excepción d