nou gran atac cibernètic israelià sobre Iran

Expertos en informática de varios países confirman que se ha lanzado contra Irán y varios países árabes el mayor ataque cibernético de la historia y que el responsable es, con toda seguridad, “algún Estado”.

El virus Flame (llama) es un programa de espionaje especialmente invasivo, 20 veces más que el programa Stuxnet, que en los últimos años atacó el proyecto nuclear iraní.

Shmuel Angel, director general de la compañía de seguridad informática israelí Symantech reveló a La Vanguardia que el programa Flame mantiene un cierto parecido con el Stuxnet, “pero es muchísimo más letal”. “Por un lado, neutraliza los antivirus sin dejarse
identificar, borra todas sus huellas, contamina cientos de objetivos en Irán y otros países de Oriente Medio, y lleva a cabo un plan de espionaje copiando toda la información que le parece relevante”. El virus fotografía las pantallas de los ordenadores cada 15 segundos para recavar información.

La empresa de seguridad Kasperski, con sede en Moscú, cree que el Flame fue activado por algún Estado que intenta retrasar el proyecto nuclear iraní, y que se trata de una nueva ofensiva después de que se descubrieran otros ataques cibernéticos más limitados.

El primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, declaró ayer que “la capacidad cibernética desarrollada en Israel incrementa la protección del Estado”. En el seminario anual del Instituto de Investigaciones sobre la Seguridad Nacional, Netanyahu añadió: “En el campo de la guerra cibernética, lo importante no es el tamaño de un país sino la importancia de su fuerza científica. En este caso, Israel está especialmente bien preparada”.

Horas antes, el viceprimer ministro y responsable de Asuntos Estratégicos, Moshe Yaalon, reconoció públicamente: “Adoptamos todo tipo de medidas para dañar el proyecto nuclear iraní”. Yaalon no reivindicó formalmente la agresión, pero subrayó que “Israel goza de una tecnología de élite y eso nos proporciona todo tipo de posibilidades en nuestra lucha por la seguridad”. Teherán reaccionó inmediatamente declarando que las palabras de Yaalon suponen una confesión israelí.

El general israelí en la reserva y catedrático Yitzhak Ben-Israel fue quien creó el estado mayor cibernético del país, con sede en la presidencia del Gobierno. Ahí se determina la estrategia en un campo que se considera ya como determinante, sobre todo en el conflicto de Oriente Medio. Consultado ayer sobre si cabe la posibilidad de que se trate de una iniciativa privada, Ben-Israel
contestó inmediatamente que, en su opinión, se trata de una iniciativa estatal.

Eugene Kasperski, la personalidad que desveló al mundo la existencia del Flame, dijo que fue introducido por un agente o a distancia mediante una conexión USB. Así, cientos de sistemas informáticos fueron contaminados siendo a la vez destruidos o espiados.

Una fuente oficial israelí dijo ayer a este diario: “Sea quien sea el responsable, está claro que se ha declarado una guerra cibernética al régimen de los ayatolás”.

31-V-12, H. Cymerman, lavanguardia