sense canvis en la voluntat política (espanyola)

El Gobierno obtuvo ayer respuesta del Parlamento Europeo a su petición para que los diputados puedan utilizar las lenguas cooficiales en los plenos, aunque no con el desenlace deseado. El presidente Jerzy Buzek dejó claro que el español va a seguir siendo la única lengua del Estado con derecho a interpretación en la Cámara. "Es un idioma que conocen todos los ciudadanos del país", adujo el político polaco en su lengua materna, que argumentó además que "tampoco en el Parlamento español se pueden usar siempre". El Gobierno asegura que lo que de verdad mina su petición es "la ausencia de una posición estatal común". Buzek, conservador, sería especialmente sensible a los argumentos del PP, que a través de Alejo Vidal-Quadras ha bloqueado anteriores iniciativas similares. El Gobierno reiteró la demanda a Buzek en octubre en una visita del secretario de Estado, Diego López Garrido, pero su respuesta no augura cambios.

Aunque los ciudadanos pueden escribir y recibir respuesta de la Eurocámara en catalán, por ejemplo, los diputados no pueden intervenir en ella, como Ramon Tremosa (CiU) lamentó en el pleno de ayer. Raül Romeva (ICV) advierte que esta negativa va a causar "mucha frustración", mientras que Oriol Junqueras (ERC) duda de la "voluntad política" del Gobierno con la cuestión, a la vista del trato que da al catalán en Madrid. La reacción de Buzek en Estrasburgo coincidió con la decisión del PSOE de zanjar este mismo debate en el Congreso, donde José Antonio Alonso reiteró que sólo se hablará "la lengua común a todas las comunidades autónomas que existen en España, el castellano".

21-I-10, B. Navarro, lavanguardia