BARCELONA RADICAL
fas política?...
o te la fan?
radicalparty

l’alcalde de Salònica és agredit per ultradretans grecs

Mayor of Thessaloniki, Yiannis Boutaris, 75-years-old, is aided after being attacked on 19 May 2018.L’alcalde de Salònica, la segona ciutat de Grècia, va haver de ser hospitalitzat dissabte a la nit després de patir una agressió d’ultradretans ofesos per la seva presència en un acte commemoratiu.

Iannis Butaris, de 75 anys, va ser atacat per una multitud violenta quan va assistir a una cerimònia d’alçament de bandera en commemoració del que els grecs anomenen genocidi pòntic, la massacre de grecs otomans del mar Negre a mans dels turcs durant la Primera Guerra Mundial i la consegüent guerra grecoturca.

A l’alcalde, una figura controvertida de la política grega i conegut per la seva ferma posició antinacionalista, el van haver de treure de l’acte escortat. A les imatges es veu com els participants, amb evident estètica ultra, comencen a envoltar-lo i increpar-lo. Quan Butaris ja se’n va, li comencen a tirar ampolles i altres objectes. En un moment l’alcalde cau a terra i alguns energúmens el continuen agredint. Quan per fi aconsegueix pujar al cotxe, encara miren de trencar-ne els vidres.

“Em van estovar per tot arreu: puntades de peu, cops de puny, de tot –va explicar a l’agència de notícies grega ANA–. Va ser un atac menyspreable, però estic bé”. Es va fer lesions al cap, a l’esquena i a les cames.

L’oficina del primer ministre, l’esquerrà Alexis Tsipras, va atribuir l’atac a “gamberros d’extrema dreta”. La policia va anunciar la detenció de dos sospitosos: un grec de 20 anys i un grec originari de Geòrgia de 36 anys i amb antecedents.

El partit de Tsipras, Syriza, va rebutjar l’“intent feixista d’apuntar i intimidar l’alcalde”. El partit opositor conservador Nova Democràcia també el va condemnar.

Un energumen clava una puntada de peu a l'alcalde de Salònica, Iannis Butaris, de 75 anys Un energumen clava una puntada de peu a l'alcalde de Salònica, Iannis Butaris, de 75 anys (AFP)

Per si hi havia cap dubte de les simpaties dels atacants, Urània Mikhaloliakos, filla del líder del partit neonazi Aurora Daurada, va acusar Butaris de ser “antigrec” i d’haver anat a “provocar”. En diversos missatges a Twitter, la jove va aplaudir els agressors i va lamentar no haver pogut ser-hi. “Enhorabona a tothom que avui ha complert el seu deure a Salònica”, va escriure la filla de Nikos Mikhaloliakos.

Butaris no és un polític a l’ús. És un empresari –pertany a una de les dinasties vinícoles més importants del país– que el 2010 va ser elegit com a independent a l’alcaldia de Salònica, ciutat del nord de Grècia.

És un fervent defensor del passat multicultural de la ciutat i ha irritat sovint els extremistes amb les seves declaracions sobre temes sensibles com Macedònia, Turquia i Israel.

El 2014, quan va ser reelegit per a un segon mandat amb un 58,1% dels vots, va assistir a la investidura amb una estrella de David groga a la solapa. Era tot un missatge, ja que Aurora Daurada acabava d’obtenir un 7,7% i tenia per primera vegada dos regidors a l’Ajuntament.

Ha impulsat monuments en memòria dels jueus de Salònica i la recuperació del llegat. Un 90% de la població jueva sefardita de la ciutat va ser exterminada durant l’ocupació nazi a la Segona Guerra Mundial. No és casualitat que una de les primeres condemnes de l’atac a Butaris arribés de l’ambaixada israeliana, que va desitjar a l’alcalde una ràpida recuperació.

Butaris ha estat alhora una de les veus que han defensat més a Grècia el diàleg amb Skopje per resoldre la disputa sobre el nom del país veí (vegeu la informació a sota). A la nit de Cap d’Any, va convidar el primer ministre macedoni, Zoran Zaev, a sopar a Salònica. Ha suscitat gran polèmica la seva proposta de canviar el nom de l’aeroport de la ciutat, que es diu Macedònia, per llimar diferències amb els veïns.

Els ultranacionalistes també l’acusen de simpaties amb els turcs. No li perdonen que hagi qualificat de “gran líder” Kemal Ataturk, el pare de la Turquia moderna, nascut el 1881 a Salònica, que pertanyia llavors a l’imperi otomà. Segons la premsa turca, l’alcalde va proposar fins i tot de posar el nom d’ Ataturk a un carrer del centre de Salònica.

21-V-18, lavanguardia

Atenas, 21 may (EFE).- La Policía griega ha detenido a cuatro personas en relación con el brutal ataque al alcalde de Salónica, Yannis Butaris, después de un acto de conmemoración de la masacre de los griegos del Mar Negro por el ejército turco en 1919, el sábado por la noche.

Según informan hoy los medios locales, entre los detenidos se encuentra un menor de edad, y un hombre con antecedentes por atraco.

Los hechos ocurrieron tras asistir al citado acto, mientras Butaris se disponía a regresar a su coche.

Un nutrido grupo de personas empezaron a acecharle y a acusarle de traicionar a la patria, y le lanzaron botellas de agua y otros objetos.

El ambiente siguió caldeándose y algunos hombres le propinaron puñetazos y patadas, sin que hubiera fuerzas de seguridad para asistirle, salvo su guardaespaldas.

El alcalde sufrió diversos daños de poca consideración, pero tuvo que permanecer la noche en el hospital como medida de precaución.

La policía continúa evaluando hoy el material gráfico recogido por los numerosos medios presentes, por lo que no se descarta que haya más detenciones.

Butaris, un independiente liberal, ha provocado varias veces el furor de los ultranacionalistas griegos por su carácter conciliador, tanto hacia los turcos como en lo que respecta al conflicto sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

El alcalde de Salónica se ha pronunciado asimismo a favor de los derechos de los homosexuales, lo que ha provocado críticas del obispo ultraconservador de Salónica, Ánthimos.

Otro "pecado" de Butaris ante los ojos de los ultranacionalistas es su trabajo para la creación de un museo del Holocausto en Salónica, la ciudad griega que antes de la Segunda Guerra Mundial contaba con la comunidad judía más numerosa del país.

La deportación de los judíos de Salónica se hizo con la complicidad de sectores de la sociedad local, lo que constituye un tabú para los ultranacionalistas griegos.

"Mis antepasados son del Ponto (procedentes del Mar Negro) y me enfureció ver a Butaris, que en el pasado hizo declaraciones provocadoras contra los griegos pónticos, asistir al acto", declaró a la Policía, según los medios locales, uno de los detenidos.

El ataque desencadenó una ola de indignación entre la clase política, con excepción del partido neonazi Amanecer Dorado que aplaudió el ataque y algunos políticos aislados del espectro conservador.

El primer ministro, Alexis Tsipras, afirmó que los que agredieron a Butaris "no son indignados", sino "matones de la ultraderecha" que deberán responder ante la justicia por sus acciones.

Entre los que aplaudieron la agresión figura también el concejal de Kavala, Jristos Pasjalidis, de la conservadora Nueva Democracia, quien afirmó en su cuenta de facebook que Butaris "obtuvo lo que se merecía", y felicitó a los "valientes" que le atacaron, pero posteriormente pidió disculpas por ello. EFE

Atenas, 21 may (EFE).- El alcalde de Salónica, Yannis Butaris, llamó hoy a todas las fuerzas políticas a luchar para "eliminar el fascismo", en un acto ante el consejo municipal para condenar el ataque que sufrió la noche del sábado.

"No hay otra manera. Porque mañana habrá otro en mi lugar, alguien que va a ser golpeado por sus ideas, por su religión, por su orientación sexual, por su color de piel. Por ser diferente", dijo Butaris, en medio de los aplausos de los concejales y los ciudadanos presentes en el acto.

"Todos debemos luchar para eliminar el fascismo, oculto u obvio", afirmó Butaris, quien aseguró: "Los matones sólo tendrán miedo cuando vean que son minoría".

Según el alcalde, "no permitiremos que los grupos de poder ultraconservadores consideren la ciudad su feudo. La democracia llegó a Salónica para quedarse. Debe convertirse en la ciudad más democrática del mundo".

Resaltó que, mientras él esté en el cargo, no permitirá que "vuelva la era de la oscuridad".

Butaris, de 75 años, denunció que fue atacado "como persona y como alcalde por un grupo de fascistas organizados" y así se lo comunicó al primer ministro griego, Alexis Tsipras, cuando le llamó para desearle una pronta recuperación.

Tsipras le aseguró que se movilizarán "todos los mecanismos democráticos" para tratar este suceso.

Durante el Consejo de Ministros de hoy, Tsipras consideró que este ataque fue orquestado no sólo por una masa de extrema derecha, sino también por personas involucradas en política y en la vida pública.

La Policía griega ha detenido a cuatro personas por el ataque sufrido por el alcalde de Salónica, después de un acto de conmemoración de la masacre de griegos en el mar Negro por el Ejército turco en 1919, celebrado la noche del sábado.

Según informan hoy medios locales, entre los arrestados hay un menor de edad y un hombre con antecedentes por atraco.

El juicio contra tres de los detenidos se celebrará el 23 de mayo y, hasta entonces, permanecerán arrestados.

Los hechos ocurrieron cuando, tras asistir al acto, Butaris se disponía a regresar a su coche.

Entonces, un nutrido grupo de personas empezó a acecharle y a acusarle de traicionar a la patria y le lanzó botellas de agua y otros objetos.

El ambiente siguió caldeándose y algunos hombres le propinaron puñetazos y patadas, sin que hubiera fuerzas de seguridad para asistirle, salvo su guardaespaldas.

El alcalde sufrió daños de poca importancia, pero tuvo que permanecer una noche en el hospital como medida de precaución.

Butaris, un independiente liberal, ha sido blanco en varias ocasiones del furor de los ultranacionalistas griegos por su carácter conciliador, tanto hacia los turcos como en lo que respecta al conflicto sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia. EFE