Israel fabricarÓ bombes de dispersiˇ autodestructives

El Ejército de Defensa de Israel se equipará con bombas de racimos autodestructivas, para reducir el número de víctimas civiles provocadas por este tipo de cargas explosivas, empleadas en 2006 durante la guerra del Líbano, señala un reporte emitido por la radio del ejército. Las Fuerzas Armadas han dejado de comprar bombas de racimo norteamericanas, y en cambio se abastecerán de bombas de racimo M-85 de fabricación nacional, que desatan un mecanismo autodestructivo si no logran explotar inmediatamente al hacer impacto.

La bomba de racimo es una bomba de caída libre, que al alcanzar una altura concreta se abre dejando de caer cientos de sub-municiones o bombetas.

Las Naciones Unidas estiman que cerca de un millón de bombas de racimo fueron lanzadas por Israel en el Líbano, durante la guerra contra el grupo fundamentalista chiíta Hezbollá. Cerca del cuarenta por ciento de esas bombas no explotaron al impactar y quedaron diseminadas en aldeas y plantaciones en el sur del Líbano.

La Comisión Winograd que investigó los errores y fracasos en la Guerra del Líbano recomendó a Tzáhal minimizar el empleo de bombas de racimo en el futuro para reducir el número de víctimas.
Según un reporte de la ONU, al menos 38 personas murieron y otras 217 resultaron heridas a raíz de las bombas que explotaron desde el final de la contienda hasta junio de este año.

En mayo, delegados de ciento once países reunidos en Dublín firmaron un pacto de prohibición del uso, la fabricación, la transferencia y el almacenamiento de bombas de racimo por los países firmantes.

Sin embargo, el tratado careció del apoyo de los principales productores incluyendo a China, India, Pakistán, Israel, Rusia y Estados Unidos.

15-X-08, noti-israel, hebreos.net