lent replegament rus

9-X-08, G. Aragonés, lavanguardia: Las tropas rusas salieron ayer de las posiciones que ocupaban desde hace dos meses fuera de Osetia del Sur y Abjasia, los territorios secesionistas de Georgia. El Ministerio del Interior de Georgia confirmó la retirada rusa, con lo que se cumple el acuerdo alcanzado en septiembre con la presidencia de turno de la Unión Europea, que ha ejercido de mediador tras la guerra que enfrentó a Rusia y Georgia en agosto.

"Podemos confirmar que la retirada es completa de las zonas llamadas de seguridad", dijo el portavoz del Ministerio del Interior georgiano, Shota Utiashvili. A última hora de ayer, Moscú no había confirmado esta situación, pero el presidente ruso, Dimitri Medvedev, dijo horas antes en Evian (Francia) que la retirada rusa sería una realidad a medianoche. El alto representante para la Política Común Exterior y de Seguridad de la UE, Javier Solana, expresó su satisfacción "con la evolución de la situación", según un comunicado difundido por su oficina en Bruselas. El jefe de la misión europea, Hansjoerg Haber, confirmó a Solana que la retirada estaba teniendo lugar. Y, aunque se da por hecha, a última hora continuaba la verificación.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo en Evian que Medvedev "ha cumplido con su palabra". Y pidió que ambas partes "eviten cualquier provocación sobre el terreno".

Las tropas rusas desmontaron varios de los puestos de control que habían instalado tras los cinco días de combates en agosto. Los soldados recogieron los sacos terreros, desmontaron las tiendas y las subieron a los camiones y tanques antes de tomar dirección norte y adentrarse en Osetia del Sur.

Rusia debía abandonar las zonas de seguridad alrededor de Osetia del Sur y de Abjasia mañana viernes, según el acuerdo de alto el fuego que apadrinó Sarkozy. Según el compromiso alcanzado, en el territorio dejado por los soldados rusos deben instalarse los observadores europeos, 200 en cada zona de seguridad. Estos comenzaron a patrullar ya el 1 de octubre.

Aunque el cumplimiento del acuerdo de paz satisface a la UE, para Georgia es sólo un mal menor. El Gobierno de Tiflis sigue considerando que las dos provincias forman parte de su país y no acepta que Rusia mantenga tropas militares en esos territorios. Moscú planea dejar 7.600 soldados en las dos regiones rebeldes.

La guerra entre Georgia y Rusia estalló en la noche del 7 de agosto, cuando el ejército georgiano atacó Tsjinvali, la capital de la provincia prorrusa de Osetia del Sur. Un día después las tropas rusas repelieron por tierra y por aire el ataque de forma incontestable. Los tanques rusos barrieron a los soldados georgianos, pero en vez de mantenerse dentro del territorio osetio cruzaron el límite y se adentraron en Georgia. Desde entonces han ocupado importantes y estratégicas áreas del país. Aprovechando la situación, Abjasia recuperó la única zona en manos georgianas, el desfiladero del Kodori. Dos semanas después, el Kremlin reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia.

6-X-08, agcs, lavanguardia: Las tropas rusas desmantelaron ayer dos puestos de control en las zonas de contención en territorio georgiano en torno a Abjasia y Osetia del Sur, y arriaron bandera en un tercero, en Nadarbazevi, al sudoeste de esta provincia, que el Ministerio del Interior georgiano describió como "centro de comunicaciones". El viernes pasado se cumplía el plazo marcado en el acuerdo Medvedev-Sarkozy por el cual el ejército ruso debía empezar a retirarse de estas zonas tras el despliegue de 200 observadores de la Unión Europea. Según fuentes georgianas, una patrulla de la UE encontró un control ilegal en la carretera de Mestia, hacia el gran Cáucaso, fuera de las zonas afectadas por el conflicto.