rar atemptat a la capital sudossètia

Un coche cargado con explosivos sembró ayer dudas sobre el proceso de estabilidad en el Cáucaso, actualmente en marcha, tras la corta guerra de agosto en Osetia del Sur. El coche bomba estalló ayer a las cinco menos cuarto de la tarde frente a la base militar rusa en la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, y mató a siete personas, tal vez todos militares rusos. Seis de ellos murieron en el momento de la explosión, mientras que el último falleció en el hospital. Otras tres personas se encuentran en estado grave.

La explosión se produce cuando las tropas de paz de la Unión Europea han comenzado a llegar a Georgia para desplegarse en la zona de seguridad que ahora ocupa Rusia alrededor del límite territorial de Osetia del Sur. El despliegue de 200 observadores internacionales es una de las condiciones del acuerdo alcanzado el mes pasado entre el Kremlin, el Gobierno de Georgia y la presidencia francesa de la Unión Europea. Los observadores europeos deben sustituir a los soldados rusos, que se han de retirar del territorio georgiano.

La corta guerra de agosto supuso para Georgia la pérdida definitiva de las provincias rebeldes de Osetia del Sur y Abjasia. El conflicto se inició en la noche del 7 de agosto, cuando el ejército georgiano atacó la capital, Tsjinvali. Con una contundente respuesta, las fuerzas rusas expulsaron a los georgianos en cinco días, mientras que los abjasios ocupaban la única parte de su territorio en manos georgianas, el desfiladero del Kodori. El ejército ruso sobrepasó el límite de las provincias rebeldes, llegó, entre otros lugares, a la ciudad de Gori, en el centro de Georgia, y al puerto de Poti, en el mar Negro. Además, bombardeó objetivos estratégicos georgianos, como el aeropuerto de Tiflis, la capital del país.

Dos semanas después de concluir el conflicto armado, Moscú reconoció a Osetia del Sur y Abjasia como estados independientes. Posteriormente se han firmado acuerdos de amistad con los gobiernos de estos territorios y se ha aumentado la colaboración militar con Rusia.

Según se desprende de la información facilitada por el gobierno de Osetia del Sur, la explosión de ayer no fue específicamente un atentado, aunque las autoridades sudosetias creen que el material explosivo iba a ser utilizado con ese fin. El vehículo que estalló había sido confiscado por las tropas rusas en el pueblo de Ditsi, de población georgiana, después de que se encontraran armas en él. "Según los datos que tenemos, el coche que explotó fue un UAZ (todoterreno militar de diseño soviético), aparcado directamente junto al edificio donde se encuentra el mando de las fuerzas de paz rusas", dijo Irina Gagloeva, que dirige el Comité de Información y Prensa de Osetia del Sur. La explosión causó daños al edificio de los militares rusos y rompió las ventanas de los edificios colindantes en un radio de 500 metros.

El gobierno sudosetio acusó ayer a Georgia de la explosión. "Fue un acto terrorista deliberado preparado por el Ministerio de Seguridad de Georgia", aseveró a la agencia rusa Itar-Tass el presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity. El ministro del Interior, Mijail Mindzaev, dijo al canal de televisión RTR que se trataba de una operación de las fuerzas especiales georgianas.

Georgia rechaza las acusaciones. "Creo que es una provocación para que las tropas rusas se queden en Georgia", aseguró el portavoz del Ministerio del Interior georgiano, Shota Utiashvili.

Este es el incidente más grave desde el fin del conflicto bélico, hace dos meses. La Unión Europea quiere que sus observadores entren en Osetia del Sur y Abjasia. Rusia se niega, ya que según Moscú se trata de estados soberanos.

4-X-08, G. Aragonés, lavanguardia