reaccions civils (?) xineses

Dentro y fuera de China, los chinos toman estos días la calle para protestar. Cinco mil en Los Ángeles, cuatro mil en París, miles en Wuhan, y centenares en Qingdao, Pekín, Londres, Manchester, Berlín, Viena y Xian. Se clama por la campaña occidental contra el país por la situación en Tíbet y el paseo de la antorcha olímpica por el mundo. También por lo que consideran tendenciosa visión occidental del problema de Tíbet, y por la cobertura informativa que ha merecido.

"Los franceses no tienen ni idea sobre la historia de Tíbet, y por eso se dejan engañar por los medios de comunicación", es uno de los comentarios en las discusiones chinas de estos días. Los incidentes con la antorcha en París han escocido particularmente, porque allá se ha percibido una cómplice negligencia de unas autoridades que colgaron pancartas en la propia sede del Ayuntamiento parisino, y por el agravio a Jin Ping, la muchacha minusválida que fue violentada mientras portaba la antorcha en silla de ruedas...

A diferencia de 1989, tras el aplastamiento del movimiento social de Tiananmen, hoy se apoya fundamentalmente la posición oficial china. En China ha predominado la reacción antifrancesa, con protestas ante los establecimientos de la empresa Carrefour, que tiene una red de 140 supermercados en China y comienza a estar preocupada por sus negocios aquí, al haber sido convertida en símbolo de lo francés. La prensa oficial llama a la calma.

21-IV-08, R. Poch, lavanguardia