debat al Parlament Europeu sobre el Tibet

El presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pottering, dio hoy a entender que no acudirá a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín si las autoridades chinas no dialogan con las autoridades tibetanas en el exilio para resolver el conflicto del Tíbet. 

'Esperamos que los Juegos sean exitosos. Pero hay algunas condiciones para ello: el respeto a la identidad cultural y religiosa del pueblo tibetano y la libertad y ecuanimidad de la información durante los Juegos', dijo Pottering en el debate sobre la situación en el Tíbet celebrado hoy en el Parlamento Europeo.

'Todo político responsable tiene que plantearse si puede participar en una ceremonia de inauguración en el caso de que los dirigentes chinos no busquen el diálogo y la conciliación', añadió el democristiano alemán, quien censuró expresamente los intentos de Pekín de 'demonizar' al Dalai Lama y vincularlo al 'terrorismo'.

El discurso de Pottering, que leyó una carta en la que el líder tibetano en el exilio agradecía el respaldo del Parlamento Europeo, fue muy aplaudido desde el hemiciclo.

El eurodiputado radical italiano Marco Pannella, en nombre del grupo Liberal, reprochó al alto representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, mostrase el pasado 14 de marzo su intención de acudir a los Juegos pese a la represión en el Tíbet.

La representante del grupo Socialista, Pasqualina Napoletano, apuntó por su parte que, más allá de la ceremonia de inauguración, los Juegos en sí no deben boicotearse, pues 'el aislamiento China no ayudaría a la causa tibetana'.

En parecido sentido se pronunció hoy, en una rueda de prensa en la sede de la Eurocámara, el presidente del Parlamento tibetano en el exilio, Karma Chophel, quien precisó que la decisión de acudir o no a los Juegos debe ser adoptada 'en conciencia' por cada país.

En el debate del pleno, los más favorables a aprovechar los Juegos para censurar la situación en el Tíbet fueron los miembros del grupo Los Verdes, que vistieron camisetas que mostraban los aros olímpicos como si fueran esposas y enarbolaron banderas tibetanas.

'Todos los líderes (occidentales) deberían rechazar acudir a la ceremonia de apertura', sostuvo el copresidente de Los Verdes, el alemán Daniel Cohn-Bendit, que alentó también a atletas y periodistas a mostrar en Pekín su rechazo a las violaciones de derechos humanos en China, a la manera en que lo el atleta negro Jesse Owens se enfrentó al régimen nazi en Berlín en 1936.

Presente en el pleno, el secretario de Estado esloveno de Asuntos Europeos, Janez Lenarcic, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, indicó que los ministros de Deportes de la Unión se mostraron el pasado 17 de diciembre contrarios al boicot a los juegos.

No obstante, precisó que la cuestión del Tíbet será objeto de un nuevo debate en la reunión informal que los ministros de Exteriores de los Veintisiete celebrarán en Brdo (Eslovenia) los próximos viernes y sábado.

La mayoría de gobiernos de la Unión Europea han descartado ya la opción del boicot, aunque el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dejó ayer abierta la posibilidad de no participar en las ceremonias de apertura o clausura.

28-III-08, efe, terraactualidad

Tíbet en el punto de mira de la Eurocámara
Tíbet en el punto de mira de la Eurocámara

El pleno del PE acogió hoy un debate sobre la situación en Tíbet, en el que varios oradores apoyaron un posible boicot de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, mientras que otros propusieron medidas más severas contra China. Todos los parlamentarios exigieron a Pekín que ponga fin a los continuos abusos de los derechos humanos en la región y abra las vías del diálogo para resolver el conflicto. El PE también debatió los resultados del Consejo Europeo de primavera.
El presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, señaló que los hechos acaecidos en Lhasa, capital de Tíbet, desde el pasado 10 de marzo "causan una enorme preocupación en el Parlamento Europeo".
 
En cuanto a los Juegos Olímpicos, Pöttering recalcó que "todo político responsable tiene que plantearse si participará en la ceremonia de inauguración en caso de que los dirigentes chinos no hagan un esfuerzo para abrir el diálogo y resolver el conflicto". Añadió que, "apoyamos que todos los deportistas puedan ir y llevar a cabo una competición libre y equitativa, pero no podemos perder el respeto a nuestros propios principios" y destacó que el Parlamento Europeo tiene una gran responsabilidad en este sentido.
 
El presidente condenó el "asesinato de personas pacíficas" en Tíbet, así como el uso desproporcionado de medios policiales. Además, expresó su solidaridad con el Dalai Lama y dejó claro que "no permitiremos su demonización ni que se le vincule con el terrorismo". También señaló que "en mis encuentros con él, siempre he tenido la impresión de que es una persona que confía en la paz, los derechos humanos y la reconciliación".
 
El presidente del PE subrayó que el diálogo y la cooperación entre la UE y China son una "cuestión de interés compartido" y dejó claro que para que los Juegos Olímpicos tengan éxito se deben cumplir varias condiciones: respeto por la identidad cultural y religiosa del pueblo tibetano e información libre y equitativa. "La expulsión de periodistas y corresponsales no es aceptable", destacó.
 
Al final del debate, el presidente declaró que "el Parlamento Europeo está de lado del pueblo tibetano".
 
El Dalai Lama aceptó la invitación del Parlamento Europeo para dirigirse al pleno de la Eurocámara con motivo del Año Europeo del Diálogo intercultural. La comparecencia se celebrará en diciembre. En su carta de aceptación, que Pöttering leyó durante el debate, el Dalai Lama agradece a los eurodiputados su apoyo en unos "momentos tan difíciles para el pueblo tibetano".
 
La Eurocámara recibió hoy a una delegación del Parlamento tibetano en el exilio, encabezada por su portavoz, Karma Chophel.
 
Grupos políticos
 
Joszef SZAJER (PPE-DE, Hungría) dejó claro que "no podemos estrechar la mano sonrientes a personas que llevan metralletas". Además, señaló que "no se trata de boicotear los Juegos Olímpicos, sino de exigir a las autoridades que pongan fin a la violencia y respeten los derechos humanos".
 
Destacó que "no podemos permitir que un Estado asesine a sus propios ciudadanos" y emplazó a las autoridades chinas a que inicien un diálogo de paz utilizando como base la autodeterminación de Tíbet. También recalcó que la autoridad del Dalai Lama no se puede cuestionar.
 
La eurodiputada Pasqualina NAPOLETANO (PSE, Italia), argumentó que "el papel político del Dalai Lama es insustituible" como figura que no llama a la independencia pero que pide respeto para los derechos de su pueblo. Por esta razón, consideró que "si las autoridades chinas quieren llegar a la paz deben negociar directamente con él". Respecto al boicot, abogó por  "una política coherente a largo plazo" frente a los "gestos". "Necesitamos una única voz" para decir a China que "una gran potencia económica tiene obligaciones interiores y en el plano internacional antes, durante y después de los juegos", concluyó.
 
Marco PANNELLA (ALDE, Italia) se mostró favorable al boicot de la inauguración e hizo hincapié en que "no podemos admitir ese espectáculo de vergüenza". Concluyó con el lema "for a free Tibet, for a free China".
 
Por su parte, Cristiana MUSCARDINI (Unión por la Europa de las Naciones, Italia) consideró que todas las esperanzas depositadas en que China lograría ser defensora de los derechos humanos, además de potencia económica, se han visto rotas. Y recomendó que si las autoridades del gigante asiático no quieren tener un "diálogo constructivo con los tibetanos" se revisen los acuerdos de cooperación entre China y la UE. En su opinión, el "diálogo político con el Dalai Lama" y la protección de los derechos de las personas son condiciones para la asistencia de las autoridades europeas en las Olimpiadas.
 
Daniel COHN-BENDIT (Alemania, Verdes/ALE), destacó que la UE tiene que negarse a ir a la inauguración de los Juegos Olímpicos. Además, aseguró que estos Juegos Olímpicos sólo serán libres cuando los ciudadanos vayan a la plaza de Tiananmen con cualquier bandera y puedan decir lo que quieran.
 
"Tíbet no es el único problema", declaró Cohn-Bendit y recordó a los centenares de defensores del medio ambiente y los derechos humanos detenidos.
 
Vittorio AGNOLETTO (Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, Italia), opinó que el boicot a los juegos tendría sentido si los derechos humanos "tuvieran primacía en las relaciones internacionales" y se "incluyera como cláusula" en los lazos comerciales con China. Sin embargo, el diputado consideró que el peso de las relaciones económicas conduce a que se "tolere la vulneración de los derechos humanos". "Los boicots sólo sirven para tranquilizar nuestras conciencias", exclamó, y defendió otras iniciativas más allá de los gestos diplomáticos que permitan avanzar respecto a la situación del pueblo tibetano o la libertad de expresión.
 
Patrick LOUIS (IND/DEM, Francia) señaló que esta dictadura acaba con la libertad de expresión y amenaza a los tibetanos. A continuación, criticó a, Bernard Kouchner, ministro de Exteriores francés, por hablar de "nuestros amigos chinos" y dijo que los líderes europeos serán culpables si no reconocen lo que está sucediendo en China.
 
Por su parte, Bruno GOLLNISCH (No Inscritos, Francia) declaró que en los últimos 60 años China se ha impuesto en Tíbet y grupos de influencia europeos han respaldado a las autoridades de Pekín, "incluyendo los manifestantes de izquierdas de los años 60 y 70", ya que "ninguno de ellos se alzó en nombre de los pueblos oprimidos en Asia".
 
Janez LENARCIC, secretario de Estado para Asuntos Europeos de Eslovenia, emplazó al gobierno chino a que proporcione datos reales sobre la violencia en Tíbet. Además, exigió a Pekín que respete el derecho de los tibetanos a manifestarse de forma pacífica y se pronunció en contra de un posible boicot a la ceremonia de inauguración, en línea con una declaración aprobada la semana pasada por los ministros europeos de Deportes.
 
Lenarcic pidió poner punto y final a la violencia en la región y exigió la liberación de los manifestantes, que "sólo han expresado su opinión".
 
La comisaria Europea de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita FERRERO-WALDNER pidió a las autoridades chinas que controlen el uso de la fuerza porque "la violencia no puede ser aceptada". Recordó que, hasta ahora, "la UE siempre ha apoyado la soberanía e integridad territorial de China, con la inclusión del Tibet, pero esto no significa que la protección de los derechos humanos sean un asunto interno". Respecto al boicot de los Juegos, la comisaria defendió que "no son un evento político" pero deben mantenerse en un ambiente que tenga en cuenta su "mensaje de paz inherente" y la libertad comunicación.
 
Debate sobre el Consejo Europeo
 
Los eurodiputados también debatieron las conclusiones del Consejo Europeo, que se celebró en Bruselas los días 13 y 14 de marzo.
 
Joseph DAUL (PPE-DE, Francia) señaló que el último Consejo Europeo "se ha celebrado en un contexto muy difícil". Aunque los indicadores de la UE apuntan a un déficit presupuestario menor y una mayor creación de empleo, "los vientos del otro lado del Atlántico no son favorables".
 
Daul solicitó no ceder a la "tentación proteccionista" y abogó por una política de reformas "responsable y solidaria". Además, pidió a la Comisión Europea que presente sus directrices económicas y de empleo para aprobarlas lo antes posible. Por otra parte, aprovechó para exigir la libre circulación de científicos en la UE, el reconocimiento de títulos y de los derechos de propiedad intelectual y la promoción de universidades europeas.
 
En cuanto al cambio climático, recalcó que "los esfuerzos para reducir las emisiones no pueden mermar la competitividad de nuestras empresas". También respaldó el proyecto de Nicolas Sarkozy para dar un nuevo impulso a las relaciones euromediterráneas, ya que "esperamos que sirva como punto de inflexión en nuestras relaciones con el otro lado del Mediterráneo".
 
Por su parte Martin SCHULZ (PSE, Alemania), coincidió en que este crecimiento económico "todavía estable" se enfrenta a "amenazas", como la desaceleración estadounidense y se preguntó cómo y cuándo "este capitalismo del Far West" se va a revisar, para lo que pidió a la Comisión medidas más precisas.
 
Adina-Ioana VALEAN (ALDE, Rumanía) advirtió de que "debemos responder con urgencia al cambio climático" y propuso hacerlo teniendo en cuenta la eficiencia energética, que, según ella, no se ha tomado en consideración en las conclusiones de la Presidencia. Asimismo, instó a los Estados miembros a que den ejemplo e incentiven el uso de aparatos y vehículos de bajo consumo para reducir las emisiones de CO2.
 
Valean aseguró que "no podemos ser demasiado optimistas" en el plano económico, puesto que "los ciudadanos tienen cada vez facturas más altas". A continuación, criticó a aquellos países que no han invertido lo suficiente en I+D y declaró que el apoyo a las PYMEs es fundamental para el crecimiento. Concluyó que el reto ahora es cumplir las promesas y "el Parlamento Europeo lo hará".
 
El eurodiputado Brian CROWLEY (Unión por la Europa de las Naciones, Irlanda), subrayó que el verdadero peligro frente al crecimiento y la creación de empleo no viene tanto de la crisis de las hipotecas basuras de EEUU, sino de nuestra "falta de innovación" en estos momentos de recesión. Explicó que políticas más emprendedoras, junto con la formación en las nuevas tecnologías, son los pasos necesarios para sentar un crecimiento económico a largo plazo.
 
Rebecca HARMS (Verdes/ALE, Alemania) señaló que en ningún momento se ha hablado de "objetivos ambiciosos" para el cambio climático y pidió ser "más consecuentes con lo que se pactó el año pasado". Harms defendió proteger a las industrias europeas, pero sin ceder a la presión de los lobbies automovilísticos, "que tienen demasiada influencia en Bruselas". A continuación, dijo que "cuando hablamos de exenciones nos equivocamos" y criticó a los Estados miembros que sólo han defendido sus intereses en la Cumbre celebrada en Bruselas.
 
El representante de la izquierda europea, Dimitrios PAPADIMOULIS (Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, Grecia) echó en falta una mayor atención a los desajustes sociales en Europa en esta pasada Cumbre y lamentó que el pilar de la solidaridad haya desaparecido, en su opinión, del Tratado de Lisboa.
 
Johannes BLOKLAND (IND/DEM, Países Bajos) apostó por "propuestas legislativas tangibles" sobre cambio climático y solicitó un acuerdo constructivo en este ámbito.
 
El diputado no inscrito Roger HELMER (Reino Unido) aprovechó su intervención para tachar de "atentado a la democracia" la falta de sometimiento del Tratado de Lisboa a la consulta popular.
 
El primer ministro esloveno, Janez JANSA, habló en nombre de la Presidencia del Consejo de la UE y recalcó que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE pactaron alcanzar un acuerdo sobre cambio climático antes de que finalice 2008. Este plazo incluiría la aprobación del paquete legislativo que la Comisión presentó en enero. Además, señaló que si Europa quiere hablar con una sola voz durante las negociaciones de un acuerdo internacional, "es necesaria una mejor coordinación de nuestras políticas y posiciones".
 
Jansa también se refirió a la Estrategia de Lisboa, "durante esta cumbre -destacó- hemos lanzado un nuevo ciclo de tres años más ambicioso, específico y moderno".
 
Por lo que se refiere a los mercados financieros, recalcó que "lo que ha sucedido en el mercado causa una gran preocupación" y declaró su intención de introducir un código de conducta voluntario para los fondos soberanos. Además, apoyó reforzar el proceso de Barcelona para el Mediterráneo, que incluirá a todos los Estados miembros y terceros países y subrayó la necesidad de "incluir en este proceso al Parlamento Europeo como interlocutor".
 
"El debate fue muy útil" resumió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao BARROSO. Respecto a la economía europea, que centró gran parte de la pasada cumbre, Barroso defendió que "los principios siguen robustos" pero que debido a la influencia de las turbulencias de Estados Unidos, la "UE tiene que vigilar" y "ser visible como supervisora", además de "mantener la confianza".
 
La Comisión apoyó la propuesta para la Unión por el Mediterráneo "haciendo que avance el Proceso de Barcelona" y se alegró de que hubiera consenso en el seno de la UE respecto a este nuevo instrumento.
26-III-08, europarl.europa.eu
China attacks EU position on Tibet crackdown - 31.03.2008 - 09:23, euobserver

China is "strongly dissatisfied" with the European Union following a
discussion at a EU foreign ministers meeting about the ongoing crackdown on
Tibetan protesters by Chinese authorities.