dossier actualitat revolta tibetana 2008 (3)

(veure anteriors:
- imatges de la detenció (i arrestaments) de la Marxa Free Tibet
- monjos encapçalen manifestacions a Tibet; repressió i morts a Lhasa
- dossier actualitat revolta tibetana 2008 (1)
- dossier actualidad revuelta tibetana 2008 (2)
i dossier general d'actualitat Tibet: la hipocresia (el 2008, olímpica) de tots)

- notícies en ordre cronológic -

Tibet monks disrupt tour by journalists to complain about lack of religious freedom una trentena de monjos han abordat en el Jokang, el temple més important de Lhasa, a la delegació de periodistes internacionals que el Govern xinès està passejant pel Tibet, denunciant la seva situació i la informació oficial. A la marxa de la delegació, el Jokang ha estat aïllat i tancat. La visita als tres principals monestirs al Tibet -Drepung, Sera i Ganden- ha estat anul.lada.

27-III-08, Ch. Hutzler, chinapost: A government-managed visit by foreign reporters to Tibet's capital backfired Thursday when Buddhist monks disrupted the tour, screaming that there was no religious freedom and that the Dalai Lama was not to blame for Lhasa's recent violence.
The government had arranged the trip for the reporters to show how calm Lhasa was after the deadly riots shattered China's plans for a peaceful run-up to the Beijing Summer Olympics.
The outburst by a group of 30 monks came as the journalists, including an Associated Press reporter, were being shown around the Jokhang Temple - one of Tibet's holiest shrines - by government handlers in Lhasa.
"Tibet is not free! Tibet is not free!" yelled one young Buddhist monk, who then started to cry.
They also said their exiled spiritual leader, the Dalai Lama, had nothing to do with recent anti-government riots by Tibetans in Lhasa, where buildings were torched and looted, and ethnic Han Chinese were attacked.
The government has said the March 14 riots were masterminded by "the Dalai clique," Beijing's term for the Dalai Lama and his supporters.
Government handlers shouted for the journalists to leave and tried to pull them away during the protest.
"They want us to crush the Dalai Lama and that is not right," one monk said during the 15-minute outburst.
"This had nothing to do with the Dalai Lama," said another, referring to the March 14 riots. The Chinese government says 22 people died, while Tibetan exiles say the violence plus a harsh crackdown afterward have left nearly 140 people dead.
The outburst by the monks came amid a morning of stage-managed events. Reporters had already been taken to a Tibet medical clinic that had been attacked nearby the Jokhang, and shown a clothing stores where five girls had been trapped and burned to death.
The monks, who first spoke Tibetan and then switched to Mandarin so the reporters could understand them, said they knew they would probably be arrested for their actions but were willing to accept that.
They had rushed over to stop the reporters from being taken into an inner sanctum of the temple, saying they were upset that a government administrator was telling the reporters that Tibet had been part of China for centuries.
They said troops who had been guarding the temple since March 14 were taken away the
night before the visit by the reporters.
One monk said they were upset that some of the people brought to worship at the temple "are not true believers but are Communist Party members."
China rarely allows foreign reporters into Tibet under normal circumstances, so the media tour was meant to underscore the communist leadership's determination to contain any damage ahead of the Beijing Olympics in August that was supposed to celebrate China as a modern, rising power.
The official Xinhua News Agency reported Thursday on the action by the monks, but did not say what the monks yelled out. "The media tour soon resumed," Xinhua said.
The rioting and four days of protests that preceded it were the worst anti-Chinese demonstrations in Lhasa in nearly two decades and they sparked protests in Tibetan areas across a vast portion of western China.
On Wednesday, the first day of the visit, police presence was visible but not overbearing in the newly built up and heavily Chinese portions of Lhasa.
An acrid odor hung in the blocks near the old city where rows of burned out buildings stand as evidence of the violence. Many shops were closed, some from a lack of business, others from looting that left their migrant Chinese owners with little to sell.
Chinese state media and officials said Wednesday that more than 660 protesters have surrendered in Lhasa and in Sichuan province, site of at least two violent confrontations between police and Tibetan protesters.
The Chinese government has maintained its response was measured and comparable to what any responsible government would do when faced with civil unrest.

 el temple de Jokhang

26-III-08, G. Saura, lavanguardia: De regreso a Estados Unidos tras su visita al Dalai Lama en Dharamsala (India), Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, hizo ayer una escala en Barcelona y se entrevistó con José Montilla y Jordi Hereu. Pelosi, tercera autoridad de Estados Unidos, rechazó el boicot a los Juegos de Pekín. "El Dalai no apoya esta medida. También me dijo que me desprendiera de mis actitudes negativas, así que le haré caso", dijo la demócrata californiana.

26-III-08, R. Poch, lavanguardia: Mientras un diario anglosajón comparaba estos días los Juegos Olímpicos de China con los de Hitler de 1936, que sirvieron para dar esplendor al nazismo, la opinión pública china es informada de historias como las de Chen Jia, una de las cinco jóvenes dependientas quemadas vivas en un mismo comercio de Lhasa durante los disturbios protagonizados por tibetanos del día 14.

Las sociedades de China y Occidente viven en mundos diferentes en cuanto a su visión de la crisis tibetana, la peor en veinte años. Protestas pacíficas, disturbios sangrientos, restablecimiento de un orden público elemental, represión, censura y manipulación informativa se han superpuesto, complicando sobremanera la percepción de los hechos...

En China, al contrario, la propaganda oficial ha cargado las tintas sobre el pogromo y la mencionada omisión y manipulación de los medios globales, silenciando tanto el origen del descontento tibetano, como la represión, anterior y posterior al 14 de marzo, en Lhasa, y en otros lugares, que, según el exilio tibetano, dejó 140 muertos, 40 de ellos identificados. De ese total, 19 en la provincia de Gansú, señala el exilio.

La cifra oficial china de muertos se eleva a 22, e incluye algunos policías, pero apenas menciona manifestantes, aunque se reconoce que hubo "disparos en defensa propia". En Ngaba, distrito de Sichuan en el que una fuente directa confirmó a nuestro diario por lo menos nueve muertos el día 17, el informe chino sólo daba cuenta, aquel mismo día, de disturbios y ataques a sedes policiales con un policía muerto.

El resultado de ambas políticas informativas - una, centralizada por un gobierno; autorregulada en una difusa corriente principal la otra- es la indignación de la población china ante la manipulación occidental favorable al independentismo tibetano, y la de la opinión occidental ante la brutalidad y la censura china...

En comentarios en la red, muchos chinos expresan días gran indignación los medios y los países occidentales. Salvo en Tíbet, donde, a diferencia de China, el Partido Comunista no fue purgado tras la revolución cultural, el tono de la propaganda oficial es mucho más moderado que el de la ciudadanía.

  

25-III-08, agcs, lavanguardia: Varios incidentes alteraron ayer la ceremonia de encendido de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín en las ruinas de Olimpia y sus alrededores. Un gran despliegue de la policía griega trató de evitar que las protestas contra China, a raíz de los sucesos de Tíbet de las pasadas semanas, empañaran el acto.

La televisión estatal china se curó en salud retransmitiendo la ceremonia en falso directo, lo que le permitió eliminar las imágenes del intento más notorio de boicot, protagonizado por miembros de Reporteros sin Fronteras (RSF). El presidente del Comité Olímpico Chino, Lui Qi, pronunciaba su discurso en la explanada del estadio de la antigua Olimpia cuando un individuo saltó a la arena y logró colocarse detrás de él - delante de las cámaras de televisión, por tanto- y desplegar una pancarta negra en la que aparecían cinco esposas encadenadas a modo de aros olímpicos.

En menos de un minuto, el joven fue apartado a empellones por agentes de policía de paisano. Lui Qi apenas pudo darse cuenta de lo ocurrido, y las cámaras de la televisión china se apartaron abruptamente. La agencia oficial china de noticias, Xinhua, no se hizo eco del suceso.

Mientras, en la tribuna de invitados, el presidente de RSF, el francés Robert Menard, exhibía una pancarta similar. Un tercero lo hizo en el acceso al recinto.

Los tres miembros de la ONG, que estaban acreditados como periodistas para la ceremonia, fueron detenidos. Más tarde, RSF se responsabilizó de los hechos en un comunicado, señalando que "si el fuego olímpico es sagrado, los derechos humanos lo son aún más". "No podemos dejar que el Gobierno chino se apropie de la llama, símbolo de paz, sin denunciar la situación dramática de los derechos humanos en el país".

A pesar de este alegato, para todo el mundo estaba clara la relación de esta protesta con la cuestión de Tíbet. Otras seis personas fueron detenidas fuera del recinto y puestas en libertad poco después, entre ellas un representante de Estudiantes por un Tíbet Libre, Tenzin Dorje, quien demandaba que su país sea excluido de la ruta de la antorcha olímpica. Cuando esta iniciaba su recorrido desde la antigua Olimpia, una joven que se había cubierto la cara con pintura roja se tendió en el suelo al paso de la comitiva de vehículos que acompañaba al primer portador de la antorcha (el medallista griego de taekwondo Alexandros Nikolaidis), y fue apartada a rastras por la policía. Asimismo, activistas tibetanos desplegaron una pancarta en el balcón de un hotel.

Los disturbios no fueron a más. Según la policía griega, tan sólo otras 25 personas trataron de perturbar el paso de la antorcha. Esta debe llegar a Pekín el 31 de marzo y, desde allí, viajar por veinte países antes de regresar a China, el 4 de mayo. De momento, la llama recorrerá Grecia y llegará a Atenas el próximo día 29...

El presidente del COI, el belga Jacques Rogge, fue más mesurado al declarar que "siempre es lamentable que haya protestas, pero estas no han sido violentas y eso es lo que importa". Antes, en conferencia de prensa, Rogge tuvo que hacer frente a la polémica tibetana diciendo que "la mayoría de los líderes políticos no desea un boicot a los Juegos; ya lo han dicho Bush, Sarkozy y Brown". Rogge declaró a la agencia Associated Press que se ha comprometido a practicar una "diplomacia silenciosa" con China al respecto de Tíbet y de cuestiones de derechos humanos, y que hablará con el primer ministro chino, Wen Jiabao, el mes próximo.

En uno de sus gestos que ya no causan sorpresa, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se ha ofrecido a hacer de mediador si hay conversaciones entre China y representantes del Dalai Lama. Un comunicado de su oficina dirigido al presidente chino, Hu Jintao, lamenta los "trágicos sucesos" de Tíbet y expresa su esperanza en que haya diálogo entre las partes. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, también pidió ayer a China que inicie contactos con el Dalai Lama.

"Las autoridades deportivas de Tíbet prometen tomar medidas de seguridad para proteger de sabotajes el relevo de la antorcha", decía ayer la agencia Xinhua. Preguntadas por Associated Press, dichas autoridades no explicaron en qué consistirán las medidas.

La protesta tibetana marca el encendido de la llama olímpica

24-III-08, agcs, lavanguardia: La llama olímpica fue encendida hoy en la Antigua Olimpia, en el sureste de Grecia, para los Juegos de Pekín 2008 en una ceremonia aprovechada por varios manifestantes para protestar contra la represión china en el Tibet.

Durante el discurso del presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín, Lui Qi, tres activistas lograron acceder al estadio antiguo de Olimpia pero fueron reducidos por las fuerzas de seguridad.

Uno de ellos incluso logró acercarse a Lui y alzar justo detrás de éste una bandera negra a favor del boicot de los Juegos por la represión en Tibet, pero fue enseguida reducido por la policía. El funcionario chino, que no interrumpió su discurso, señaló que "la llama olímpica va a radiar luz y alegría, paz y amistad, además de esperanza y sueños al pueblo de China y a todo el mundo".

En las afueras del histórico estadio otro activista tibetano y un foto-reportero griego fueron detenidos y supuestamente maltratados por la policía local. El fotógrafo Mijalis Sourlis aseguró haber sido llevado "a empujones" a la comisaria de policía de Olimpia, donde fue interrogado por los agentes, junto con el activista tibetano Tenzin Dorjee.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, dijo tras el incidente que "siempre es lamentable que haya protestas, pero estas no han sido violentas y eso es lo que importa".

Los organizadores griegos habían adoptado medidas de seguridad sin precedentes en el recinto arqueológico y en el pueblo de la Antigua Olimpia, precisamente por temor a actos de protesta contra China.

El presidente del COI expresó en la ceremonia su esperanza de que "el simbolismo de la antorcha sea reconocido en todo el mundo". "Hoy enviamos a miles de mensajeros modernos por los cinco continentes para repartir el mensaje de la tregua y se escuchará y será comprendido en todos los rincones del mundo por donde pase la llama", dijo Rogge en su discurso. Añadió que "el relevo de la antorcha y los Juegos Olímpicos deben de ser celebrados en un ambiente pacífico. Espero que se creen las circunstancias correctas dónde sea que viaje la antorcha".

El llamado "Viaje de la armonía" de la antorcha de los Juegos de Pekín 2008 será por los cinco continentes, en los que pasará por 21 ciudades, además de otras más de cien en China, a cuya capital llegará el 8 de agosto, justo para inauguración de los Juegos.

El tramo del recorrido más polémico y delicado será la región del Tibet, donde en las últimas semanas ha habido numerosas protestas violentas contra el régimen chino.

Rogge había dicho hoy por mañana en rueda de prensa que a pesar de los sucesos en el Tibet, no es el momento para un boicot de los Juegos Olímpicos de Pekín, ya que la mayor parte de los líderes políticos no lo apoyan. "La mayoría de los líderes políticos no desean el boicot de los Juegos. Ya lo han dicho (George) Bush, (Nicolas) Sarkozy y (Gordon) Brown, entre otros", dijo Rogge en relación a la represión policial china en el Tibet en las últimas semanas...

La antorcha olímpica recorrerá entre hoy y el próximo domingo 1.528 kilómetros por Grecia, en manos de 645 relevistas, locales y extranjeros.

El 30 de marzo llegará al estadio histórico de Panathinaikos, en Atenas, lugar de los primeros Juegos Olímpicos de la Edad Moderna (1896), donde la última relevista entregará la llama al Comité Organizador de Pekín 2008. Durante la intervención del presidente del comité organizador para los Juegos Olímpicos de Pekín, Liu Qi, previa al alumbramiento de la antorcha olímpica, tres manifestantes irrumpieron en el antiguo estadio olímpico. Uno de ellos logró acercase a Liu y desplegar una pancarta negra con los anillos olímpicos en forma de esposas, abogando por un boicot contra el país que no respeta los derechos humanos. Los activistas fueron alojados rápidamente del lugar por la policía, que en las últimas 48 horas había implementado extremas medidas de seguridad en toda la ciudad y en el sitio arqueológico. El activista tibetano Tenzim Dorjee, de la organización tibetana "Estudiantes para un libre Tibet", fue detenido un poco más tarde junto a un periodista griego en el centro de la ciudad y fueron arrastrados a la fuerza al cuartel de la policía. Dorjee se había entrevistado temprano en la mañana de hoy con Rogge en su hotel en la Antigua Olimpia, para expresarle su preocupación por la situación violenta en Tibet. Rogge le invitó a que se vieran en Suiza, "como lo hace frecuentemente con las organizaciones de derechos humanos", y declaró que respeta las acciones de los activistas en general.

[hummel+tibet+football+team.jpg] la del Tíbet, una selección que no podrá participar en los Juegos Olímpicos

ANTORCHA OLÍMPICA
- Recorrido internacional (todas las etapas):
2 de abril: Alma-Ata
3 de abril: Estambul
5 de abril: San Petersburgo
6 de abril: Londres
7 de abril: París
9 de abril: San Francisco
11 de abril: Buenos Aires
13 de abril: Dar es Salaam
14 de abril: Muscat
16 de abril: Islamabad
17 de abril: Nueva Delhi
19 de abril: Bangkok
21 de abril: Kuala Lumpur
22 de abril: Yakarta
24 de abril: Camberra
26 de abril: Nagano
27 de abril: Seúl
28 de abril: Pyeongyang
29 de abril: Ho Chi Minh City
2 de mayo: Hong Kong
3 de mayo: Macao
- Recorrido por China (principales etapas):
7 de mayo: Guangzhou
20 de mayo: Shanghai
19-21 de junio: Tíbet
4 de agosto: Tianjin
6 de agosto: Pekín

 Wang Lixiong

23-III-08, R. Poch, lavanguardia: Un grupo de treinta intelectuales chinos emitió ayer un manifiesto en Pekín en el que instan al Gobierno chino a mantener un "diálogo directo" con el Dalai Lama, cesar la "campaña tendenciosa de propaganda" sobre la crisis tibetana y "examinar y cambiar" una política de nacionalidades que califican de "fallida".

La lista de firmantes, entre ellos profesores de universidad y conocidos intelectuales de Pekín, Shanghai, Shenzhen y de otras tres provincias chinas, viene encabezada por el escritor pekinés Wang Lixiong. En 1998, Wang ya advirtió en un libro, no editado en China, que el desarrollismo chino en Tíbet estaba ampliando la desigualdad y el descontento. Ahora, la crisis está siendo una campanada para las autoridades chinas porque demuestra que su estrategia desarrollista en Tíbet es un fracaso, declaró Wang Lixiong en una entrevista para la agencia IPS.

"Los disturbios de 1987 y 1989 se limitaron a Lhasa e implicaron sólo a monjes, intelectuales y estudiantes, ahora se han extendido por todas las zonas tibetanas y han implicado a gente de toda condición, incluidos trabajadores y campesinos", dijo Wang, apuntando uno de los aspectos más significativos de esta crisis.

El manifiesto critica el "lenguaje tipo revolución cultural empleado por los dirigentes del Partido Comunista en Tíbet". "Es contraproducente para la imagen de China y no está al nivel de una civilización moderna", dice.

También pone en duda que los disturbios hubieran sido planeados y sugiere que se trató de una "revuelta popular", de la que hay que extraer lecciones. También pide libre acceso de la prensa internacional a la región y que la comisión de Derechos Humanos de la ONU lleve a cabo una investigación, dos propuestas difícilmente aceptables para Pekín.

Por su parte, el principal órgano escrito del Partido Comunista Chino publicó un artículo en el que llamaba a "reprimir fuertemente la conspiración enfocada al sabotaje (de las Olimpiadas) y aplastar a las fuerzas tibetanas independentistas". "China reprime y condena al puñado de criminales que no respeta la ley", añadía.

China está sufriendo en Tíbet su peor crisis nacional de los últimos veinte años. Iniciada el día 10, dio lugar a manifestaciones pacíficas y disturbios violentos. Las cifra de muertos, 22, según las autoridades chinas, no se puede comprobar. La situación en la capital tibetana, Lhasa, es de un regreso a la normalidad con miedo entre la comunidad tibetana.

22-III-08, afp, lavanguardia: "Cuando llegue la hora de ir a Pekín, estaré preparado, sea en semanas o meses", declaró el Dalai Lama el jueves, mostrándose dispuesto a a hablar con el presidente Hu Jintao sobre la crisis tibetana. El primer ministro chino, Wen Jiabo, dijo por su parte que si el Dalai Lama reconoce que Tíbet es parte de China, Pekín se abrirá al diálogo. Y, ayer, la presidenta de la Cámara de representantes de EE. UU. pidió una investigación internacional sobre la violencia en Tibet.