investigaciˇ UE privilegis fiscals EsglŔsia Cat˛lica a Espanya, ItÓlia, BŔlgica...

La Comisión Europea (CE) ha pedido información al Gobierno de Italia sobre las ventajas fiscales en materia inmobiliaria que tiene la Iglesia Católica en este país, ante la sospecha de que podrían vulnerar las reglas sobre ayudas de Estado, dijo hoy el portavoz de Competencia de la CE, Jonathan Todd.

La CE, recordó el portavoz, también ha realizado indagaciones similares ante las autoridades de España, donde la Iglesia Católica está exenta de abonar una tasa municipal sobre construcciones, instalaciones y obras en propiedades inmobiliarias.

En el caso de Italia, se trata de unas exenciones sobre la fiscalidad de propiedad inmobiliaria y sobre el impuesto de sociedades para beneficios derivados de propiedades inmobiliarias.

Bruselas ha recibido 'denuncias' que indican que tales prerrogativas podrían vulnerar el reglamento europeo sobre ayudas públicas, una norma que, según recalcó el portavoz, rige sobre 'cualquier entidad que realice actividades económicas', incluida la Iglesia.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, pidió y recibió información del Gobierno de Romano Prodi al respecto en las últimas semanas, y le ha solicitado ahora datos suplementarios antes de decidir si abre o no una investigación formal.

Si este fuera el caso y se confirmase que las exenciones violan las reglas europeas, la CE podría exigir el reembolso del beneficio obtenido por la Iglesia por sus ventajas fiscales.

Las indagaciones atañen al territorio italiano, no al Estado del Vaticano, que no forma parte de la Unión Europea, precisó el portavoz.

Son similares a las que el Ejecutivo comunitario ha venido realizando en España desde 2006.

En este caso, a raíz de preguntas del eurodiputado Willy Meyer (Izquierda Unida) y del italiano Marco Cappato (Partido Radical), Bruselas ha estudiado la legalidad de la exención del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras.

En un primer momento, Kroes contestó a los parlamentarios que no veía irregularidades en la prerrogativa.

Pero el pasado abril, tras una segunda interpelación de Meyer y Capatto, Kroes admitió que podía haberse equivocado y se comprometió a pedir información suplementaria a las autoridades españolas.

El pasado 19 de julio, la CE envió así un nuevo requerimiento escrito las autoridades españolas, y les pidió que respondan a sus preguntas para mediados del próximo septiembre, indicaron hoy fuentes comunitarias.

Si Bruselas considera tras su examen que la exención no se ajusta a la normativa europea, pedirá a España que la retire o enmiende.

En el caso de que las autoridades españolas declinasen la demanda, la CE iniciaría un proceso de infracción que en último término podría acabar en denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Este no es el primer expediente del Ejecutivo comunitario sobre el tratamiento fiscal que la Iglesia Católica recibe en España.

A instancias de la Comisión, las autoridades españolas debieron derogar el pasado 1 de enero ciertas cláusulas de los acuerdos entre el Estado y la Iglesia de 1979, para que ésta dejase de estar eximida del pago del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

efe, terra, 28-VIII-07.

El mundo político italiano acogió hoy dividido la decisión de la Comisión Europea de pedir información al Gobierno de Roma sobre las ventajas fiscales en materia inmobiliaria que tiene la Iglesia católica en el país.

El Ejecutivo comunitario sospecha que esas ventajas podrían vulnerar las reglas sobre las ayudas de Estado, e inmediatamente los políticos se han dividido entre los que consideran normal el paso de Bruselas y los que ven una campaña contra la Iglesia.

El subsecretario de Economía, Paolo Cento, de los Verdes, consideró que la acción de Bruselas 'confirma la necesidad' de que Estado y Vaticano busquen 'una solución compartida y equilibrada', que salvaguarde 'la función social' de la Iglesia.

Aseguró que 'evocar este tema no significa hacer anticlericalismo', sino afrontar una cuestión 'importante, como es la necesidad de armonizar las reglas fiscales también para los institutos religiosos'.

La Comisión Europea se interesa por unas exenciones sobre la fiscalidad de propiedad inmobiliaria y el impuesto de sociedades para beneficios derivados de propiedades inmobiliarias, sobre las que ha recibido denuncias.

'Anatema. Si yo fuese la Iglesia excomulgaría a la Unión Europea a quien la apoya entre nosotros en Italia', fue la tajante opinión del representante de la federalista Liga Norte Roberto Calderoli, para quien querer 'imponer impuestos a quien se ocupa de cosas espirituales y caridad es realmente de excomunión'.

La derechista Alianza Nacional calificó de 'increíble, la ofensiva, hasta en el plano fiscal, que el Gobierno mueve contra la Iglesia' y advirtió a la Unión Europea de que 'evite graves interferencias que no serían tolerables, y se preocupe más de la ofensiva del terrorismo fundamentalista'.

El principal partido de la oposición, Forza Italia, consideró 'oportuno' que el primer ministro, Romano Prodi, 'tome distancia de los anticlericales que se agitan en su coalición (de centroizquierda) y defienda y papel social insustituible de la Iglesia', según Maurizio Lupi.

El jefe del grupo de la Rosa en el Puño (de la coalición de Gobierno), en el Congreso, Roberto Villetti, indicó que la acción de Bruselas responde a que existe 'privilegios inadmisibles en la UE'.

La decisión de Bruselas ha sido valorada por la Federación de Jóvenes Socialista que 'finalmente' reconoce la 'anomalía italiana de las ayudas de Estado'.

Desde 2005, cuando la introdujo el Gobierno de Silvio Berlusconi, en Italia existe una ley que exonera a la Iglesia de pagar el impuesto sobre bienes inmuebles (ICI) para los edificios de su propiedad.

Además, prevé el descuento del 50% del impuesto general sobre la renta de las sociedades (IRES) y la exención del IVA para las instituciones, entre ellas las eclesiales, que prestan asistencia o beneficencia pero también a las estructuras hospitalarias y de educación.

efe, terra, 28-VIII-07.

La Comisión Europea (CE) negó hoy que esté 'faltando al respeto' debido a la Iglesia Católica al examinar si las ventajas fiscales de que disfruta en España, Italia o Bélgica son compatibles con la legislación comunitaria.

'La acusación de que esta iniciativa supone una falta de respeto a la Iglesia Católica carece de fundamento. La actuación de la Comisión en materia de diálogo con iglesias y comunidades religiosas está por encima de cualquier reproche', afirmó el portavoz de la CE Johannes Laitenberger.

'Este asunto no es una cuestión de respeto a una organización, sino de respeto a los principios del derecho comunitario', añadió.

El portavoz respondió así a las preguntas de los periodistas sobre las criticas que la actuación de la Comisión ha suscitado entre políticos conservadores italianos.

El Ejecutivo comunitario está examinando, a partir de denuncias, si las prerrogativas fiscales en materia inmobiliaria que tiene la Iglesia Católica en España e Italia se ajustan o no las reglas europeas sobre ayudas de Estado.

La noticia causó ayer controversia política en Italia, donde el dirigente de la federalista y conservadora Liga Norte Roberto Calderoli llegó a aconsejar a la Iglesia que 'excomulgase' a la Unión Europea.

El portavoz de Competencia de la Comisión, Jonathan Todd, precisó hoy que 'de momento' sólo hay indagaciones preliminares y no investigaciones formales, y recalcó que cualquier posible expediente se ceñirá estrictamente 'a la actividad comercial de la Iglesia' y no a otras actuaciones de la organización.

En el caso de España, recordó, la Comisión envió un requerimiento de información a las autoridades nacionales el pasado 19 de julio para indagar sobre los términos de las ventajas fiscales de la Iglesia y espera respuesta para 'mediados de septiembre'.

Bruselas no ha revelado el origen de las denuncias que han dado lugar sus pesquisas.

En el caso de España, el eurodiputado español Willy Meyer (Izquierda Unida) y el italiano Marco Cappato (Partido Radical), llevan meses interpelando a la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, para que examine la legalidad de la exención del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras de que goza la Iglesia.

Antes de investigar las prerrogativas eclesiásticas en materia inmobiliaria, la CE ha intervenido para ajustar a la legalidad comunitaria el trato ventajoso en la aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que la Iglesia ha tenido en España y Bélgica.

A instancias suyas, las autoridades españolas debieron derogar el pasado 1 de enero ciertas cláusulas de los acuerdos entre el Estado y la Iglesia de 1979, para que ésta dejase de estar eximida del IVA.

El Ejecutivo comunitario está satisfecho con la rectificación y así se lo comunicó al Gobierno español en una carta enviada 'antes de este verano', confirmó hoy a Efe su portavoz de Fiscalidad, Maria Assimakopoulou.

efe, terra, 29-VIII-07.

El partido centrista UDC llegó a acusar a círculos "radicales y masones" en Bruselas.

Monseñor Angelo Bagnasco, jefe de la Iglesia Católica italiana, aseguró por su parte que la institución que dirige había ayudados a muchas personas en el pasado, y advirtió que no había que caer en "prejuicios ideológicos".

La Iglesia Católica en Italia goza en ciertos casos de una exención del impuesto catastral, y una reducción del 50% de la tasa sobre actividades empresariales en los sectores de la salud y la educación.

La Iglesia italiana posee un enorme patrimonio inmobiliario (escuelas, universidades, hospitales, asilos, entre otros), que según el diario La Repubblica llega a los 100.000 edificios, de un valor total de 9.000 millones de euros (unos 12.150 millones de dólares).

El partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia, acusó implícitamente a una ministra del gobierno Prodi, la ex comisaria europea Emma Bonino, una de las líderes del pequeño Partido Radical italiano, de estar detrás de las pesquisas de la Comisión.

La izquierda, encabezada por los Verdes, es la única que apoya totalmente la iniciativa de la UE, que fue evocada por un portavoz oficial en Bruselas, tras "denuncias" cuyo origen no fue revelado.

La Iglesia Católica no paga el impuesto sobre la propiedad inmobiliaria de uso "no exclusivamente comercial" por una disposición votada durante el gobierno Berlusconi y ligeramente modificada por el gobierno Prodi.

Basta que haya un lugar de culto en un inmueble que alberga actividades comerciales para no pagar la tasa, como es el caso por ejemplo de numerosos conventos que acogen peregrinos.

La prensa italiana calcula que los ayuntamientos dejan de percibir anualmente entre 700 millones y 2.500 millones de euros (entre 950 y 3.350 millones de dólares) por ese concepto.

La situación política italiana "es particularmente frágil, y la Iglesia encarna la estabilidad", subraya Sergio Romano, editorialista del Corriere della Sera. "Los políticos lo saben y si consiguen presentarse como aliados de la Iglesia, pueden llegar a ganar votos", añadió.

afp, univision, 29-VIII-07.

Los contrastes estaban ya en el centro del escenario, pero desde ayer han dado un notable salto hacia el escándalo. La Unión Europea decidió pedir explicaciones a Italia sobre los cuantiosos beneficios fiscales que recibe la Iglesia Católica, que según denuncias de eurodiputados laicos, marcados como "notoriamente anticlericales", serían ayudas ilegales para el derecho comunitario.

Mientras el Vaticano se limitó a informar que nada tiene que ver con esta controversia, la Conferencia Episcopal Italiana reaccionó ayer con un comunicado en el que recuerda que "la Iglesia hizo y hace mucho para ayudar a las poblaciones, tanto en Italia como en Europa" y que "esto debería ser considerado con mucha atención para no caer luego en posiciones prejuiciosas de tipo ideológico".

La Iglesia italiana recibe ya una montaña de dinero proveniente del sector impuestos. En la declaración de réditos, cada ciudadano puede descontar el 8 por mil para destinarlo a su confesión religiosa o donarlo al Estado para que haga obras de bien. En un país de gran mayoría católica, la Iglesia se queda con la mayor parte de la torta. El Corriere della Sera de Milán informó ayer que en 2006 fueron a parar a los cofres eclesiásticos 930 millones de euros, casi 1.300 millones de dólares.

Además, cada ciudadano puede detraer de su declaración de réditos hasta 1.000 euros para donar a la Iglesia, que tiene un patrimonio impresionante en Italia: más de 100 mil inmuebles, que incluyen 25 mil parroquias y dos mil hospitales y casas de cura exentos del pago del impuesto inmobiliario.

Durante el gobierno conservador de Silvio Berlusconi, los inmuebles propiedad de entes eclesiásticos fueron eximidos de pagar impuestos "aunque estén destinados a actividades comerciales". El "regalo" superó los 700 millones de euros anuales.

El gobierno de centroizquierda del primer ministro católico Romano Prodi prometió reparar y emitió un decreto que obliga a abonar impuestos por los inmuebles de la Iglesia en los que se realiza "actividad exclusivamente comercial". Por tanto, la reparación fue solo a medias: "basta que haya una mínima estructura destinada al culto para que se aplique la exención", señala el diario.

Las autoridades de la Unión Europea en Bruselas niegan que haya en ellos "falta de respeto por la Iglesia". Pero la comisaria de la Competencia, Neelie Kroes, está obligada a investigar si hay denuncias de que se violan las leyes comunitarias.

Diputados y dirigentes de partidos centristas ex democristianos aliados a Berlusconi afirmaron que las denuncias provenían del Partido Radical, protagonista de todas las batallas por los derechos civiles contra la Iglesia como el divorcio y la ley del aborto. El autor de la denuncia es un diputado al Parlamento europeo llamado Maurizio Turco, del grupo radical-socialista de "La Rosa en el Puño" que con el abogado Alessandro Nucara y el fiscalista Carlo Pontesilli, ambos centristas, hicieron un estudio y encontraron zonas de ilegalidad en las exenciones que goza la Iglesia.

clarin, 30-VIII-07.

Políticos acusan a anticlericalismo masónico de investigación contra la Iglesia en Italia

.- Funcionarios y políticos italianos acusaron a sectores "radicales y masones" como los responsables de las amenazas de la Comisión Europea de investigar supuestas "ventajas fiscales" de la Iglesia Católica en Italia.

La prensa italiana recogió las declaraciones de ministros y parlamentarios nacionales que rechazan tajantemente la iniciativa de la UE.

El Ministro de Infraestructuras, Antonio Di Pietro, denunció "una instrumentalización política para poner obstáculos a aquellos que hacen el bien", y consideró que la Unión Europea "mejor haría en ocuparse de los paraísos fiscales".

Por su parte, el Ministro de Justicia, Clemente Mastella, aseguró que las sospechas de la Comisión Europea son sólo un "pretexto".

Al mismo tiempo, el partido Unión de los Demócratas Cristianos y de Centro (UDC) acusó a círculos "radicales y masones" en Bruselas.

El Partido Forza Italia, acusó implícitamente a una Ministra del gobierno de Romano Prodi, la ex comisaria europea Emma Bonino, una de las líderes del Partido Radical italiano, un partido pequeño de fuerte y reconocida influencia masónica, de estar detrás de las pesquisas de la Comisión. La izquierda, encabezada por los Verdes, es la única que apoya totalmente la eventual investigación de la Comisión.

El Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Mons. Angelo Bagnasco, recordó que la Iglesia ha ayudado a mucha gente en el pasado y pidió no caer en "prejuicios ideológicos".

En Italia, la Iglesia Católica goza en algunos casos de una exención del impuesto catastral, y una reducción del 50 por ciento de la tasa sobre actividades empresariales en los sectores de la salud y la educación.