mesures, o politiqueria electoralista?

La consellera de Ensenyament, Irene Rigau, apuesta por destinar una parte de los recursos que se dedicaban a la sexta hora en escuelas públicas a ofrecer un apoyo personalizado a los alumnos con más dificultades y al impulso de otro servicio en esta línea para potenciar las capacidades de los estudiantes superdotados. "Este servicio de apoyo personalizado servirá para que el alumno talentoso, con altas capacidades, también encuentre un estímulo adecuado para desarrollar al máximo sus potencialidades", declaró la consellera a Catalunya Informació.

Pese a que considera que el resultado académico de la sexta hora no justifica su continuidad, Rigau ha recordado que la mantendrán en las escuelas públicas que lo necesiten, en su voluntad de llevar a cabo una "discriminación positiva" en este ámbito. Por ello, ha explicado que prestarán formación a profesores para que sepan atender y detectar los problemas de aprendizaje de los alumnos con más problemas, y también para tratar a los que tienen altas capacidades.

25-VII-11, agcs, lavanguardia