quč cobren els exPresidents?

España. Paga vitalicia de 80.000 euros al año.
Catalunya. Paga anual de 115.000 ¤ , mínimo 4 años y hasta la mitad del tiempo en el cargo; pensión vitalicia de jubilación, 86.000 ¤
País Vasco. Paga vitalicia de 48.000 euros.
Andalucía. Jubilación de 46.000 euros.
Galicia. Paga de 50.000 ¤ dos años, o hasta doce años en el Consejo Consultivo a 67.000 euros anuales.
Madrid. Puesto vitalicio en el Consejo Consultivo, 70.000 euros anuales.
Francia. Paga vitalicia de unos 18.000 euros al mes.
Reino Unido. Paga vitalicia de 82.000 libras, 91.000 ¤ .
Estados Unidos. Pensión de 200.000 dólares: 138.000 ¤

Como ex presidente le corresponderá una pensión vitalicia de unos 80.000 euros al año, y podrá además ingresar en el Consejo de Estado como miembro vitalicio, cobrando otro sueldo similar, por aportar sus conocimientos y experiencia al futuro Gobierno. Si quiere trabajar en la empresa privada, la ley le obliga a esperar dos años y a dejar el cargo en el órgano consultivo, pero mantiene la pensión del Estado, que es de por vida.

De sus antecesores en la Moncloa, sólo José María Aznar, que dejó la presidencia del Gobierno con 51 años, entró en el Consejo de Estado, aunque quince meses después tuvo que renunciar por incompatibilidad con su actividad privada como miembro del consejo de administración de News Corporation, del magnate mediático Murdoch. El ex líder del PP y presidente de la fundación FAES - laboratorio de ideas del partido-da cursos y conferencias y escribe libros, lo que le reporta otros ingresos, y hace unos meses fue contratado por Endesa como consejero por 200.000 euros al año. Fue un fichaje casi simultáneo al de Felipe González por Gas Natural, por 126.500 euros anuales. El ex líder del PSOE, que dejó la Moncloa con 54 años, preside desde el 2007 el grupo de sabios que reflexiona sobre el futuro de la Unión Europea, y también da conferencias.

Una actividad tan intensa y bien retribuida ha propiciado un debate en España sobre la idoneidad de que los ex presidentes cobren una pensión del Estado si otros ingresos ya les aseguran una vida digna. Hay argumentos para todo: unos defienden que aprovechen su experiencia y prestigio, y otros ven éticamente reprobable que se valgan de su cartera de contactos para abrirle puertas a una empresa privada.

Pero también fuera de España hay ex mandatarios que se han hecho de oro. El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton ha ganado 65 millones de dólares con sus conferencias desde 2001, y el ex primer ministro británico Tony Blair, aparte de que también forma parte de ese cotizado club de conferenciantes, es asesor de varias empresas y del banco estadounidense JP Morgan.

En Catalunya, los ex presidents no están a sueldo de ninguna empresa. Tanto Jordi Pujol como Pasqual Maragall o José Montilla han abierto su oficina con la asignación que les corresponde como ex presidentes de la Generalitat. Los tres tienen atenciones de carácter protocolario y cobran una paga por un periodo mínimo de cuatro años y máximo de la mitad de su mandato, y al cumplir los 65 años tienen derecho a una pensión vitalicia. También en el País Vasco los ex lehendakaris Garaicoetxea, Ardanza e Ibarretxe tienen oficina y una pensión vitalicia. Y en Andalucía y en la Comunidad Valenciana, aunque la ley lo prevé, ninguno de los ex presidentes ha pedido oficina. En Castilla-La Mancha, José Bono tuvo oficina dos años, y en Extremadura, Rodríguez Ibarra la puso en marcha en el 2007.

3-VII-11, S. Hinojosa, lavanguardia