pas enrere (...?) de la Conselleria (Sovičtica) de Cultura

CONSELL NACIONAL DE LA CULTURA I LES ARTS. El anteproyecto convertía el CoNCA en un organismo sin funciones ejecutivas. Dejaba de administrar las subvenciones a la creación y se convertía en un ente supervisor que concedía los Premis Nacionals. Tras un chaparrón de críticas del mundo cultural, en lugar de derogarse la ley que lo regula se modifica y el CoNCA recupera la personalidad jurídica. Se encargará de elaborar los informes preceptivos previos a legislar en materia cultural y en la designación de responsables de equipamientos. Eso sí, su pleno pasa de once a cinco miembros.

INSTITUCIÓ DE LES LLETRES CATALANES. El aluvión de críticas ha forzado también el mantenimiento de la ILC, que igualmente se quería suprimir.

Sigue siendo entidad autónoma, con personalidad jurídica propia, y recupera tanto algunas de sus funciones ejecutivas (definición y evaluación de líneas de apoyo, difusión y fomento relacionados con el hecho literario...) como los órganos de gobierno.

6-VII-11, lavanguardia

La Institució de les Lletres Catalanes (ILC) conservará su naturaleza como organismo autónomo adscrito al Departament de Cultura. El conseller de Cultura, Ferran Mascarell, y el Consell Assessor de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC) han acordado los términos de la modificación del organismo, pero cambiando sus funciones para adecuarlo a la evolución del tejido institucional catalán y la transformación de la sociedad, reforzando el carácter transversal y la capacidad de interlocución con los agentes públicos y privados implicados en el hecho literario y especialmente en su carácter de representación del sector. Se actualiza la composición de sus órganos y se refuerza la función del decano. La misión de la ILC a la hora de velar por el prestigio de los escritores catalanes vivirá un momento de dignificación institucional a través de la presentación en el Parlament - al menos una vez por legislatura-de un dictamen sobre la presencia pública de la literatura y el reconocimiento social de las letras catalanas. El acuerdo se firma en puertas de la celebración en el 2012 de sus 75 años de creación y de los 25 de su refundación.

5-VII-11, red, lavanguardia