milers de persones clamen en favor del valenciÓ

Miles de personas se concentraron ayer en las tres capitales de la Comunidad Valenciana para exigir al ejecutivo de Francisco Camps que retire el borrador de decreto que contempla eliminar las líneas de enseñanza sólo en valenciano en Primaria y Secundaria. Bajo el lema "Sí al valencià", los convocados rechazan un proyecto, diseñado por el ex conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, que contempla implantar una única línea en la que el valenciano, el castellano y el inglés estarían presentes, cada una, en un tercio de las asignaturas. Para el día 18 se ha convocado una gran manifestación en Valencia.

Los convocados, que en Valencia se concentraron en la Plaza de la Virgen, contaron con el apoyo de los principales líderes de los partidos de la oposición al PP. Escola Valenciana, que aglutina a los alumnos y padres de las líneas de enseñanza en valenciano, ha sido la encargada de alentar las movilizaciones contra el decreto.

Colectivos como Acció Cultural del País Valencià, ACPV, Òmnium Cultural, los sindicatos y múltiples asociaciones culturales se han sumado al rechazo.

En la actualidad, más del 30% de los alumnos de Primaria y Secundaria (unos 240.000) estudian en líneas sólo en valenciano. A juicio de Vicent Moreno, presidente de este colectivo, "la propuesta del PP pretende acabar con el valenciano". "Nosotros estamos abiertos al diálogo, pero rechazamos totalmente ese decreto que debe retirarse".

En términos semejantes se manifestó Jorge Alarte, el líder del PSPV-PSOE. "Es una agresión ideológica contra el valenciano", subrayó. El líder socialista exigió a Camps "que no rompa el consenso que durante años ha fomentado, sin conflictos y con absoluta normalidad, la enseñanza del valenciano". Por su parte, el líder de Compromís, Enric Morera, fue tajante: "No al decreto, no a la aniquilación del valenciano que pretende el PP de Francisco Camps". Desde que se hiciera público el borrador del decreto, "que emula el modelo gallego" en palabras del ex conseller, numerosos expertos han alertado no sólo sobre la dificultad técnica de implantar el trilingüismo, sino también sobre el descontento que va a provocar no sólo a los alumnos y padres de línea en valenciano, sino también a los de en castellano. De entrada, los asesores de la conselleria de Educación creen totalmente imposible que en dos años se pueda implantar un nuevo modelo que exige disponer de miles de profesores capaces de enseñar en inglés materias curriculares.

Para muchos juristas, este decreto puede vulnerar la Llei d ´ Ús i Ensenyament del Valencià, aprobada en el año 1983 por unanimidad de las Cortes Valencianas. Además, el conseller que lo ha impulsado ya no va a repetir en la cartera, dado que ayer pasó a ocupar una vicepresidencia del Parlament valenciano.

10-VI-11, S. Enguix, lavanguardia