┤Europa no estÓ bÚ de salut┤, Emma Bonino

"Europa està perdent població. La taxa de fertilitat està en un 1,6. Necesitem immigrants, simplement per a mantenir l´equilibri demogràfic. ¡Molts immigrants!", recalca Emma Bonino. Veu tallant i gestos rotunds. "Uns 30 milions fins al 2040. I els líders polítics farien bé en dir això clarament als ciutadans, en lloc de difondre d´altres missatges".

El que cal fer és gestionar bé la convivència. Explicar com n´és l´objetiu de l´informe ´Vivint junts: combinar diversitat i llibertat a l´Europa del segle XXI´, que dimarts a la nit presentaren a Estambul la senadora italiana Emma Bonino, l´ex responsable d´Exteriors de la Unió Europea, Javier Solana, i la politòloga turca Ayse Kadioglu, tots ells membres del Grup de Persones Eminents del Consell d´Europa.

No sólo de inmigrantes habla el informe. También de otras minorías: "Los romaní (gitanos, ndr) y en según qué país los cristianos o los judíos también son minorías, pero son ciudadanos europeos", recalcó Bonino. El informe -que sólo se hará público hoy, miércoles- reúne 59 recomendaciones para mejorar la convivencia. "No defendemos la asimilación ni las sociedades paralelas, sino una vía intermedia", avanzó Ayse Kalioglu.

"No hay que ir hacia atrás", advirtió Javier Solana en relación a la reciente crisis en los países árabes y el flujo de emigrantes que ha generado. "La gran mayoría de los emigrantes ni siquiera viene a Europa sino que se queda en los países vecinos. La Unión Europea no tiene que cambiar sus reglas. Schengen no hay que tocarlo. El acuerdo de Schengen lo firmamos todos y ahora volver a activar las fronteras sería un muy grave paso hacia atrás".

Emma Bonino añadió que "francamente, cambiar Schengen por unos 20.000 inmigrantes, o menos, sería una señal de que Europa no está bien de salud. En la crisis de Kosovo, Italia recibió 70.000 inmigrantes, otros países recibieron cientos de miles durante la crisis de Yugoslavia, y no hubo tanta palabrería".

Javier Solana corroboró que eliminar la necesidad del visado para los ciudadanos turcos, como Ankara reclama, "sería un paso muy positivo. Ya tenemos a tres millones de turcos en Europa. Esto está muy bien". Rechazó que Alemania estuviera en contra del acceso de Turquía a Europa. "Nadie puede hablar en nombre del pueblo alemán. Ahora hay un gobierno menos entusiasta, pero recuerdo muy bien el día de diciembre de 1999 en Helsinki, donde firmamos todos juntos aceptar a Turquía como candidato. Lo votamos todos. Y mientras eso no cambie, para mí es válido".

Bonino quiso cerrar con una nota optimista respecto a la convivencia en Europa. "Hoy por hoy no estoy preparada para abandonar. Amo el sueño europeo", concluyó, "pero incluso quien no lo ame tanto debería darse cuenta de que no tenemos muchas opciones".

11-V-11, I.U. Topper, elmundo

Modificar las actuales condiciones del Espacio Schengen y volver a las antiguas fronteras entre los Estados de la Unión Europea, aunque sea de forma temporal -tal y como han solicitado los Gobiernos de Francia e Italia por la llegada de inmigrantes norafricanos- sería "un paso muy hacia atrás".

Así lo afirmó hoy el ex Alto Representante para Política Exterior de la Unión Europea (UE), Javier Solana, en la presentación de un informe del Consejo de Europa (CoE) sobre la integración de minorías e inmigrantes en el Viejo Continente.

"(Los acuerdos de Schengen) fueron muy difíciles de negociar. Por tanto, creo que no debemos cambiar nada. En mi opinión, no tenemos que ir hacia atrás", dijo Solana.

"Cerrar las fronteras de nuevo y modificar Schengen por 20.000 tunecinos o menos es un claro ejemplo de que Europa no está sana", criticó la ex comisaria europea de Sanidad, Emma Bonino, también miembro del Grupo de Sabios que ha redactado el informe.

La ex comisaria europea recordó que, durante las guerras de la ex Yugoslavia, los Estados europeos recibieron a cientos de miles de refugiados y "no hubo tanta tragedia".

Las lamentaciones que se oyen estos días de políticas europeos son "una muestra de que estamos yendo hacia atrás", añadió.

El informe presentado hoy y titulado "Viviendo juntos: combinar diversidad y libertad en la Europa del siglo XXI", fue encargado por la presidencia turca del CoE, que concluye mañana.

En ese informe se presentan diversas medidas para favorecer la integración que mañana serán debatidas por el pleno ministerial del grupo paneuropeo.

Bonino explicó que debido al progresivo envejecimiento de la población europea, sólo en la UE se necesitarán 30 millones de inmigrantes para mantener el equilibrio poblacional.

"Europa necesita a los inmigrantes", dijo Bonino e instó a los líderes políticos europeos a ser "responsables" y ofrecer a sus ciudadanos el "cuadro completo" de la situación, abandonando los discursos xenófobos y contrarios a la inmigración.

Algunas de las medidas propuestas -que explicó la académica turca Ayse Kadioglu- pasan por otorgar participación política a "todos los residentes de Europa", sin importar su origen, y combatir "el discurso del odio".

"Somos críticos con la asimilación y también con la creación de sociedades paralelas (guetos). Queremos una vía del medio", añadió.

Según Bonino, "este asunto es tan importante que no se puede dejar solo a los políticos", por lo que explicó que se enviará el informe para su debate a los representantes de la sociedad civil, los sindicatos y los empresarios.

10-V-11, terra.com.pe