assassinats selectius talibans de líders tribals

Un atentado suicida reivindicado por un portavoz del Movimiento Talibán como represalia contra el gobierno por su alineamiento con los EE.UU. provocó ayer al menos 36 muertos en un funeral en la provincia Jaiber-Pajtunjua, a quince kilómetros de Peshawar. Las víctimas pretendían honrar a la esposa de un dirigente tribal pastún, recientemente fallecido. Su viudo se ha destacado por reclutar entre su clan una milicia opuesta a los talibanes - también pastunes-con apoyo gubernamental. El suicida era un adolescente que se acercó al grupo cuando el imán iba a comenzar las plegarias. Desde hace años, la estrategia talibán es asesinar a los cabecillas tribales que no secundan a la insurgencia, a fin de convertirse en única fuente de autoridad en zonas donde el estado está casi ausente. 10-III-11, J.J. Baños, lavanguardia