Birmānia, entre la falsa democrācia i la llibertat condicionada

veure també:
- Birmània: a l´espera d´un altre esclat?
- Birmània, llibertat per a Aung San Suu Kyi

El régimen birmano, en un gesto inhabitual, informó ayer en términos positivos sobre la liberación de Suu Kyi a través del diario estatal The New Light of Myanmar.Un hecho que rara vez había sucedido con anterioridad. Este rotativo publicó que la líder opositora birmana había recibido el perdón del régimen por su buen comportamiento y que las fuerzas de la policía "están preparadas para prestarle la ayuda que precise". Diversas agencias de información apuntaron que las fuerzas del orden se mantuvieron a cierta distancia del acto de ayer. No obstante algunos testigos señalaron que entre la muchedumbre había agentes del régimen vestidos de paisano. Por otra parte, antes de hablar a sus seguidores, Suu Kyi se entrevistó en la sede de su partido con una treintena de diplomáticos extranjeros, entre los que se encontraban el embajador de EE. UU., así como de varios países asiáticos y de la UE.

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi se dio ayer un auténtico baño de masas en su primer acto político tras siete años y medio de cautividad, y la gente enloqueció con ella. Animó a los birmanos a trabajar juntos por la democracia, defendió la libertad de expresión y dijo no guardar rencor hacia sus captores.

Email the Foreign Secretary

signa el teu recolzament
a la llibertat d´Aung San Suu Kyi,
a les llibertats a Birmània,
i arreu del món.

campanyes i iniciatives

Myanmar, capital Naypyidaw,
o Birmània, capital Rangún?

´Señora Con Gorilas´, Mario Vargas Llosa

Ante varios miles de seguidores que se apretujaban frente a la desvencijada sede de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND), Suu Kyi dejó pocas dudas acerca de su disposición a desempeñar un papel influyente en la vida política de uno de los países más aislados y opresivos del mundo. Vestida con una blusa verde oscuro y con su cabello adornado con unas flores, como es su costumbre, Suu Kyi tuvo dificultades para salir del coche y ganar la sede de la LND. Todo el mundo quería estar cerca de ella para poder saludarla.

"¡Te queremos, Suu!" y "Larga vida para Aung San Suu Kyi", señalaban las numerosas pancartas que se podían leer en las imágenes de las cadenas de televisión que trasmitían imágenes del primer discurso público de la premio Nobel de la Paz.

"La base de la libertad democrática es la libertad de expresión", manifestó esta activista de 65 años, que no ha perdido la capacidad de convocar y fascinar a las multitudes a pesar de los años de arresto domiciliario a que ha estado sometida. "Necesito la energía del pueblo. Escucharé la voz del pueblo y después decidiremos lo que queremos hacer", dijo Suu Kyi entre aplausos y vítores de la gente.

Consciente de la división que existe actualmente en las filas de la oposición al régimen de los generales, la premio Nobel de la Paz afirmó que "quiero trabajar con todas las fuerzas democráticas" y animó a la gente a luchar por la democracia. "No podemos rendirnos", les dijo. "Si queremos algo, debemos atrevernos a hacerlo, tenemos la capacidad de hacerlo y tenemos que hacerlo de la forma adecuada", señaló Suu Kyi con tono firme y ante el entusiasmo de sus seguidores. Añadió que "democracia es cuando el pueblo ejerce el control sobre el Gobierno. Yo siempre aceptaré este tipo de control".

En este primer mitin político, que congregó a un amplio abanico de la sociedad birmana, trabajadores, monjes, estudiantes y amas de casa, Suu Kyi también tendió la mano a los militares que la han mantenido bajo arresto quince de los últimos veintiún años, y separada de su familia. "Hablaré con cualquiera que quiera trabajar por el bien de Birmania y de la democracia", manifestó la líder opositora. Y acto seguido añadió: "No guardo ningún rencor hacia aquellas personas que me han tenido bajo arresto domiciliario. Los agentes de seguridad me han tratado bien y quiero pedirles que traten también bien al pueblo".

En una posterior entrevista con la cadena británica BBC, Suu Kyi expresó su voluntad de reunirse con los militares que gobiernan Birmania para trabajar en favor de la reconciliación nacional. "Pienso que tenemos que resolver nuestras diferencias sobre la mesa, hablando, estando de acuerdo en el desacuerdo, averiguando porqué estamos en desacuerdo e intentando acabar con las fuentes de nuestro desacuerdo", dijo la premio Nobel de la Paz. "Hay tantas cosas de las que tenemos que hablar", comentó en referencia al máximo responsable de la dictadura birmana, el general Than Shwe.

Suu Kyi, hija del general Aung San, el héroe de la independencia de Birmania, que murió asesinado, aseguró a la BBC no tener miedo a una nueva detención. Reconoció, no obstante, que existe esta posibilidad. "No tengo miedo - dijo-.No en el sentido de que me plantee hacer o no tal cosa por miedo a que me vuelvan a arrestar. No pienso en esto", aseguró. "Pero se que existe esta eventualidad. No es algo que desee particularmente, porque si te detienen no puedes trabajar como lo harías si no fuera así, pero no puedo descartarlo".

15-XI-10, I. Ambrós, lavanguardia