Geōrgia, pedra a la sabata caucāssica russa

Desde hace diez años, cada 5 de noviembre se celebra en Rusia una de las fiestas profesionales de más renombre, el día del contraespionaje militar, para recordar que en esa fecha, en 1918, se crearon los primeros servicios de inteligencia del Ejército Rojo. Georgia, cuyas relaciones con Rusia son muy tensas desde hace años y más tras la guerra del 2008 en Osetia del Sur, eligió esta fiesta para anunciar la desarticulación de una red de espías rusos en su territorio.

Según dijo ayer el Ministerio del Interior georgiano, gracias a un infiltrado en la dirección de los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas rusas (GRU) se consiguió detener en octubre a trece personas, acusadas de espionaje. Al parecer, en la trama hay implicadas, sin embargo, "varias docenas".

La desarticulación de un grupo de espías que supuestamente trabajaban para Rusia comenzó a circular hace varias semanas en medios georgianos. Pero el jefe del contraespionaje del Ministerio del Interior, Otar Ordzhonikidze, eligió la festividad de ayer para hacer el anuncio oficial y dar más detalles sobre la operación. Entre esos detalles se encuentra el hecho de que cuatro de los detenidos son ciudadanos de nacionalidad rusa. Los restantes son siete militares y dos civiles georgianos. La red operaba en la región de Adjara, enel mar Negro, y comenzó su actividad antes del 2008.

Este regalo de la pequeña ex república soviética del Cáucaso en fiesta tan señalada no gustó nada a su vecina Rusia. El Ministerio de Exteriores ruso calificó ayer los arrestos como una "farsa" y un montaje y acusó a Georgia de intentar ensuciar el nombre de Rusia en foros internacionales.

"Mijail Saakashvili tiene dos pasiones. Una, estropear al máximo las relaciones con Rusia. Y dos, liquidar (me refiero a la tragedia en Osetia del Sur) o encarcelar a cuanta más gente mejor", dijo el presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), Konstantin Kosachov, refiriéndose al presidente georgiano.

"El régimen de Mijail Saakashvili sufre una manía de espionaje contra Rusia", dijo el Ministerio de Exteriores en una nota.

En el 2006, dos años antes de la guerra en Osetia del Sur, Georgia detuvo a cuatro militares rusos, que fueron expulsados, y a otras doce personas, todos acusados de espionaje. En el 2009 se condenó al diplomático georgiano Vajtang Maisaia a 20 años de prisión por espiar durante la guerra en Osetia para países extranjeros no identificados.

Los ciudadanos rusos acusados ahora de espionaje son hombres de negocios que, según Georgia, habían pasado al GRU información secreta sobre la colaboración entre el Ejército georgiano y las fuerzas armadas de otros países y sobre compra de armamento y material militar.

7-XI-10, G. Aragonés, lavanguardia