morir (a cops de pedra) de/per amor

El adulterio sigue estando penado con la muerte en países como Irán, Arabia Saudí y el propio Afganistán oficial.

Una pareja de afganos acusada de adulterio por los talibanes fue lapidada hasta la muerte el pasado domingo en la provincia de Kunduz, en el norte del país, según un testigo, autoridades locales y talibanes. La ejecución de los jóvenes se produjo en un campo de su pueblo, Mullah Uli, del distrito de Imam Sahib. "De pie, con las manos atadas a la espalda", dijo un testigo, fueron recibiendo las pedradas de más de un centenar de personas, la mayoría talibanes, hasta morir.

Ella era una joven de 23 años y estaba comprometida, mientras que él tenía 28 y estaba casado. Después de una relación de dos meses, habían intentado huir y fueron detenidos a su vuelta al pueblo. Al parecer fueron las propias familias las que, para limpiar su honor, los denunciaron ante los talibanes. Un consejo consultivo los condenó a la lapidación.



Los talibanes han ganado terreno en esta zona del norte, antes tranquila, que está cerca de la frontera con Tayikistán. Mantienen un "control total", reconoció el gobernador del distrito, Mohamad Ayub. Allí donde dominan los talibanes son ellos quienes administran justicia y no las autoridades nacionales.

"La pareja confesó que habían intentado huir juntos. Así que fueron lapidados hasta la muerte", declaró el jefe talibán del lugar al reivindicar la ejecución.

El pasado día 9, las autoridades afganas y defensores de los derechos humanos acusaron a los talibanes de haber fustigado y después ejecutado en público la víspera a una viuda embarazada. Le descerrajaron tres tiros en la cabeza. Ocurrió en la provincia noroccidental de Badguis.

Los talibanes recurrieron a castigos físicos para castigar el sexo extramatrimonial - latigazos para los solteros, lapidación para los casados-mientras detentaron el poder entre 1996 y el 2001 (y lo siguen haciendo en los territorios que controlan).

El adulterio sigue estando penado con la muerte en países como Irán, Arabia Saudí y el propio Afganistán oficial.

En la misma provincia de Kunduz, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) aseguró que había matado en los bombardeos del pasado fin de semana aun responsable de una célula de Al Qaeda. Al parecer, este había estado entrenando a terroristas suicidas.

Según la misión de la OTAN, Abu Baqir, un subcomandante talibán y dirigente de Al Qaeda, fue muerto en un ataque aliado contra un camión en Kunduz. La ISAF explicó que el ataque aéreo se produjo después de que los insurgentes asaltaran una comisaría de policía en el distrito de Aliabad. "El equipo aéreo mató a dos insurgentes, incluido Baqir", añadieron en la ISAF.

17-VIII-10, agcs, lavanguardia