el Tribunal de Cuentas demana reformar el finanšament electoral (dels partits)

La financiación de los partidos políticos sigue siendo un asunto sin resolver que, en Catalunya, el caso Millet ha puesto en primera línea de la actualidad. El Tribunal de Cuentas, institución que fiscaliza las cuentas de las formaciones políticas, aboga en un informe remitido al Congreso por prohibir aportaciones de fundaciones privadas, asociaciones u otras entidades que reciban subvenciones de las administraciones públicas, así como que asuman de forma efectiva gastos de la campaña electoral de los partidos políticos.



El catálogo de 15 propuestas sobre financiación de los partidos pretende evitar que se reproduzcan situaciones como las que ahora investiga el Parlament de Catalunya sobre una supuesta financiación irregular de CDC a través del Palau de la Música. En un ámbito judicial se situaría ya el caso Gürtel y, en este sentido, la institución fiscalizadora exige "que se establezca expresamente la prohibición de que los partidos acepten, directa o indirectamente, que terceras personas asuman de forma efectiva el coste de operaciones aplicables a la campaña". A todo ello, el Tribunal de Cuentas añade la conveniencia de determinar, en caso de incumplimiento, la sanción correspondiente a cargo de las partes implicadas. La institución también apuesta por armonizar la normativa sobre financiación electoral, que - recuerda-"es distinta en función de las comunidades y en relación con la legislación estatal". Además, propone contemplar la potestad de solicitar las cuentas a todas las formaciones que han participado en una campaña, aunque no hayan logrado escaño, y abrir la posibilidad de sancionar a los administradores electorales que no faciliten la información que se les requiere.

Mientras en el Congreso se discute la incorporación de estas propuestas a la ley electoral, en el Parlament se retoman hoy las comparecencias en la comisión de investigación del Palau. Hoy es el turno de los responsables de la Fundació CatDem - antes Trias Fargas-,vinculada a CDC. El primero en comparecer será Joaquim Ferrer, presidente de CatDem, seguido del concejal de CiU Antoni Vives, ex director de la Fundació, y de Agustí Colomines, actual director. También comparecerá Daniel Osàcar, responsable de finanzas de CDC y administrador de CatDem.

La vinculación entre los pagos de Ferrovial al Palau y las donaciones posteriores a la fundación nacionalista serán uno de los ejes de las comparecencias. Así como las supuestas comisiones por la adjudicación de obra pública. También comparece hoy la secretaria de Millet. Mañana será el turno de los dos grandes protagonistas del desfalco del Palau: Fèlix Millet y Jordi Montull.

5-VII-10, red, lavanguardia