contenidor d´enquistats conflictes violents

Al menos 35 personas (hasta 41 según algunas fuentes) murieron ayer y más de 175 resultaron heridas en un doble atentado suicida en un santuario sufí en Lahore, en el este de Pakistán. Veinticinco de los heridos están en condición crítica. El lugar del atentado alberga el mausoleo del santón islámico Hazrat Syed Ali bin Usman Hajweri, fallecido en Lahore en el 1077 y conocido como Data Ganj Bakhsh. El templo estaba repleto de peregrinos puesto que los jueves por la noche convoca a miles de devotos. 2-VII-10, agcs, lavanguardia

La cifra de fallecidos en el atentado del jueves contra una mezquita de Lahore ha ascendido a 43, según informó la televisión paquistaní Geo. La ciudad, de diez millones de habitantes, se encuentra en estado de alerta máxima después de que dos terroristas suicidas se inmolaran en el templo sufí de Data Darbar, que estaba abarrotado de feligreses, y provocaran, además de los 43 muertos, más de 175 heridos. Ayer, más de dos mil personas se manifestaron en Lahore contra la alianza de Pakistán con EE.UU., que sirve de excusa para justificar cualquier violencia. 3-VII-10, agcs, lavanguardia

Al menos 65 personas murieron y 112 rresultaron heridas ayer por dos explosiones simultáneas –una de ellas causada por un kamikaze en moto– en Yakaghund, en el distrito
de Mohmand (noroeste del país). La zona es un bastión de talibanes pakistaníes, refugio de talibanes afganos y centro de Al Qaeda. El kamikaze se hizo estallar ante una oficina del gobierno local, en una zona comercial muy concurrida. El objeto del atentado podía ser la administración, líderes tribales antitalibanes que iban a reunirse con las autoridades o gentes que esperaban ayuda humanitaria. 10-VII-10, ap, lavanguardia 

Los muertos en el atentado suicida del viernes en Yakaghund, en la zona tribal de Mohmand, en el noroeste de Pakistán, superan los cien y entre ellos hay varias mujeres y niños, según se confirmó ayer. El Tehrik e Taliban Pakistan (TTP, movimiento talibán de este país) se atribuyó esta acción terrorista, efectuada por uno o dos kamikazes, y precisó que el objetivo eran jefes tribales antitalibanes que iban a hablar con un dirigente local. La dureza del ataque, el más mortífero en Pakistán desde el registrado en el 2009 en un mercado de Peshawar, demuestra la capacidad del TTP pese a que pierde algo de terreno por las continuas ofensivas del ejército y los bombardeos de los aviones estadounidenses no tripulados. El atentado pone de relieve los desafíos de seguridad a que se enfrenta Pakistán, un aliado de EE.UU. cuyo respaldo es vital para estabilizar Afganistán, fronterizo con el distrito de Mohmand. 11-VII-10, reuters, lavanguardia