┤Aire viciado en Ciutat Vella┤, Ramon Su˝Ú

En julio del 2007, La Vanguardia publicó la primera entrevista que Itziar González concedía a un medio de comunicación desde que accedió al cargo de concejal de Ciutat Vella. Acostumbrado a bregar desde hace muchos años con políticos de todos los colores y cataduras, y a ver cómo la mayoría suele anteponer sin rechistar las órdenes del partido y pensar más en su promoción personal que en el servicio público, me sorprendió muy gratamente la irrupción en el ámbito municipal de esta singular arquitecta especializada en la resolución de conflictos entre la administración y la ciudadanía. Conocí entonces auna persona entusiasta, vitalista, soñadora pero pragmática a la vez, con un punto de sana ingenuidad, dispuesta a abrir puertas a la participación, ilusionada en romper inercias, empeñada en sacar a Ciutat Vella de una dinámica de degradación y tematización como parque turístico que otros aceptan como un hecho natural o como una maldición bíblica. Una mujer, en definitiva, entregada a mejorar la calidad de vida de un territorio sin reglas, en el que, demasiado a menudo, unos pocos acaban imponiendo las suyas ante la pasividad de quienes deberían hacer algo, porque está en sus manos, para evitarlo.

"Aire fresco en Ciutat Vella" fue el titular que encabezó aquella presentación mediática de Itziar González. Tres años después, esta política ocasional ha dicho basta. En juego estaba su salud. Ha tirado la toalla harta de combatir en solitario, de chocar una y otra vez contra un muro de incomprensión; contra la maquinaria pesada de un partido que - y en esto no se diferencia de los otros-premia al pelota y al soplagaitas y castiga al que tiene criterio propio; contra una administración municipal que sólo reacciona cuando un problema se ha enquistado y salpica las portadas de los diarios; contra aquellos que admiten que los hoteles, los apartamentos turísticos - legales o no-y las tiendas de souvenirs y fast food monopolicen el centro de la ciudad; contra los que hacen negocio de las miserias de los demás; contra los que creen que las narcosalas sólo tienen cabida en Ciutat Vella; contra las administraciones superiores,que encogen los hombros ante los pequeños males de este territorio histórico porque entienden que no han de perder el tiempo en menudencias locales.

El próximo viernes, el pleno del Ayuntamiento de Barcelona formalizará la renuncia de Itziar González a un acta de concejal que, en principio, tenía pensado dejar dentro de un año, al término del mandato municipal. Como legado dejará un plan de usos del distrito recién cocinado y que marca un camino que seguir, quizá no tan despejado como ella hubiera deseado. Es de desear que cunda su ejemplo, aunque uno tiene dudas razonables de que vaya a ser así. El aire viciado de Ciutat Vella ha barrido el aire fresco que representaba Itziar.

25-IV-10, Ramon Suñé, lavanguardia