mala deriva del Govern Karzai

El Gobierno afgano prohibió ayer la cobertura informativa de los ataques talibanes, al asegurar que estas imágenes "no benefician al Gobierno, sino a los enemigos de Afganistán". La prensa sólo podrá grabar las consecuencias de los ataques y con previa autorización del Directorio Nacional de Seguridad. El Gobierno advirtió que si graban durante un ataque serán detenidos y su material incautado. Asociaciones de periodistas y derechos humanos criticaron la decisión.

2-III-10, reuters, lavanguardia