per a quč volem (i paguem) una Sindicatura de Comptes sense poders?

En pleno debate sobre la necesidad de reformar la Sindicatura de Comptes tras los últimos casos de corrupción (Millet, Pretoria), este organismo alzó ayer la voz para reclamar "competencia legal" en la fiscalización de los partidos y sus fundaciones, así como para poseer "competencias sancionadoras" en el caso de que las formaciones incumplan sus dictámenes.

Una petición que introdujo entre las conclusiones del informe relativo al acuerdo de transparencia de los gastos electorales y de financiación de los partidos, firmado en el 2001, durante en el periodo 2003-06. El organismo dirigido por Joan Colom aboga por que estas competencias le sean conferidas "por vía legislativa". Es este sentido, recomienda también que la futura ley electoral catalana -otro de los temas de candente debate- establezca tanto un procedimiento para limitar los gastos electorales como el "mecanismo sancionador ante los incumplimientos de los acuerdos adoptados para limitar los gastos electorales y los órganos competentes para ejercer esta competencia".

Más allá de estas reclamaciones, el informe sobre el acuerdo de transparencia no deja lugar a la interpretación y pone en evidencia que todos los partidos catalanes incumplieron en gran medida ese acuerdo de transparencia. Este señala que los gastos electorales de los partidos fueron "prácticamente los mismos" entre 1999 y el 2006, un aspecto que incumple el primer punto del acuerdo del 2001, que instaba a la limitación de gastos electorales mediante una reducción de la propaganda directa o indirectamente destinada a promover el voto de las candidaturas.

La Sindicatura remarca que en todo estos años ha recibido "en la mayoría de los casos" los estados financieros de las fundaciones vinculadas a los partidos. No ha sucedido lo mismo con el estado financiero de las sociedades vinculadas directa o indirectamente con las formaciones políticas, como es el caso de ERC y el PP catalán.

12-XI-09, I. Ellakuría, lavanguardia