urgència de revisar, i reformar, el finançament dels partits

La directora general de Dret i d´Entitats Jurídiques de la Generalitat, Elena Lauroba, que se encarga del protectorado de las fundaciones, aseguró ayer que la Generalitat no puede controlar ni supervisar el dinero que el Palau de la Música pueda haber entregado a fundaciones de partidos políticos, como la Ramon Trias Fargas, vinculada a CDC. Según la legislación vigente, las fundaciones privadas no están obligadas a informar de los convenios que firman con otras entidades privadas.



Eso sí, tienen que declarar las cantidades acordadas, pero no bajo el epígrafe de convenio entre privados. En declaraciones a Catalunya Ràdio, Lauroba aseguró que este caso es una donación entre entidades privadas estipuladas en convenios que sólo conocen las dos partes firmantes. La Generalitat no es depositaria de convenios, dijo Lauroba, quien señaló que lo que sí recibe son las cuentas en las que se "explican determinadas partidas", de acuerdo con un plan contable.

Lauroba también dijo que es legal que una fundación que recibe financiación pública como la del Palau de la Música de dinero a una fundación de un partido político. A título personal, afirmó: "No estoy segura que sea éticamente irreprochable".

7-X-09, agcs, lavanguardia