atemptat su´cida contra el President d┤Ingushetia

La violencia en el Cáucaso sigue siendo el principal desafío para el Kremlin. Tras eliminar a la insurgencia chechena, esta república vive un periodo de relativa calma impensable hace años. Pero los principales focos de tensión se han trasladado a las regiones vecinas, Daguestán e Ingushetia, principalmente. El presidente de esta última se convirtió ayer en la última víctima. Un atentado protagonizado por un suicida casi le cuesta la vida.

Yunus-Bek Yevkurov, a quien el Gobierno de Moscú nombró presidente en el 2008 para intentar frenar la ola de violencia, sufrió ayer graves heridas cuando un kamikaze se lanzó a toda velocidad contra su vehículo cerca de la ciudad de Nazrán. Dos de los guardaespaldas murieron. Otros dos, entre los que se encuentra el hermano del presidente, Uvais, resultaron heridos. Yevkurov fue intervenido de urgencia antes de ser trasladado a Moscú.

Según las autoridades locales, el presidente ingush se encuentra en situación estable dentro de la gravedad. Su portavoz, Kaloi Ajilgov, confirmó que sufre varias quemaduras, heridas en la cabeza y daños en órganos internos. Sin embargo, aseguró, su vida no corre peligro.

A las ocho y media de la mañana el vehículo suicida se acercó al convoy que trasladaba al presidente a su trabajo. Tras maniobrar entre los coches de la policía, se empotró directamente contra el coche en el que iba Yevkurov e hizo estallar los explosivos colocados en el maletero.

El vehículo presidencial, un todoterreno, quedó volcado en la cuneta. Sin ruedas, con las ventanas rotas y la parte delantera destruida. Testigos de lo ocurrido vieron sangre y restos del ataque en cien metros a la redonda. Dos viviendas al lado de la carretera también sufrieron desperfectos.

Yevkurov llegó a la presidencia de Ingushetia en octubre del año pasado con el objetivo de que cambiaran muchas cosas en la región. Por un lado, para reducir la violencia y la actividad de las guerrillas independentistas musulmanas. Por otro, para cambiar la imagen del poder en esa república. El Kremlin decidió sustituir a Murat Zyazikov, un antiguo agente del KGB cuyas políticas represivas ayudaban poco a cumplir el primer objetivo. Por su parte, Yevkurov, de 44 años, traía consigo sus antecedentes como un brillante oficial en el Servicio de Inteligencia Exterior (GRU). En 1999, Yevkurov era el comandante al mando de las fuerzas rusas que tomaron el control de Prístina, en Kosovo, después de que la OTAN bombardeara la antigua Yugoslavia.

"El presidente de Ingushetia había hecho mucho personalmente para llevar el orden e instaurar la paz social en la república", dijo ayer el presidente ruso, Dimitri Medvedev. "Y esto no gusta nada a los bandidos".

Este es el tercer atentado de las últimas semanas contra altos funcionarios de Ingushetia. El 10 de junio un pistolero mató a la vicejefa del Tribunal Superior, Aza Gazgereyeva, cuando acudía a un parvulario a recoger a sus hijos. Tres días después fue tiroteado al salir de su casa el ex viceprimer ministro Bashir Aushev.

Ingushetia, la región más pequeña y más pobre de Rusia, con una población inferior a medio millón de personas, ha sustituido a su vecina Chechenia como centro de la violencia en el Cáucaso. Precisamente ayer se cumplían cinco años de un ataque a gran escala de los rebeldes contra Nazrán. Más de 60 personas perdieron la vida. Ese mismo año, el 2004, el ex presidente Zyazikov sufrió un atentado similar al de ayer de Yevkurov, anunciaron ayer funcionarios locales.

23-VI-09, G. Aragonés, lavanguardia