episodis de la guerra talibana

Por lo menos nueve personas murieron ayer y otras 25 resultaron heridas - siete de ellas, graves- al estallar una bomba en un concurrido mercado de la ciudad de Dera Ismail Jan, en la convulsa región del noroeste del país. La policía responsabilizó del atentado a los talibanes. Con anterioridad, en una zona cercana - Waziristán del Sur, bastión del comandante talibán Baitulah Mehsud-se registró un ataque aéreo, presuntamente efectuado por fuerzas estadounidenses, en el que tres ciudadanos perdieron la vida.

15-VI-09, dpa, lavanguardia

Sarfraz Naimi, un respetado mulá de Lahore, había declarado herejes a los talibanes y había llamado a los pakistaníes a resistirse a su dictado de terror. Hace un mes, alineó a 24 partidos en una manifestación de apoyo a las operaciones militares antitalibanas en Swat. Sin embargo, nunca quiso medidas de seguridad en su escuela coránica de la zona vieja, Yamia Naimia, para no limitar el acceso a ningún creyente.

Ayer, después de la plegaria del viernes, un terrorista suicida consiguió acceder a su despacho y hacer estallar su carga explosiva. El imán Naimi, trasladado por alguno de sus estudiantes, con la barba recubierta de polvo, murió de camino al hospital.

También fallecieron su asistente, el mulá Jalilul Rehman, y cuatro de sus seguidores. Hay, además, diez heridos.

El presidente, Asif Ali Zardari, reconoció ayer la "valentía" del imán martirizado, que había considerado no islámicos los atentados terroristas o el degüello de musulmanes inocentes.

Ayer mismo, otra bomba en la mezquita de unas instalaciones del ejército, en la convulsa provincia pastún, causó más muertos. Estos atentados pretenden frenar el actual acoso militar a los talibanes y se producen tres días después de la voladura del hotel Pearl Continental de Peshawar.

Pero tras expulsar a los talibanes del valle de Swat a sangre y fuego, provocando el éxodo de dos millones y medio de personas, el ejército continúa su ofensiva en los distritos tribales contiguos a Waziristán, feudo de Baitulah Mehsud, caudillo de Tehrik-e-Taliban y presunto instigador de varios de los atentados más audaces de los últimos dos años. Waziristán es el auténtico nido de la serpiente, donde han encontrado refugio miles de talibanes afganos y cientos de terroristas de Al Qaeda, aprovechando el código de hospitalidad propio de los pastunes. A lo largo de los años, los matrimonios de árabes, uzbekos o chechenos con mujeres locales han reforzado el vínculo con la tribu de los Mehsud, que cuenta con miles de hombres armados.

El asesinato del mulá Naimi lleva la guerra contra los talibanes a su propio terreno, el de los argumentos religiosos. La resistencia religiosa a la talibanización, aunque no vociferante, existe. Hace un año, fueron los mulás de la propia madraza Deoband, en India - origen intelectual de una de las principales escuelas del fundamentalismo islámico-,los que emitieron una fetua contra el terrorismo. 

13-VI-09, J.J. Baños, lavanguardia

Al menos 30 fieles murieron ayer y otros 40 resultaron heridos en un atentado suicida en el interior de una mezquita de la conflictiva región del valle de Swat, en el nordeste de Pakistán. Pese a que aún no ha sido reivindicado, las autoridades no dudan en atribuirlo a los talibanes, que responden de esta manera a la ofensiva iniciada por el ejército pakistaní en la zona.

7-VI-09, ap, lavanguardia 

Talibanes armados con rifles y granadas de mano, detuvieron ayer un convoy de una treintena de autobuses y secuestraron a 400 pasajeros. La caravana transportaba estudiantes, familiares y personal docente de la escuela de secundaria de cadetes de Razmak, población del norte próxima a Afganistán. Los asaltantes subieron a los vehículos y forzaron a salir a sus ocupantes, según testimonios que lograron escapar cuando varios conductores se dieron a la fuga. La zona, dominada por tribus, está fuera del control del estado y sirve de refugio a numerosos grupos de la insurgencia talibán, enfrentados con el gobierno desde abril.

2-VI-09, agcs, lavanguardia