extrany cop militar, avortat (?), a Ge˛rgia

Hace ya demasiado tiempo que todo lo malo que pasa en Georgia es culpa de Rusia. El supuesto golpe de Estado que, según el Ministerio georgiano del Interior, abortó ayer el ejército también tendría algún fantasma ruso detrás. Según el Gobierno, el batallón de tanques de la base de Mujrovani, a 19 km de la capital, Tiflis, se sublevó por la mañana. Tres horas después, una columna de tanques y otros vehículos militares entraron en la base y pusieron fin a la asonada. Poco después, llegó al complejo militar el presidente del país, Mijail Saakashvili, seguido de los ministros de Defensa y de Interior.

El portavoz de Interior, Shota Utiashvili, aseguró que esperaban que se produjese este motín desde hace dos meses y acusó a Rusia de estar implicada en la asonada. "Los organizadores del golpe son de los más altos funcionarios del Ministerio de Defensa, conectados con los servicios especiales de Rusia - señaló-.Ellos les han pagado". El comandante del batallón amotinado, Georgi Gvaladze, fue detenido aunque otro de los líderes de la asonada, el ex jefe de las fuerzas especiales Koba Otanadze, habría logrado escapar. Los responsables del Ministerio interrogaban ayer a la oficialidad de la base militar, con 500 hombres destacados...

Según Georgia, uno de los objetivos de los golpistas era interferir en las maniobras que hoy inician tropas de la OTAN en territorio georgiano. Pero no descartaron que quisieran extender el golpe por todo el país. En todo caso, apuntó Utiashvili, se trata de una rebelión "coordinada con Rusia"...

La oposición a Saakashvili, muchos de cuyos líderes son sus antiguos aliados, no se cree la tesis del Gobierno. La ex presidenta del Parlamento, Nino Burdjanadze, que lideró junto a Saakashvili la revolución de las Rosas, descarta que los militares georgianos "interpretaran una obra rusa". "Lo que hemos visto se parecía más a un teatro de un solo actor, ordenado por Saakashvili para distraer a la gente de las protestas contra su Gobierno", apuntó el líder del movimiento Nuevos Derechos, David Gamkrelidze. Para uno de los jefes del Partido Conservador, Zviad Dzidziguri, todo ha sido "un espectáculo".

La oposición, aunque muy fragmentada, encontró en el fracasado intento de conquistar Osetia del Sur el verano pasado una plataforma para relanzar sus protestas. El mes pasado convocó manifestaciones que atrajeron a miles de personas al centro de Tiflis.

Antes de que el motín militar terminase, el comandante de la base de Mujrovani, Mamuka Gorgishvili, hizo público un comunicado en el que criticaba al Gobierno de Saakashvili y se ponía al lado de la oposición. El militar se comprometía a no intervenir con la fuerza para dirimir el enfrentamiento entre oposición y Gobierno. "No se puede observar con tranquilidad el proceso de deterioro del país. Pero nuestra unidad de tanques no ejercerá ninguna acción agresiva", señaló.

Estas palabras apuntan en la dirección de otros expertos militares de Tiflis, para quienes el origen del motín podrían ser los planes del Gobierno de usar la fuerza para acabar con los bloqueos de carreteras con los que la oposición está aislando la capital. Una de las claves del éxito de la revolución de las Rosas fue el hecho de que el poder no usó la fuerza contra las protestas, ycon el tiempo muchos policías y militares mostraron su apoyo al cambio.

6-V-09, G. Aragonés, lavanguardia