perillós pols entre Índia i Pakistan

Los tambores de guerra empiezan a acallarse en India, cuatro días después de eliminar al comando terrorista supuestamente pakistaní que mantuvo al país secuestrado frente al televisor durante 59 horas. Los reflejos de Estados Unidos y el Reino Unido en esta crisis han surtido efecto y el momento de mayor riesgo de escalada militar entre Pakistán e India ya ha pasado.

Aun reservándose el derecho a una respuesta contundente, el Gobierno indio ha decidido jugar otras cartas, empezando por la diplomática, para forzar a Pakistán a actuar contra los grupos terroristas antiindios que hallan refugio y formación en su territorio.

Una vez enfriada la vía militar, el Gobierno del Partido del Congreso espera por lo menos marcarse una victoria política para no ser arrollado por la oposición en las próximas elecciones generales, previstas para abril. Por ello, para convertir en realidad las promesas de colaboración total del presidente y el primer ministro pakistaníes, ha vuelto a sacarse de la manga (no es la primera vez) una lista de los "veinte hombres más buscados", presuntamente escondidos, cuando no protegidos, en Pakistán. Tal es el caso de Dawood Ibrahim, un capo de la mafia de Bombay, responsable de la cadena de atentados que causó 257 muertos en la capital de Maharashtra en 1993.

Nueva Delhi también pide la entrega de los líderes del Ejército de los Virtuosos (o Lashkar-e-Taiba, responsable de la última acción terrorista) y el Ejército de Mahoma. Ambos grupos son la punta de lanza de la infiltración terrorista en la Cachemira ocupada por India, donde actualmente se desarrollan elecciones regionales.

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ayuda a mantener la presión sobre Islamabad asegurando que un Estado soberano tiene derecho a defenderse, al ser preguntado sobre la hipótesis de ataques quirúrgicos indios a campos terroristas en Pakistán. No olvidemos que EE. UU. enfurece a Islamabad por hacer lo propio, con aviones no pilotados, en las regiones tribales pakistaníes fronterizas con Afganistán. Quien ayer hizo escala en Nueva Delhi y se reunió con el primer ministro indio fue el ex presidenciable John McCain. Hoy le sucede Condoleezza Rice, que también visitará Islamabad.

3-XII-08, J.J. Baños, lavanguardia